Alumnas del IES Fernando III El Santo (Córdoba) posan con sus proyectos
Alumnas del IES Fernando III El Santo (Córdoba) posan con sus proyectos - I. Ruiz
Tecnología

Así son los inventos de los pequeños científicos de Andalucía

Colegios e institutos de toda la región muestran los proyectos tecnológicos con los que buscan soluciones para el futuro

MálagaActualizado:

Lo que al principio podía ser un juego con piezas Lego ahora pone solución a un problema real. Tienen entre 8 y 11 años. Estudian en el CEIP Cupiana, en la barriada malagueña de Campanillas, y sufren la crecida del río que tienen próximo a su centro. «Cuando el río sube, no podemos cruzar» explica una de las alumnas, por eso han hallado la solución -con ayuda de sus profesoras- y la han ejecutado, eso sí, en miniatura. La tecnología y la robótica toman los colegios andaluces y la comunidad autónoma ha presumido de ello este viernes pasado en la Feria Andaluza de Tecnología, Robótica y Programación (FANTEC).

Aún con la vergüenza encima y a veces sin saber explicar con exactitud su proyecto, cuentan que el puente que han creado permitiría el tránsito a peatones, coches e incluso a embarcaciones. «Barcos no pueden pasar por el río, pero quedaba más bonito en la maqueta» se ríe la profesora Verónica González, orgullosa de la implicación e interés de sus alumnos por este proyecto.

Más de 100 stand de diversos centros andaluces llenaron los aledaños de las escuelas técnicas superiores de Ingeniería Informática y de Telecomunicación de la Universidad de Málaga. Cuando alguien se interesaba por alguno de sus proyectos la satisfacción inundaba sus caras. Cuando lo hacía un universitario entrado en materia o el profesor de otro centro, ¡no cabían en sí!

El IES Sabinar de Roquetas de Mar, Almería, entretiene a quienes se acercan a su expositor. La programación que habían aprendido en las aulas les había servido para crear juegos en sus ordenadores. Marcos Peña, alumno de primero de bachillerato, explica que los han realizado con las plataformas Python y Arduino y que «a través de códigos y cadenas habían creado los programas».

Mientras más mostraban sus creaciones, más quedaba claro que en la cabeza de las nuevas generaciones hay mucho interés y pasión por la tecnología, aunque no todo es pasar horas con la play o los smartphone. Han dedicado tiempo a pensar las necesidades actuales para ponerles soluciones en el futuro. Serán ellos quienes hagan realidad las máquinas que nos faciliten la vida dentro de unos años o, incluso, unos meses.

Jorge Fernández puede que sea uno de estos futuros ingenieros. Él, junto a sus compañeros del instituto sevillano María Galiana, mostraba un robot que obedecía a las órdenes enviadas desde el smartphone. «Queríamos hacer un robot que tuviese una utilidad», ayudar a las personas mayores o con discapacidad. Es capaz de coger objetos, agacharse o dar pasos. Pero, además, envía «todo lo que ve», gracias a su cámara, a una pantalla.

Son conscientes de que gran parte del futuro está ahí, en la robótica. Por eso dedican tiempo a formarse, a experimentar pero, sobre todo, a ayudar. «Creo que ese es el gesto más noble» defiende Marcos, quien es capaz de explicar de forma sencilla o compleja su creación según los conocimientos del oyente.

Proyecto que traspasan fronteras

Otros proyectos tienen como objetivo traspasar fronteras. Los estudiantes de grado medio del IES Playamar, en Torremolinos, se las han ingeniado para que, con poco presupuesto, se pueda hacer llegar el internet a pueblos donde la brecha digital está latente. Christian Smith diseñó, junto a sus compañeros, nodos que reciben conexiones a internet, ejerciendo de amplificador. «Cada nodo podría costar unos 50 euros y con dos da para un poblado».

El diseño está y estos chicos han demostrado que el coste no supone un problema. El prototipo que ellos han creado aún no tiene «la potencia» necesaria para amplificar la red en un territorio amplio, pero sí para las habitaciones de una casa.

Domótica, sistemas de alarmas para casas, o barreras de parking en miniatura, son algunas de las otras maquetas que estos chicos han mostrado en la FANTEC, que alcanza ya su quinta edición. Más 250 proyectos y 150 centros educativos, empresas e instituciones de toda Andalucía han reivindicado el papel de la tecnología en los centros educativos, una asignatura que ha estado «mucho tiempo dejada de lado» protestan algunos educadores.

Los niños tienen que tener referentes, entender cómo funcionan las cosas y cómo crearlas. Divertirse en el taller y aprender disfrutando es lo que ha hecho que muchos alumnos se hayan replanteado enfocar su carrera profesional a trabajos del futuro. Quizá no terminen matriculados en grados tecnológicos, pero conocen sus posibilidades.

Las chicas se hacen un hueco

Las alumnas del IES Fernando III El Santo de Priego de Córdoba atraían a los más curiosos. Las atracciones de feria funcionaban encima de su expositor. Un carrusel, una caída libre y un brazo mecánico que daba la vuelta sobre su propio eje. Laura Morales y María Amelia Serrano han sido dos de las creadoras, junto a ellas solo hay compañeras. Ni un sólo niño está presentando su proyecto. «En nuestro colegio hay chicos y chicas, pero los profesores han escogido los nuestros».

Así lo confirmó Francisco Blanca, profesor de Tecnología, quien asegura que en su clase «las chicas son quienes más trabajan y están mucho más motivadas». La paridad no se echó en falta en la Feria, pese a que sí se haga en la mayoría de facultades dedicadas a las tecnologías. Las estudiantes parecen tenerlo claro, «este mundo no es solo de hombres, nosotras tenemos mucho que aportar».

El apoyo de las administraciones

La consejera de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo, Rocío Blanco, ha defendido la necesidad de aprovechar en materia de empleo «las oportunidades que nos brinda la llamada Cuarta Revolución Industrial, que no tienen precedentes». Tanto es así que ha calificado de «alentador» el reto que supondrá adaptar el mercado de trabajo a las nuevas necesidades del tejido productivo ante la economía digital.

La consejera (izq.) y el rector (drcha) en la inauguración de FANTEC
La consejera (izq.) y el rector (drcha) en la inauguración de FANTEC- ABC

Durante su intervención en el acto de inauguración de la V Feria Andaluza de Tecnología en Málaga, Blanco ha asegurado a los estudiantes de ciencias, robótica y nuevas tecnologías que serán los próximos «líderes del desarrollo económico y social andaluz» y que estos profesionales, ya sea como empleadores o asalariados, se convertirán «en un motor muy importante del desarrollo económico andaluz» y en uno de los «pilares más importantes del futuro de Andalucía».

La consejera ha advertido sobre la «velocidad» de los cambios que está generando el desarrollo tecnológico y los «retos» a los que está sometiendo al mercado de trabajo. «La automatización de tareas suponen un cambio para el que, a corto plazo, debemos emprender medidas encaminadas al reciclaje profesional de los trabajadores que se vean afectados», ha comentado Blanco, que ha reconocido que este proceso tendrá «costes», pero que también «abre oportunidades que no tienen precedentes».