José Enrique Lara tras ser elegido candidato a la Alcaldía de Málaga
José Enrique Lara tras ser elegido candidato a la Alcaldía de Málaga - Archivo
Política

Vox se desangra en Málaga

La formación de Santiago Abascal no para de sumar escándalos y dimisiones desde que decidió presentarse a las elecciones municipales

MálagaActualizado:

Málaga está siendo un territorio complicado para Vox. Pese a que es un lugar donde suma apoyos electorales, desde que se presentó a las elecciones municipales los escándalos y dimisiones están a la orden del día. La última en marcharse es la de la vicesecretaria de Comunicación, Sonia Crespo, que fue la segunda en la candidatura del partido al Ayuntamiento de Málaga, que renunció este pasado domingo a sus cargos, junto con David Vasegh, excoordinador de Fuengirola, diciendo que «su compromiso a nivel nacional se mantiene intacto».

Crespo es la décimo tercera dimisión que tiene Vox en las últimas semanas por discrepancias con José Enrique Lara, máximo responsable provincial de la formación. En el pasado ya renunciaron Martín Ortega, que era coordinador del distrito Centro en Málaga y Antonio Díaz, coordinador de Puerto de la Torre en Málaga. También se marcharon Antonio Gallego, que era el responsable de Mijas, Marbella y Estepona, o Pedro Sánchez del distrito Bailén Miraflores en la capital. Renunció Maya Escolar, que fue candidata en Mijas y que su elección como edil acabó en escándalo.

También se fue José Miguel Granados en Marbella y Heriberto García de El Palo en Málaga capital. Se marchó Constanza Blanco de los distritos de Teatinos y Campanillas o Raquel García, que era vicecoordinadora. Luego renunció el tesorero José Luis Jiménez y la coordinadora de la sede en Málaga Eva Carbonell. A esto hay que añadir a Crespo y Vasegh como los últimos de una lista que no está acabada y en la que Fermín Parrondo, que es vicesecretario de Formación, ha pedido una asamblea extraordinaria y hasta unas elecciones anticipadas al comité provincial.

Pero la sangría comenzó cuando Vox quiso hacer listas competitivas para los ayuntamientos de la Costa del Sol. Entonces, se defenestró en primer lugar al grupo que había en Marbella y que estaba encabezado por el empresario José María Ezquerdo. Se puso en su lugar a Rosa María Calvente a la que varios medios sacaron un pasado ligado a un trabajo de encargada y administradora en un club de alterne de la ciudad.

Expulsiones y escándalos

No fue el único escándalo. En Mijas también se volteó la primera lista y se puso una encabezada por Carlos Rivero, que acabaría siendo una mala decisión. Rivero renunció poco antes de las elecciones a ser candidato, pero el partido no pudo sustituir las papeletas. Maya Escolar fue la candidata en las elecciones, pero en la papeleta iba Rivero. Tras el escrutinio, el dimitido candidato no ratificó la renuncia y tomó el acta de concejal para ser expulsado hace un par de semanas y quedarse Vox sin representación en este Consistorio.

No fue el último escándalo. En Torremolinos colea la expulsión de Lucía Cuín y lo que ello supuso. La edil de Vox fue expulsada del partido por asistir a la manifestación del Orgullo Gay, con gran arraigo en la localidad. Su salida abrió la puerta al PSOE de la Alcaldía. Cuín sin disciplina de voto se echó a los brazos del mejor postor y concedió el sillón de mando al socialista José Ortiz junto a la diáspora del PP concentrada en Por Mi Pueblo y Podemos.