El harén estaba en una villa de una lujosa urbanización de Marbella
El harén estaba en una villa de una lujosa urbanización de Marbella - Google Maps
Málaga

La Justicia no encuentra al iraní que tenía un harén en Marbella

El juicio previsto para finales de mes ha tenido que suspenderse al encontrarse el procesado en paradero desconocido

MálagaActualizado:

El Juzgado de lo Penal 14 de Málaga ha suspendido el juicio previsto para la próxima semana al iraní que tenía un harén en Marbella. No se juzgará, de momento, a este individuo al que la Fiscalía acusa por varios delitos de maltrato habitual y lesiones contra al menos cinco mujeres con las que supuestamente convivía y mantenía una relación de «pareja». El motivo es que no localizan al procesado para poder celebrar el juicio que estaba señalado del 19 al 21 de junio.

Hasta ahora el tribunal no ha puesto nueva fecha para la celebración de la vista oral, que es la segunda vez que se suspende. Según desveló Europa Press, la primera vez fue porque no se había citado a todos los perjudicados en esta causa. Hasta el momento no hay constancia de que haya una orden busca y captura sobre este empresario, pero fuentes judiciales confirman que sí es verdad que no han conseguido localizarlo.

La Fiscalía solicita inicialmente una pena de 12 años y cuatro meses de prisión para el acusado. Afirma que el empresario iraní mantuvo una relación sentimental «simultánea con varias mujeres de diferentes países». Sostiene también que el hombre conoció a estas mujeres en Londres o en España y que se «ganada su confianza». Luego las atraía «con su consentimiento a Marbella».

Estas mantuvieron su residencia habitual en dicha localidad hasta marzo de 2014, teniendo algunas de ellas hijos en común con el hombre que las había llevado hasta allí. Sobre cómo eran tratadas estas cinco mujeres, el fiscal señaló que el iraní tenía sobre ellas «una actitud de dominación, sometimiento y adiestramiento». Reseñó que eran obligadas por las importantes limitaciones económicas a prácticas sexuales no deseadas y a «tomar sin prescripción médica» varias sustancias.

No podían sonreir

La acusación explicaba que, supuestamente, les imponía obligaciones como no hablar, sólo sonreír y no mostrar emociones. Describe presuntos episodios de trato «intimidatorio, hostil, humillante y con insultos» contra estas cinco mujeres. Así como posibles agresiones físicas a las víctimas, como patadas, agarrones fuertes del cuello y bofetadas. Además, detalla que sufrían coacciones, como impedirle a una de ellas ver a su familia o maquillarse.

Algunos de estos actos se habrían realizado presuntamente en presencia de los hijos menores y, en todos los casos las víctimas, con una de ellas llegó a contraer matrimonio, sufrieron por este comportamiento trastornos por estrés postraumático, por lo que las mujeres requirieron tratamiento psicológico tras ser rescatadas de este supuesto harén en la lujosa urbanización Balcones de Sierra Blanca.

El fiscal acusa al procesado de cinco delitos de maltrato habitual, solicitando 23 meses de prisión por cada uno. También dos de lesiones y otro de maltrato, por los que pide once meses de cárcel en cada caso. Como indemnización pide para cada una de las víctimas 20.000 euros, además de que se le prohíba acercarse a ellas y que se le inhabilite para ejercer la patria potestad de los hijos.