Lluís Pasqual
Lluís Pasqual - ABC
CULTURA

Lluís Pasqual dirigirá el teatro de Antonio Banderas en Málaga

El nuevo centro escénico que prepara el actor malagueño abrirá el telón el próximo otoño

MálagaActualizado:

El nuevo proyecto que el actor Antonio Banderas prepara en Málaga ya tiene director artístico. Y se trata nada menos que de Lluís Pasqual, que liderará a partir del próximo otoño el Teatro del Soho Caixabank, la iniciativa puesta en marcha por el intérprete malagueño en el antigo Alameda después de frustrarse su colaboración con el Ayuntamiento.

«Me hace especial ilusión emprender una nueva aventura teatral tan especial con mi amigo Antonio Banderas y en una ciudad como Málaga», ha expresado el director teatral en una nota remitida a los medios. También se ha felicitado el propio Banderas. «Con su experiencia y su talento afianza un proyecto que busca ser un referente cultural en el mundo entero. Con él en la dirección esa meta está aún más cerca», dice en esa misma nota.

Lluís Pasqual es director de escena y uno de los fundadores, en 1976, del Teatre Lliure de Barcelona. En su dilatada carrera ha compaginado la dirección escénica con la dirección de diversas instituciones teatrales como el Centro Dramático Nacional de Madrid, el Odéon-Théâtre de l’Europe en París, la Biennale de Venezia, el Teatro Arriaga de Bilbao o el Teatre Lliure.

Ha dirigido un centenar de espectáculos en dichos teatros, así como en el Piccolo Teatro di Milano, el Maly de San Petersburgo, el Teatro Martín de Buenos Aires o el Festival de Avignon.

El proyecto cultural gestado por Antonio Banderas contempla una renovación total de las instalaciones anteriores ubicadas en la calle Córdoba. El teatro Alameda, que ha sido el único exponente de teatro privado en Málaga durante décadas, estaba a punto de cumplir los 60 años de vida cuando fue adquirido por el actor.

Banderas quiere revolucionar la actividad escénica en Málaga con un centro cultural que dispondrá de dos salas. La más grande, con capacidad para 667 espectadores. Aliado con Caixabank para sacar adelante la iniciativa, el intérprete se quitará así la espinita del maogrado proyecto que concibió junto al arquitecto José Seguí y los gestores del festival Starlite para rehabilitar los antiguos cines Astoria y Victoria en plena plaza de la Merced, lugar de nacimiento de Pablo Picasso.

Ganadores de un concurso no vinculante para hacerse cargo de dicha manzana, los grupos de oposición en el Ayuntamiento terminaron por hacerles desistir después de que fueran objeto de innumerables críticas por entender que se lo estaban otorgando «a dedo».

En aquel momento, incluso hubo manifestaciones populares de apoyo al actor, que finalmente eligió la vía completamente privada para hacer realidad su sueño de dotar a Málaga de un gran equipamiento para las artes escénicas.