Vehículos arrastrados por la riada en Alhaurín El Grande (Málaga) - EFE

Un inesperado coletazo de la gota fría inunda también Málaga de madrugada

La alerta subió de amarilla a roja en pocas horas y una tormenta ha anegado calles y viviendas y ha derribado numerosos árboles

MálagaActualizado:

El cielo también se ha desplomado en la madrugada de este sábado sobre las cabezas de los malagueños. Más de una docena de localidades ha sufrido anegaciones en sus calles y viviendas, generando un total de 208 incidencias.

Todo, originado por una brutal tormenta que ha caído en torno a las tres de la madrugada y que, según el servicio Hidrosur, ha dejado hasta 126 litros en dos horas en Coín. Como siempre, el valle del Guadalhorce ha sido la zona más afectada. Allí además de agua también ha caído granizo. En Cártama han caído 89,4 litros.

Y eso que la alerta, en un principio, era amarilla. Parecía que esta vez Málaga iba a quedar al margen de las catástrofes que la gota fría ha llevado hasta las provincias cercanas de Granada y Almería y a todo el Levante español. Pero no fue así.

Por la noche la alerta se subía a naranja y poco después la Aemet lo ascendía a rojo. En torno a la 1.47 el servicio de emergencias 112 empezaba a recibir los primeros avisos desde Marbella. Pero lo peor estaba por llegar.

Una hora después, comenzó el diluvio. Poca gente en Málaga pudo dormir. Casi parecía de día. La tormenta trajo un relámpago continuado que iluminaba el cielo sin parar. Y después no venía el trueno, porque el trueno no callaba, en un zumbido imparable que se asemejaba al ruido de un avión que nunca termina de marcharse.

Por supuesto, jarreaba. No ha sido de las peores tormentas que recuerda Málaga, que en los últimos años ha sufrido ya un buen número de inundaciones, pero la lluvia hizo los mismos estragos que siempre. A las seis de la mañana, la delegada del Gobierno andaluz en Málaga, Patricia Navarro, activaba la situación 1 del Plan de Emergencias ante el Riesgo de Inundaciones (PERI).

Principalmente se han producido anegaciones en viviendas, locales, sótanos y garajes y balsas de agua en el viario. Los servicios de emergencia tuvieron que rescatar a algunos conductores que habían quedado atrapados, pero ninguno con consecuencias reseñables, informa el 112.

En Alhaurín el Grande, la riada ha arrastrado un buen número de coches durante al menos un centenar de metros.

La tormenta también ha provocado la caída de numerosos árboles. Algunos de ellos centenarios y señeros en la capital, como el ficus de la Fuente de Reding.