Menores inmigrantes acompañados por la Guardia Civil
Menores inmigrantes acompañados por la Guardia Civil - ARCHIVO
INMIGRACIÓN

La Junta de Andalucía habilita un albergue juvenil en la Serranía de Ronda para acoger a menores inmigrantes

Mientras acondiciona el alojamiento de Cortes de la Frontera, el Gobierno andaluz mantiene cerrado desde hace dos años el centro para estos niños de Estepona

MálagaActualizado:

La Junta de Andalucía sigue buscando lugares donde tutelar a los menores inmigrantes no acompañados (Menas) de un familiar en la travesía entre África y Europa. Son cientos los chicos que llegan en patera, o por otros medios, cada año a las costas de la región. La última idea es acondicionar el albergue juvenil de Cortes de la Frontera, en la Serranía de Ronda, para estos efectos. El local es de propiedad municipal, pero está gestionado por el Gobierno andaluz a través de la empresa pública Inturjoven.

La idea es que se convierta en un centro de acogida para los llamados «Menas», como confirmó el propio Ayuntamiento, que dijo que se está en trámites con la ONG que se encargará de la gestión de improvisado centro en la localidad malagueña.

Está previsto, según las explicaciones dadas, que unos 50 menores se alojen en estas instalaciones. El centro está a unos tres kilómetros del casco urbano de Cortes de la Frontera, por lo que el propio Consistorio está disponiendo medios por si hicieran falta traslados de los chicos a la localidad. El albergue juvenil se encuentra en un lugar apartado, inmerso en un paraje natural donde los visitantes pueden mantener un contacto directo con la serranía y hacer actividades de turismo activo.

Emergencia social

Sin embargo, ahora quedará cerrado para el uso turístico ante la emergencia social, que se ha desatado por la llegada masiva de personas a las costas andaluzas. Según los últimos balances son unos 28.000 los inmigrantes acogidos por la Comunidad Autónoma en lo que va de año. Los menores con el plus de ser tutelados por la Administración, que se convierte en «sus padres» y sin recibir ayuda del resto de España para aligerar la presión migratoria.

El desborde de los servicios llega al punto de que la propia Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía, ha planteado que se pueda devolver a estos «Menas» a sus países de origen con sus familias, ya que la Administración está obligada a darles amparo cuando son rescatados cerca de la costa y no tiene ayuda para esto ni de otras regiones ni del Gobierno Central.

Pero mientras busca opciones para aligerar la presión y poder atender toda la demanda de menores que llegan de forma irregular a España a través de Andalucía, sigue con uno de los centros ideados para la acogida de esto chicos cerrado. Se trata de aquel que el Gobierno andaluz tiene clausurado y en estado de abandono en el municipio de Estepona.

Centro cerrado en Estepona

El centro tenía capacidad para unos 25 «Menas», pero fue clausurado hace dos años por problemas económicos. Pese a que se ha pedido su reapertura ante la crisis migratoria que vive Andalucía, la Junta están buscando otras opciones de mayor capacidad. El complejo se inauguró en 2008. La rehabilitación de las instalaciones para adaptarlas a la acogida de niños costó 1,5 millones de euros. Sin embargo, en 2014 comenzaron los problemas.

La gestión del centro salió a licitación pública contando con una plantilla de cuatro educadores, cuatro auxiliares técnicos, un orientador, una trabajadora social a media jornada y una directora. El concurso público lo ganó la Asociación a favor de la Salud Integral, Bienestar Social y Medio Ambiente (Asaint), que decidió subrogar a los trabajadores. Estos denunciaron a la gestora, que tuvo que readmitirlos en 2015, con un incremento en el capítulo de personal que acabó por ser fatal

La readmisión de 17 trabajadores supuso un esfuerzo inversor que no se pudo sostener en el tiempo. Era un centro deficitario. Cada mes, necesitaba 45.000 euros para poder subsistir, pero la subvención de la Junta de Andalucía se quedaba en 37.000 euros. Finalmente, cerró y los menores se marcharon a centros similares de otras provincias. Ahora la Junta busca soluciones para la avalancha de menores inmigrantes que llega a Andalucía, pero sin mirar a este fantasma ideado para acoger a estos chicos en Estepona.