Isabel San Sebastián durante la presentación de su novela en Málaga
Isabel San Sebastián durante la presentación de su novela en Málaga - Francis Silva
ENCUENTROS ABC MÁLAGA

Isabel San Sebastián: «Estamos en una necesidad de líderes con sentido de la nación»

La escritora y periodista presentó en los Encuentros ABC Málaga su última novela «La Peregrina»

MálagaActualizado:

Isabel San Sebastián estuvo este miércoles en Málaga para presentar«La Peregrina», su última novela. Libro que tiene como contexto la peregrinación durante el Camino primigenio de Santiago y que trae de vuelta a Alana de Coaña, personaje que ya había dado vida en «La visigoda», publicada en 2006. San Sebastián, además de escritora, es periodista. Actualmente es columnista de ABC, por lo que el acto de presentación de su novela se convirtió en una peregrinación desde el Rey Alfonso II, apodado el Casto, hasta la actual España liderada por el Gobierno del socialista Pedro Sánchez. Con la vista puesta en la Hispania visigoda, San Sebastián anhela gobernantes con las cualidades del Casto, asegurando que en «estamos en una necesidad de líderes con sentido de la nación».

«En el alma del pueblo español la división está grabada a fuego. Somos un pueblo absolutamente indomable en ese sentido», capaces de alimentar leyendas negras, lamenta la periodista, quien no duda en aplaudir el mandato de Alfonso II. Rey que «se entregó a su reino y unificó a pueblos que no estaban muy por la labor -en referencia a los vascones y gallegos-. Es el padre de la idea de la reconquista» mantuvo San Sebastián en los Encuentros ABC Málaga, donde estuvo presentada por Fernando del Valle, director de la Edición de Andalucía de ABC, en un foro que se celebra con la colaboración de la Fundación Unicaja.

En esta novela, aparece de nuevo quien sea su personaje más querido, Alana de Coaña, a la que ya había dado vida en «La visigoda». La protagonista narra en primera persona la primera peregrinación jacobea de la historia, acompañada del monarca asturiano Alfonso II, en dirección a un bosque cercano a Iria Flavia, donde, según se dice, se encuentran los restos del apóstol Santiago.

La época en la que se desarrolla la historia, San Sebastián considera que «debe ser merecedora de reconocimiento». Hispania «es el único territorio islamizado en la primera gran oleada islamizadora, junto a Sicilia, que luchó. Se pasó ocho siglos luchando para reconquistar y recuperar su identidad occidental y cristiana. Gracias a esa identidad somos lo que somos ahora» aseveró la escritora en la presentación de su novela, de la que ya se han vendido 50.000 ejemplares.

Renegar de nuestras hazañas está es nuestro ADN, mientras que en otros países «las leyendas acaecidas en ese tiempo han sido fuente de películas, series y libros. Como Camelot en Reino Unido, y eso que nunca existió, o los vikingos». En España se le da la espalda, se repudia y, además, se tergiversa. «Quitando la identidad y nuestras propias hazañas, se destruye una nación. Pero parece que no hay mucho interés institucional por contrarrestar el separatismo catalán y vasco» mantuvo San Sebastián, que dio saltos de siglos para explicar -desde su punto de vista- la actualidad política y social.

Fernando del Valle e Isabel San Sebastián en Encuentros ABC
Fernando del Valle e Isabel San Sebastián en Encuentros ABC - Francis Silva

Para la autora, los héroes de la nación se deben estudiar, para ser conocedores de nuestra historia, saber de dónde venimos y responder al porqué somos así. Hay quienes llama «conquista» a la Reconquista de Granada, «como si hubiese sido una invasión Cristiana» afirmó San Sebastián, quien recordó que la Península Ibérica, pese a no ser una nación, ya tenía unas señas identidad conjuntas como eran la monarquía o la lengua. Por eso, considera absurdo de que se hable de «conquista».

Pero hasta de eso se reniega, hasta tal punto que «se echa peste de la Transición. Ahora parece que hubo impunidad para los fascistas, pero no para los terroristas» apuntó San Sebastián con un tono irónico. Lo que consiguió España fue «histórico» y merece la importancia que le dan en otros países como Alemania, quienes la ponían de ejemplo para alcanzar un gobierno democrático. «Aquí consideramos traición póstuma a los principios que trajeron esa misma Transición» aseveró.

Pese a sentirse optimista, Isabel San Sebastián hace un «diagnóstico terrible» de la situación actual en España, cuyos problemas se remontan una Ley Electoral que premia a los nacionalismos. «Es gravísimo que los sucesivos gobiernos dependieran de los nacionalistas. Desde -José Luis Rodríguez- Zapatero hasta hoy ha habido combinación perversa de falta de convicción, de cobardía, de falta de valor para plantar cara a esta ideología, de plantear un discurso alternativo». Y todo ese cóctel de infortunios ha desembocado en que vayan «extendiendo su influencia ante la inacción del Gobierno de la nación y de los autonómicos».

San Sebastián cree en la valentía y apuesta por la lealtad, sólo así cree que saldremos adelante y mejoraremos el rumbo. Iniciando un viaje que nos una como nación y que luche por sus intereses. De ahí su admiración por el monarca Alfonso II de Casto y la época visigoda, aunque plantea la posibilidad de que si pudiera construir una máquina del tiempo y viajar hasta allí «podría terminar defraudada».