María Bravo durante la última gala benéfica en Londres
María Bravo durante la última gala benéfica en Londres
SOCIEDAD

Global Gift, la fundación de Marbella a la que donan los millonarios del mundo

Actores de Hollywood, cantantes internacionales, presidentes, reyes y grandes empresarios del mundo colaboran con este proyecto filantrópico

MARBELLAActualizado:

La idea surgió para lavar la imagen de Marbella a través de los rostros más conocidos de Hollywood, pero se ha convertido en la mayor fundación de eventos benéficos del planeta. Tras diez años haciendo galas caritativas por medio mundo, María Bravo contactó con Antonio Banderas para importar el modelo a su ciudad natal. «Se trataba de traer el glamour de Hollywood, porque Marbella tenía muy mala reputación en aquel entonces por todo lo que pasaba en el Ayuntamiento», señala María Bravo, fundadora de Global Gift. «Se diseñó un evento en el que se mostrara lo solidaria que es Marbella». Para este fin creó junto a Eva Longoria y Antonio Banderas Starlite. «No hago conciertos», señala cuando se le pregunta por la salida de la otra gran gala benéfica del verano marbellí. Desde 2013 Global Gift es una marca independiente que está afincada en Marbella y sus galas atraen a potentes empresarios, monarcas, presidentes o estrellas internacionales.

Bajo el paraguas de la imagen de Eva Longoria, la fundación ha recogido en estas cenas en los últimos dos años 1,78 millones de euros y espera poder recaudar 2,5 millones a final de 2016. Los réditos que saldrán de las galas anuales que se celebran en Marbella, Londres, París, Cannes, Dubái y México. «Vamos a estar en Madrid y Alemania», añade María Bravo, quien explica que tiene varias solicitudes de empresarios de Rusia, China o Turquía y que la reina Lalla Salma de Marruecos les ha pedido que hagan una gala en Marrakech. «Tenemos que ver muy bien dónde vamos. No queremos ir sólo a llevar personalidades. Tenemos que estar seguros de que podemos aportar algo a esa sociedad», explicó Bravo.

«Esas cifras no son el total de toda la ayuda», matiza Bravo, quien explica que galas como la de Miami o Los Ángeles se contabilizan en una fundación americana hermana de la de Marbella por motivos administrativos. «Hay parte de la ayuda que no controlamos. No sabemos cuánto donan nuestros benefactores a proyectos fuera de las galas benéficas», remarca Bravo, quien explica que durante todo el año ponen en contacto a grandes fortunas con organizaciones que tienen asociadas y registradas como fiables. «Ese dinero no pasa por nosotros. Sólo los ponemos en contacto y hacemos un seguimiento para que la persona que dona sepa dónde ha ido su dinero y como se usa. Pero no manejamos las cantidades y no tenemos registro de ellas», remarca la fundadora de Global Gift.

En la fundación se ha creado la figura del «global gifters». Son aquellas personas que aportan su trabajo, imagen o parte de su fortuna a los diversos proyectos caritativos de la fundación. Entre los más conocidos están Eva Longoria, que es la imagen oficial, pero también Ricky Martin, Antonio Banderas, 50 cent, Alec Baldwin, Terrance Howard, Manolo Santana, Bertín Osborne, Laetitia Casta, los Beckham o Vicente del Bosque, entre otros. Son muchos los nombres ligados a la fundación como los grandes empresarios Farhad Moshiri, Alisher Usmanov y Carlos Slim. Personalidades como los Duques de Cambridge se han sumado al selecto club de benefactores, que cuenta con importantes jeques de los Emiratos Árabes y monarcas de todo el mundo.

Personalidades internacionales que asisten a estos eventos con el afán de poder ayudar con su imagen o patrimonio. En estas galas se suelen rifar experiencias, hacer donaciones o subastar importantes obras de arte, como en la última gala de Londres donde se llegó a pujar por un Picasso y un Dalí. Todo está al servicio de las grandes fortunas, que no dudan en poner parte de sus ingresos al servicio de la caridad. Los fondos aportados se encaminan a desarrollar proyectos por todo el planeta, pero también en la Costa del Sol. «En Marbella estamos abriendo la casa Global Gift, que está cedida por el Ayuntamiento y donde beneficiamos a cinco fundaciones de la Costa del Sol», explicaba Bravo.

Este centro es un «sueño» en el que «se darán terapias para niños con necesidades especiales». «Se trata de un lugar donde ofrecer tratamientos que no hay en la sanidad española y que importamos de Estados Unidos», remarca Bravo. «La idea es que sea la primera y que las podamos reproducir por todo el mundo», concluye María Bravo, que interviene en la elección de todas las organizaciones a las que aporta fondos. «Cuando el equipo contable y legal aseguran que está limpia, voy a ver cómo trabajan y qué hacen para ver si los fondos van a estar bien empleados», señala Bravo.  

«Nos mandan cientos de peticiones», asevera, mientras cuenta anécdotas de asociaciones a las que ayuda. Bravo asegura que el secreto para involucrar a todas estas fortunas es que nunca pide nada para ella. «Se explica dónde ha ido el dinero, se hace un seguimiento y a los seis meses se muestran los resultados a la persona que dio el dinero. Es muy importante porque esto es lo que da confianza», explica la fundadora de Global Gift, quien señala que pide a los benefactores que aporten donde «les pida el corazón» y que Global Gift busca en su registro de asociados una causa de acorde a cada inquietud tras conocer las sensibilidades de los filántropos.