Las hijas del expresidente Obama también han viajado a Málaga
Las hijas del expresidente Obama también han viajado a Málaga - Francis Silva
Expresidente de Estados Unidos

Fugaz y blindada visita de los Obama a Málaga

Barack Obama estuvo este viernes en Marbella para dar una conferencia privada, mientras su familia se quedó en un hotel de lujo de la capital malagueña

MarbellaActualizado:

Había expectación en Málaga por ver a los Obama, pero no fue posible. Tanto el Gran Hotel Miramar en la capital como Puente Romano en Marbella, quedaron blindados e infranqueables para visitantes indiscretos. El plan de seguridad era exhaustivo y nada se dejaba al azar, ante cualquier duda de posible filtración se acordonaba la zona. La brigada de Subsuelo selló los alcantarillados en el hotel Miramar, donde se consignó una custodiado por la Policía Nacional. En Marbella la sala donde se producirá la conferencia de Obama también estaba blindada a la espera de que se produjera la llegada del exmandatario.

Alcantarillas selladas por la Policía Nacional, la patrulla canina revisando cada milímetro y agentes en los accesos controlaban todo movimiento para que no pasara nadie ajeno al evento. En los salones Andalucía del hotel Puente Romano, donde estaban reunidos los directivos de SAP, la compañía que contrató a Obama para esta conferencia privada, el perímetro estaba controlado por una empresa privada de seguridad.

El exmandatario llegó rodeado de fuertes medidas de seguridad
El exmandatario llegó rodeado de fuertes medidas de seguridad - Francis Silva

La familia Obama llegó en avión privado, según las fuentes consultadas por ABC, al aeropuerto de Málaga. Allí se dividieron. Barack Obama se marchó escoltado a Marbella, donde tenía prevista la conferencia a las 16.15 horas, pero llegó con más de media hora de retraso. Entró en una furgoneta negra con los cristales oscuros hasta la puerta de la sala de conferencias. Iba en medio de una escolta de media docena de vehículo. Allí se bajó evitando los objetivos, escoltado por los escoltas de la Policía Nacional y por la proporcionada por la embajada americana. Entró y dio su discurso durante unos 45 minutos. Es el tiempo aproximado que tardó en volver a salir la comitiva rumbo el aeropuerto.

La conferencia fue dirigida a los directivos de la multinacional tecnológica SAP, compañía alemana que cotiza en la bolsa de Frankfurt y que tiene una importante delegación americana. SAP es uno de los principales fabricantes mundiales de software para la gestión de empresas. Baraja fuertes inversiones en innovación y desarrollo en áreas como la inteligencia artificial y factura al año por encima de los 14.000 millones de euros. La compañía es la que ha pagado la visita y la conferencia del expresidente de los Estados Unidos. Los precios reportados por este discurso rondan los 400.000 euros. Sin embargo, SAP no desvela los contenidos ni los por menores de esta ilustre visita. «Es privado y no se pueden aportar detalles», señalaron fuentes de la compañía a ABC.

Durante toda la mañana la Policía custodió el hotel Puente Romano
Durante toda la mañana la Policía custodió el hotel Puente Romano - J.J.M.

A la reunión empresarial sólo unos cuantos privilegiados pudieron asistir, entre ellos se vio a la alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz. Fue un encuentro cerrado para clausurar una especie de simposio que la compañía ha estado celebrando en Marbella. De hecho, estos altos ejecutivos llevan varios días alojados en el hotel. El vienes por la mañana, los «buggys» transportaban a los ejecutivos de SAP al salón donde se estaba haciendo el encuentro y al que luego llegaría Barack Obama.

El resto de la familia se fue al Gran Hotel Miramar. Llegó sobre las 16.30 horas a este lujoso enclave de la capital. Allí se hospedó unas horas Michelle Obama y sus hijas, que estaba previsto que también recalaran en Málaga a la espera de que su padre acabara el discurso. Se les pudo ver en el hotel malagueño tomando el sol. Pasaron el tiempo que Barack Obama estuvo en Marbella en el interior de este establecimiento, para luego salir con la comitiva de seguridad rumbo al aeropuerto. Ambos convoys de seguridad iban sincronizados. La previsión era que embarcaran a las 19.30 horas rumbo a la Provenza francesa, donde toda la familia pasará unos días de vacaciones.

Lo harán en una villa con un precio de unos 55.000 euros semanales, según publican los medios locales, en Villeneuve-lez-Avignon. Allí está previsto que lleguen sobre las 21.00 horas de este viernes para comenzar estas vacaciones familiares, después de pasar unos días por Europa, ya que estos días han estado en países como Suecia o Holanda, y de un pequeño paréntesis laboral en Andalucía del progenitor en el que no se han dejado ver.