El príncipe de Marbella en una de las fiestas a las que ha asistido en este tiempo
El príncipe de Marbella en una de las fiestas a las que ha asistido en este tiempo - ABC
Tribunales

La justicia investiga por prevaricación al falso príncipe de Marbella

En el proceso también está imputado el notario que supuestamente certificó el título nobiliario

MarbellaActualizado:

El Juzgado de Instrucción 3 de Marbella tiene abierta una investigación por el supuesto falso título de Príncipe de Marbella, que ABC reveló el pasado verano. Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía explican que la causa se encuentra en la actualidad en trámite por la comisión de un presunto de delito de prevaricación por parte de dos personas, a los que no se le ha tomado declaración hasta el momento.

Los dos imputados son el presunto falso príncipe y el notario que supuestamente acreditó el título. La decisión llega después de que el pasado abril la Fiscalía hallara indicios de delito en el falso título y pidiera que se incoaran diligencias de investigación.

Por un lado, se está investigando a Antonio Pleguezuelos, como la persona que ostenta desde hace años el falso título nobiliario. Un tiempo en el que ha acudido a eventos sociales amparado por esta distinción y hasta pidió que se celebraran misas en honor del Rey para su cumpleaños. En la web del Principado de Marbella se definía como «filántropo» y «Gran Maestre» de la Orden del Real Honor, en la que se integraba desde Juana de Arco a miembros de la antigua aristocracia alemana asentada en Marbella.

Título denunciado

Un «principado» que fue desacreditado y denunciado por la Diputación de la Grandeza de España y Títulos del Reino, que representa a la nobleza titulada. Fue este organismo, tras publicarse la historia de su corte «freak» en Marbella en ABC, el que anunció que el título que se había adjudicado Plegazuelos era «un fraude de ley inadmisible» y dijo que iba actuar contra este supuesto príncipe.

Pero aquel título estaba «acreditado». Hasta el falso príncipe había pagado las tasas que conlleva una distinción de estas características y lo justificaba ante notario. Pleguezuelos mostraba su título con un edicto firmado por el notario Juan Luis Gómez Olivares –el segundo imputado por prevaricación– y publicado en el BOE del 30 de diciembre de 2016.

En ese documento se reseñaba que «don Antonio Pleguezuelos Velasco ostenta el título principesco de Príncipe de Marbella como una dignidad principesca del Reino de España» y se decía que había cumplido con la obligación fiscal referente a este título principesco». Este notario daba un plazo de treinta días para que los interesados presentaran alegaciones.

Competencia del Rey

Sin embargo, este procedimiento no es legal para utilizar un título, como reseña la Diputación de la Grandeza de España, ya que este tipo de distinciones nobiliarias únicamente las puede conceder el Rey. De hecho, un título nobiliario sólo se puede acreditar a través de la exhibición de la Real Carta de concesión, sucesión o rehabilitación, firmada por el Rey y refrendada por el ministro de Justicia.

El decano de la Diputación de la Grandeza, don Enrique Fernández-Miranda, duque de Fernández- Miranda, suscribió un convenio con el Consejo General del Notariado, después de conocerse este caso. El objetivo de aquel documento era evitar que los notarios admitan en escrituras, actas notariales y otros documentos, la atribución de títulos nobiliarios no reconocidos oficialmente.

El propio Consejo General del Notariado envió una circular en la que alertaba sobre «la creciente ola de falsificaciones que viene padeciendo nuestro país respecto de los títulos nobiliarios» y recordaba que «es una competencia regia exclusiva».