Julián Muñoz ha pasado su primera noche en el Centro de Inserción Social
Julián Muñoz ha pasado su primera noche en el Centro de Inserción Social - ABC
MÁLAGA

A Julián Muñoz le sube la tensión tras su primera noche en la cárcel

Su abogado reprocha a la Justicia que actúe «a golpe de noticiario rosa» y no duda en que su recurso será aceptado

MÁLAGA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Julián Muñoz ha pasado su primera noche en el Centro de Inserción Social (CIS) de Algeciras. Y las secuelas no se han hecho esperar. Según su abogado, la tensión del recluso se encontraba por la mañana a 16.10. La presión arterial le ha subido al exalcalde de Marbella. «Su estado de salud empieza a empeorar levemente tras el ingreso», aseguró este martes en rueda de prensa su abogado defensor, Antonio José García Cabrera. El recluso ha pasado de hacer deporte, bailar con amigos y tomar el sol a la sombra de una celda gaditana, donde su salud se resiente.

Lo ha hecho tras incumplir supuestamente los horarios del régimen de tercer grado del que disfrutaba. Según explicó su defensa, debía estar en casa entre las 23.00 horas a las 6.00 horas, pero una posible juerga a altas horas de la madrugada en la que fue cazado bailando sevillanas acreditaría un incumplimiento en su control telemático. Por esto ha vuelto a ser internado. «Lleva dos años con este régimen y no se le ha conocido ningún escándalo nocturno», apuntó su abogado, que reprocha a la Justicia que haya actuado «a golpe de noticiario rosa».

El letrado se muestra confiado de que el recurso impuesto será aceptado. Se trata de una queja ante el Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria. «No procede el internamiento, porque el video no se produce a esa hora», explicó García Cabrera, que señala a que «es posible que sea una trampa». «Es confiado. Pensó que era una persona bien intencionada. Alguien estaba avisado», resaltó el abogado de Julián Muñoz, que asegura que el estado actual del exregidor «es de confianza en la verdad, que no tiene nada más que un camino».

En febrero de 2017 el juez central de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional accedió a la petición del exalcalde marbellí de cumplir lo que le restaba de condena en su casa, atendiendo a su delicado estado de salud. Aquel auto señalaba que Julián Muñoz sufre una pluripatología crónica de carácter cardiovascular metabólico y respiratorio y que «su pronóstico vital es desfavorable a medio plazo».

Meses antes, la Junta de Tratamiento de la prisión de Alhaurín de la Torre (Málaga) decidió no alargar el malestar del recluso entre rejas. La Justicia le concedió el tercer grado y le permitió salir de la cárcel y entrar en el Centro de Internamiento de Algeciras. Poco después, Muñoz pasó a un estatus previo a la libertad condicional. La Fiscalía recurre siempre su salida de prisión, ya que la enfermedad de Julián Muñoz «no es terminal».

Sobre el exregidor de Marbella recaen siete condenas firmes por un total de 22 años de prisión, si bien la Audiencia de Málaga estableció que solo tenía que cumplir un máximo de veinte años tras la acumulación de penas por el caso «Malaya». Tras pasar la mitad de su internamiento, comenzó a obtener beneficios penitenciarios hasta salir de prisión por su enfermedad.