La ultima imagen de Dana con vida la toma una cámara de seguridad del banco junto a su cafetería en Vélez-Málaga a las 16.33 horas del 12 de junio
La ultima imagen de Dana con vida la toma una cámara de seguridad del banco junto a su cafetería en Vélez-Málaga a las 16.33 horas del 12 de junio - ABC

MálagaDana Leonte quería dejar a su novio antes de ser asesinada

La expareja de Sergio declaró que el supuesto homicida la registró en su móvil como «Rumana Zorra» y confesó que debería haberla matado tras una denuncia por malos tratos

Málaga Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Dana Leonte quería dejar a su novio, que está en prisión provisional acusado de haberla asesinado. La chica se lo confesó a un amigo, que se lo narró a la Guardia Civil cuando se produjo la desaparición. Este hombre señaló que Dana estaba esperando al momento en el que el bar que había montado en Vélez-Málaga tuviera ingresos para hacerlo. La mujer de 31 años, que tenía una bebé en común con su presunto asesino, le contó a este confidente que no estaba contenta por las cosas que habían ocurrido en el pasado y que Sergio le generaba muchas dudas.

La Guardia Civil atisba en sus diligencias, a las que ha tenido acceso ABC, que había «fisuras graves» en la relación entre ambos por dos motivos fundamentales. El primero es la mala relación con la familia de Sergio. En los documentos, se enumeran ocho denuncias cruzadas entre la pareja y la familia del novio entre 2018 y 2019. Denuncian al padre de Sergio por lesiones y amenazas. El padre hace lo propio con Sergio por daños en útiles lácteos. Dana denuncia a Sergio por un supuesto robo en casa o la hermana de Sergio denuncia a Dana por intento de atropello. Amenazas, insultos y otras por daños en la vivienda o en la explotación ganadera son el reporte recogido.

A esto se suma una nueva denuncia de Dana a su novio tras un episodio de malos tratos tres meses antes de la desaparición el pasado 12 de junio. Y en este momento entra en juego la declaración que hace como testigo la expareja de Sergio, clave en descubrir las supuestas mentiras vertidas que lo han llevado a ser detenido e ingresar en la cárcel investigado por homicidio.

Carta que Sergio dejó a Dana donde le decía que no lo amaba
Carta que Sergio dejó a Dana donde le decía que no lo amaba - ABC

La expareja narra cómo Sergio, a consecuencia de aquella denuncia que interpone Dana por malos tratos, tiene grabada a Dana en el móvil como «Rumana Zorra» y confiesa que le llega a decir que de saber que lo iba a denunciar tras aquel altercado, «la hubiera matado». A esto se suma, la constatación por parte del novio de que Dana le había sido infiel con otras personas. En el registro domiciliario se interviene incluso una carta en la que el supuesto asesino duda de que Dana lo amara.

«Buenos días. Lucía se tomó a las cinco y media el biberón. Tienes pan y hay comida en casa, no estés sin comer. Yo voy a trabajar y tu eso no lo entiendes. Y a mí me cuesta ir a trabajar donde me han echado. Por tú de la situación no eres consciente y llevas tiempo sin amarme y me haces mucho daño tía. Yo sí te amo. Tú no. Sergio», escribió en aquella carta, repleta de faltas de ortografía que se han omitido.

Pero Sergio también buscaría una nueva vida tras desaparecer Dana. Su expareja asevera que el supuesto homicida se ha puesto en contacto con ella «con el propósito de reanudar su relación sentimental». Incluso asegura ante la Guardia Civil que la hermana de Sergio le ha pedido «que tenga cuidado con su hermano por el peligro que supone». Ya que la hermana sospecharía del novio de Dana, tras pedirle este que borrara todos sus mensajes «por temor a que los visualizara la Guardia Civil».

Para los investigadores, todo esto evidencia la «poca afectividad de Sergio hacia el trágico hecho de que Dana se haya marchado sin decirle nada». En el mismo sentido, suman la declaración de la niñera que cuidaba de la pequeña Lucía, ahora con 10 meses. La chica apunta la «sorpresa» que supuso que, justo después de la desaparición de Dana, que Sergio –con quien apenas tenía contacto– intentara «ligar» con ella.

Sergio tenía cuatro detenciones, tres de ellas por violencia de género y su familia narra como cavó un hoyo para enterrar a una novia con 21 años

Así, los testigos describen a Sergio como una persona «violenta, mendaz y con rasgos psicopáticos». La Guardia Civil incide en «su carácter violento», que atestiguan las cuatro detenciones que tiene hasta la fecha por malos tratos en el ámbito familiar y especifican que tres de ellas son por violencia de género a víctimas distintas. Su expareja le define ante los investigadores con una personalidad «violenta y mentirosa» y le narra cómo sufrió malos tratos, pese a que «aparentaba ser cariñoso y bueno con ella».

Su padre y su hermana narran un macabro episodio ante la Guardia Civil de Sergio, cuando este sólo tenía 21 años y lo vieron cavando un agujero en el campo. Según testifican, el supuesto asesino de Dana tenía una novia por aquel entonces y la relación se acabó rompiendo. Sus familiares explican que Sergio reaccionó excavando un hoyo en una de las fincas del padre y que, según les reconoció, era para «enterrar allí a su novia».