Baños Árabes de Ronda tras las inundaciones
Baños Árabes de Ronda tras las inundaciones - ABC
Cultura

La Junta de Andalucía no invierte en los baños árabes de Ronda desde 2010

Las inundaciones causaron más desperfectos que la caída del muro

MálagaActualizado:

Las fuertes lluvias que el pasado mes de octubre anegaron Málaga provocaron daños a lo largo y ancho de la provincia. Los Baños Árabes de Ronda no se salvaron de la tromba de agua, ocasionando una «costra de barro de diez centímetros» en todo el patrimonio, tal y como asegura a ABC el arqueólogo local José Manuel Castaño, quien mantiene que el material audiovisual que se encontraba dentro del inmueble también se ha visto perjudicado, así como el muro de contención o las zonas ajardinadas.

Ante esta situación, el consejero de Cultura de la Junta de Andalucía, Miguel Ángel Vázquez, visitó in situ cómo habían quedado los Baños tras las fuertes precipitaciones y aseguró que el Ejecutivo autonómico se haría cargo de los daños, valorados en una primera partida en 98.000 euros. De llevarse finalmente a cabo, será la primera inversión que se haga en este Bien de Interés Cultural (BIC) desde 2010.

En el año 2004 la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Ronda firmaron un convenio en el que el Gobierno autonómico, entonces liderado por Manuel Chaves, cedía al Consistorio la gestión de los Baños Árabes, un recinto termal de época musulmana, que data del siglo XIII, y que es el mejor conservado de la Península Ibérica, ya que conserva íntegra su estructura y distribución, lo que permite comprender a la perfección el funcionamiento del baño, pese a que carezca de su decoración arquitectónica.

El acuerdo entre ambas administraciones dejaba en manos del Consistorio de la Ciudad del Tajo la gestión y mantenimiento del Hamman, «ya que se contaba con personal técnico que garantizaba la conservación». «El compromiso es gestionar y mantener. Pero claro, mantener a nivel de mantenimiento. Lo que aconteció tiene que acometerlo el propietario» apunta Castaño.

Tras la firma del convenio, la última partida que se destinó a este yacimiento arqueológico fue de 280.000 euros en 2006 por parte de la Consejería de Cultura, tal y como confirmaron fuentes de ese departamento.

Bien es cierto que, tras este desembolso, la Junta de Andalucía volvió a hacer una inversión. Esta vez fue la Consejería de Turismo, a través de un programa, quien se encargó en 2010 de sufragar la accesibilidad al monumento para personas con movilidad reducida, según confirmó el arqueólogo Castaño.

Aunque desde la Junta aseguraron a ABC que este Bien de Interés Cultural «está bien conservado», desde la empresa municipal Turismo de Ronda S.A. —que gestiona los Baños— mantienen la necesidad de que se ejecute el proyecto de restauración del edificio. Pese a no ser urgente, porque «no corre peligro», sí que lo consideran una intervención «oportuna, que remataría su puesta en valor».

La única manera posible para intervenir en un BIC es «a través de proyectos y desde 2010 no se lleva a cabo ninguno». Debe ser la Junta de Andalucía, mediante la Consejería de Cultura, quien dé el visto bueno, ya que son los propietarios del yacimiento.

Caida del muro

Respecto a la caída del muro de contención de los Baños, Castaño apunta que «se están habilitando los cauces para que se puedan acometer las obras» pertinentes para la reparación. «Para hacer un muro de escollera, se tiene que hacer desde el río y ahora es bastante complicado» debido a que «estamos en pleno episodio de lluvias». A título propio, consideró que la edificación «se deberá acometer en un episodio de mayor sequía», para que las máquinas puedan acceder sin problemas al lugar.

Desde el Partido Popular critican la «absoluta dejación» de la Junta de Andalucía ante los monumentos de Ronda. El concejal popular Fernando Corrales subraya que la inversión es el municipio es «escasa y pobre». «Podría ser un referente tremendo. No solo histórico, sino una potencia cultural» mantiene Corrales, quien apuesta por una solución provisional mientras se llevan a cabo las obras.

«Donde antes había un muro de contención ya no hay nada.Si no se acomete con rapidez es que el muro que había antes era inútil» reflexiona el concejal ante el tiempo que podría tardar el Gobierno andaluz en levantar el paredón.

El Hamman es un monumento abierto al público cuya recaudación se invierte en mejorarlo. «Como caiga en otras manos y no se utilice turísticamente estará a su suerte» se lamenta el concejal rondeño ante la hipótesis de que el convenio pudiera acabar revocándose.