Lugar donde está el pozo en el que se busca al pequeño Julen - F. Silva
Rescate

Julen podría estar hasta cuatro días en el pozo de Totalán

El Gobierno baraja plazos de entre 24 y 48 horas para dar con el niño desde la tarde del martes y aún no han logrado divisarlo en el agujero

Rescate de Julen, el niño que cayó al pozo, en directo

TotalánActualizado:

Los trabajos avanzan de forma lenta y el Gobierno ha decido, pasadas las 48 horas de la desaparición, lanzarse con todos los medios a por Julen. Sin embargo, los plazos dados por el Ejecutivo no son alentadores. Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, delegado del Gobierno de Pedro Sánchez en Andalucía, estimó el martes sobre las 19.00 horas que el rescate de Julen se podría prolongar hasta 48 horas más.

En el mejor de los casos, según la previsión, estaría 24 horas más en el agujero de la finca familiar de Totalán, cuando el primer aviso por la desaparición se produjo el pasado domingo a las 14.00 horas de la tarde. Durante la noche la maquinaria pesada estuvo haciendo los accesos necesarios para poder comenzar a excavar los túneles planteados para llegar al niño.

Según el Gobierno, siguen en pie dos vías para poder llegar al menor. Mientras se realizaban los trabajos de movimientos de tierras previos a los túneles, se tenía que asegurar el pozo de 110 metros y 25 centímetros de ancho en el que estaría el pequeño, para que no haya desprendimiento. Luego se abordarían la dos vías citadas. Una galería horizontal desde la ladera de la montaña y el pozo en paralelo de mayor dimensión para acceder en vertical hasta la altura en la que esté el pequeño.

Julen estaría, según los expertos, a unos 80 metros bajo tierra. Aunque hasta el momento no se le ha logrado divisar, los cálculos de los expertos sobre el terreno dictan que el niño estaría a esa altura. Para conseguir localizarlo, ha llegado a Totalán la empresa Stockholm Precision Tools. Esta es la compañía sueca de geolocalización que, en agosto de 2010, consiguió ubicar el punto exacto donde se encontraban atrapados los 33 mineros de San José en Chile a más de 700 metros bajo tierra.

Sin embargo, los cálculos se hacen sin ningún tipo de avistamiento del niño, ya que en la noche del pasado lunes un segundo tapón dio al traste con la que era opción preferencial de rescate. Tras avanzar solo 60 centímetros en toda la noche hacia el punto donde estaría Julen, las averías de las tuberías de succión y la imposibilidad de romper el bloque encontrado, hicieron buscar alternativas, que son las que se han puesto en marcha.

Trabajos nocturnos en la finca donde se trata de rescatar a Julen
Trabajos nocturnos en la finca donde se trata de rescatar a Julen - F. SILVA

En este sentido, los equipos técnicos han optado por una galería horizontal desde la ladera de la montaña. Se trata de un corredor lateral de entre 50 y 80 metros para poder salvar el obstáculo. Esto permitiría llegar hasta donde se cree que está Julen y sacarlo del agujero. En caso de encontrarlo a unos 80 metros bajo tierra se habilitaría el túnel con unas dimensiones adecuadas para la entrada de rescatadores.

En este sentido, la coordinación de la emergencia ha optado por la Brigada de Salvamento Minero de Asturias, que tiene contrastada solvencia en este ámbito y cuenta con una prestigiosa hoja de servicios. Se trata de ocho técnicos que llegaron a la finca, tras viajar en un avión fletado especial desde el Principado para intervenir, de manera manual, en el tramo final del citado túnel. Su actuación se hace con el fin de evitar que se produzca un colapso en el pozo donde se presume que está el niño.

A la vez, se ha pondrá en marcha el pozo paralelo para bajar hasta la altura donde se supone que está el niño y luego agarrarlo de una forma lateral. Esta opción es una de las que se han barajado desde el principio y para las que se requirió la presencia del constructor del sondeo de prospección de agua en el que cayó el niño, que no contaría con los permisos pertinentes para su construcción.

La Agencia de dominio público hidráulico y calidad de las aguas de la Junta de Andalucía confirmó que el pozo donde está el pequeño Julen no estaría en regla. Según explican estas fuentes a ABC, no constan solicitudes para prospecciones buscando agua en esas coordenadas. La propiedad de la finca tendría que tener permiso para de esta agencia andaluza para poder sacar aguas subterráneas a la superficie mediante sondeos. Sin embargo, no ha registros para hacer nada similar en las coordenadas donde se encuentra el pozo.

Javier, tío de Julen, en el centro, junto a familiares y amigos
Javier, tío de Julen, en el centro, junto a familiares y amigos - F. SILVA

Pero el pozo estaba y el niño se precipito dentro ante la mirada de sus padres y primos. Su progenitor narra que tiene heridas en los brazos y arañazos por tirarse al suelo a tratar de coger al menor, que sin remedio cayó al vacío. «Se le escuchó llorar los primeros metros, pero solo era silencio», recordó el martes su tío paterno Javier a ABC. Rememoró como su hermano no pudo hacer nada por coger al niño. «Se le escapó», concluyó el tío de Julen, que pedía celeridad en unas actuaciones a las que se les ha dado un plazo de hasta dos días más.

Las medidas adoptadas se hacen, según María Gámez, por tres motivos fundamentales. El primero es por la seguridad de pequeño. Al no constatarse su presencia, ni tampoco su fallecimiento, la búsqueda es de una persona viva, como dicta el protocolo. Hay actuar con cautela para no causar daños al pequeño. Llegados a los 80 metros, donde se cree que está el niño, se meterían las cámaras para ver su posición y luego se procedería al rescate. María Gámez aseguró que las soluciones «son lentas» y el «factor tiempo es relevante». 

Una de las principales complicaciones es la propia orografía del terreno, que hace en muchos casos imposible llegar al lugar de actuación a las máquinas pesadas. Por esto, antes de hacer los túneles se acondicionó la zona para el acceso de excavadoras o tuneladoras.