Mural en braille en la calles de Estepona
Mural en braille en la calles de Estepona - ABC
CULTURA

Estepona amplía su museo callejero a 50 murales

Se añaden diez nuevas obras a las paredes de los edificios del municipio, entre ellas una en braille que «será vista» por las personas ciegas

MARBELLA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El museo callejero de Estepona sigue ampliando su colección. La ciudad ya cuenta con 50 murales en sus calles, hechos por artistas de diferentes estilos. El proyecto comenzó en 2012 como un sueño artístico, pero está convirtiendo la ciudad en «una referencia en el arte urbano». «Las obras forman ya parte del patrimonio cultural de la ciudad», explica José María García Urbano, alcalde de Estepona, que acabó la ampliación del fondo artístico callejero gracias a un concurso en el que «vecinos y turistas han podido disfrutar de todo el proceso de creación y desarrollo de estas obras de gran formato». En total se han añadido 10 obras nuevas a las fachadas de los edificios de esta localidad de la Costa del Sol, que se suman a las que ya se habían creado en años anteriores.

Entre los nuevos proyectos ejecutados está el primer mural braille de España, conformado por piezas cerámicas. Francisco Redondo, artista asturiano que recibió un premio durante la II Bienal Iberoamericana de Diseño Gráfico por un libro ilustrado para invidentes, es el creador de un sistema que combina el braille y los pictogramas. El objetivo es que las personas con problemas visuales puedan disfrutar del arte. Hasta los ciegos «podrán ver el arte» de este particular museo callejero gracias a este mural con una superficie de siete metros de longitud y dos metros de altura. Representa varios delfines en el mar, como símbolo de la Estepona marinera, muestra de una parte fundamental de las tradiciones de esta localidad malagueña.

La obra ha sido parte del concurso organizado por el Ayuntamiento para acoger nuevas expresiones artísticas en las fachadas. El mural realizado por Zosen y Mina Hamada obtuvo el primer premio dotado con 10.000 euros. El tádem argentino-nipón deja parte de su discurso artístico en Estepona después de haberlo repartido en murales, pinturas sobre tela, ilustraciones, instalaciones, serigrafías y libros por diferentes ciudades de Europa, América y Japón. El mural es una colorida pintura vertical donde se puede atisbar una soleada jornada de playa.

Por otro lado, el segundo premio fue para Efrén Calderón. Dotado con 5.000 euros capta la vida cotidiana de un barrio cualquiera de la ciudad junto al mar, cuando las playas entran en ebullición y el verano destapa su singular atracción. Pintura de un autor que ha hecho carrera en el mundo del graffiti y que alterna las piezas en las calles con otros proyectos de estudio. Efrén Calderón se ha convertido con el tiempo en uno de los artistas integrados dentro los circuitos del arte contemporáneo.

Las nuevas adquisiciones de la ciudad, puesto que todos los artistas perciben remuneración por su trabajo, son parte del «proceso de modernización y revitalización económico-social de la ciudad». «Estas intervenciones culturales, a las que se suma una Ruta de la Poesía y una Ruta de las Esculturas, han dado vida a rincones de la periferia del centro urbano, convirtiéndolos en verdaderos focos de atracción turística», explicó García Urbano, que apunta que «esta apuesta por el turismo urbano ha desestacionalizado el sector y dotado a la localidad de nuevos atractivos para el visitante durante todo el año».