Llegada de maquinaria pesada que se incorpora a los trabajos de rescate de Julen - EFE/Daniel Pérez

Los ingenieros al sexto día del rescate: «Es como si Julen fuese el hijo de todos»

Los trabajos solo han avanzado un metro durante la noche por la aparición de un macizo rocoso de pizarra y el rescate vuelve a retrasarse

TotalánActualizado:

Julen cumple su sexto día en el pozo de Totalán. Cayó el pasado domingo a las 14.00 horas, cuando jugaba con su prima de tres años en una parcela familiar. Desde entonces, el dispositivo lucha contra los elementos por sacarlo de allí abajo. La implicación de los profesionales que lo buscan es personal. Una familia desolada por la espera ante un grupo de cien personas que no se permiten descanso para sacarlo del pozo. «Es como si Julen fuese el hijo de todos. Vamos a por él», señaló Ángel García Vidal, representante del Colegio de Ingenieros de Caminos de Málaga, que coordina los trabajos para llegar al niño dentro del pozo.

Sin embargo, los trabajos siguen sin avanzar. Durante la noche, la construcción de la plataforma para colocar la máquina que perfora el suelo para hacer el primer pozo paralelo sólo ha avanzado un metro. El culpable es un macizo rocoso de pizarra. Los técnicos esperan que sea una veta, pero todavía no saben el espesor, ni el grosor de este bloque. «Esperemos que no sea muy grande», deseó García Vidal. Cuando se solvente este problema se seguirá con la excavación, que ha sufrido cambios.

Una de las dos perforadoras tiene un alcance de 60 metros, por lo que se pensado que el monte no se rebaje hasta los 30 metros, sino hasta los 25 metros. «Hemos subido porque tiene mayor distancia para hacer la perforación vertical», explicó el ingeniero, que dice que se sigue con el método de la perforación horizontal. «Sería más lento, para tenerlo preparado en caso de ser necesario», añadió García Vidal.

«Más máquinas no caben»

Pese a los problemas, hay un dispositivo de 12 maquinas de trabajo de las de mayor potencia del mercado, entre retroexcavadoras, buldócer y camiones. «Más máquinas no caben, se estorban, está sobredimensionado para trabajar», explicó García Vidal, que señala que se están poniendo todos los medios necesarios para salvar la urgencia de los trabajos. «El espacio de trabajo no permite tener excesiva maquinaria», apuntó el ingeniero.

A estos problemas, se añade que los ingenieros esperan que se puedan producir nuevas averías y destacan lo escarpado del terreno, que en la mañana de este viernes ha impedido subir con normalidad la primera perforadora. «El camino de acceso es muy dificultoso. Tiene una pendiente terrible y los estamos arreglando para subir la maquinaria», señaló García Vidal.