José María Aznar a su llegada con los afitriones del evento
José María Aznar a su llegada con los afitriones del evento - J.J.M.
GENTE

José María Aznar vuelve a la gala contra el cáncer en Marbella

El expresidente del Gobierno y una larga de lista de notables aportaron fondos para luchar contra la enfermedad en el Real Club de Golf de Guadalmina

MarbellaActualizado:

El expresidente de Gobierno, José María Aznar, volvió a la gala contra el cáncer de Marbella, pero esta vez lo hizo solo. Ana Botella no estuvo en el evento. La agenda social durante las vacaciones es intensa y se turnan para preservar sus momentos de descanso. El año pasado un compromiso personal impidió a ambos estar en la gala. Se acercaron a saludar a primera hora, conversaron con algunos amigos en el cóctel y luego se marcharon.

Fue hace dos años la última vez que la pareja asistió al Real Club de Golf de Guadalmina juntos para este evento, que organiza y dirige Mayka Pérez de Cobas, presidenta de la Asociación Española Contra el Cáncer en Marbella (AECC), y donde la princesa Beatriz de Orleans es otra de las ilustres anfitrionas.

La gala fue presentada por Boris Izaguirre, Paloma Lago y Vicky Martín Berrocal, cantaron Nuria Fergó o Pitingo antes de dar rienda suelta a la recaudación de fondos bajo la vigilancia de la Legión Española. El Tercio Alejandro Farnesio de Ronda es la entidad colaboradora en materia de seguridad. Un pequeño grupo de Caballeros Legionarios eran los encargados de vigilar la zona. Empresarios como Maya Swaroski, Juan Palacios de Viceroy, Pepe Barroso, Félix Revuelta, Federico Beltrán de Famadesa o Tomás Olivo se acercaron a aportar su granito de arena en esta noble causa.

Carla Pereira, esposa de Diego Simeone, entrenador del Atlético de Madrid, se unió a ilustres como Inés Sastre, Jaime Ostos y Manolo Santana, que donó la raqueta con la que jugó la final de Copa Davis en Australia en 1965. Llegaron Javier Conde y Estrella Morente a un evento que tenía entre sus obsequios un capote firmado por José Tomás. Artistas, empresarios y aristócratas se dieron cita. Fernando de Alba, Hubertus von Hohenlohe, Sofía de Borbón o la princesa Bea de Ausberg fueron algunos de los que degustaron un menú con ensalada de bogavante, lubina salvaje y jarrete de cordero.

Risas y bromas, como la de Aznar a su llegada con los fotógrafos. «A mí no. Haced fotos a ella, que es más interesante», dijo el expresidente bromeando delante de un largo despliegue de posados de Carmen Lomana. Atrajeron los focos Cari Lapique, el barítono Carlos Álvarez o la reina de la noche en Marbella, Olivia Valère. Todos atentos, por ejemplo, a la rifa de un vino espumoso que deja oro en suspensión en la copa durante ocho minutos, de un crucero de 7 noches en un yate por Mediterráneo o de obras de arte valoradas en varios miles de euros.

Joyas como las de Ada de Mourier, Miguel Gómez y Molina o Miguel Más. Cuadros de Curro Leyton, que está preparando el nuevo diseño de una de las flotas de aviones más importantes de Europa, o experiencias y artículos de coleccionistas. Se pudo obtener fondos con una de las corbatas de Arturo Fernández, otro ilustre habitante estival de la ciudad, un vuelo en helicóptero para ver una panorámica de la Costa del Sol –valorado en 5.000 euros– y entradas «vips» para ver a Plácido Domingo en la Metropolitan Opera de Nueva York con vuelo de ida y vuelta, más alojamiento en el Room-Mate Service de Kike Sarasola.

El tenor es uno de los descubridores de la cantera donde ahora se celebra Starlite Festival, cuyos fundadores, Ignacio Maluquer y Sandra García-Sanjuán, volvieron también a asistir al evento benéfico a la espera de celebrar el próximo 11 de agosto su gala apadrinada por Antonio Banderas.