Patinetes estacionados a los pies de la Catedral de Málaga
Patinetes estacionados a los pies de la Catedral de Málaga - ABC
MOVILIDAD

Málaga, incapaz de poner orden a la maraña de patinetes eléctricos

Los vecinos instan a la Junta a que compruebe si el estacionamiento de estos vehículos dañan el Plan Especial de Protección de los edificios BIC

Málaga Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

A los pies de la Catedral una decena de patinetes eléctricos aguardan a que alguien decida arrancarlos. Así amanece, atardece e, incluso, anochece la Manquita día tras día. Una estampa donde convergen las nuevas formas de movilidad con el descontento de quienes reclaman que las aceras son de los peatones. En Málaga hay dos bandos, pero ninguno es del Ayuntamiento, quienes aún no han puesto orden pese a la insistencia de las asociaciones de vecinos del centro de la ciudad.

La DGT está empezando a tomar cartas en el asunto, tal y como aseguró el director general, Pere Navarro, esta semana en un encuentro de movilidad celebrado en Málaga. Los patinetes eléctricos podrán circular por la calzada y por los carriles bici. Eso sí, los ayuntamientos serán quienes tengan la última palabra, gestionando su uso en las vías públicas de las ciudades. La entidad nacional se limita a aportar el marco general de la legislación.

Esta nueva forma de movilidad está revolucionando las ciudades, para bien o para mal. Los fieles defensores de estos vehículos se acogen a la revolución tecnológica, pero los antagónicos se limitan a instar una regulación. «No se pueden dejar en cualquier lado», critican desde la Asociación de Vecinos Centro Antiguo de Málaga. Están molestos de tener que ser ellos quienes tengan que reclamar al Ayuntamiento una actuación. «No hacen nada de nada».

«Que respeten el patrimonio y no privaticen la vía pública». Así de contundente es Alejandro Villén, vicepresidente de la Asociación, que denuncia a través de Twitter los estacionamientos inapropiados de este tipo de vehículos. En mitad de una acera, a los pies de la Catedral o apoyados en esculturas. Acciones que entorpecen el flujo peatonal en arterias de la ciudad o en callejuelas aledañas.

Las llamadas al Consistorio y a Patrimonio han sido constantes. Incluso han dirigido escritos a la Delegación Territorial de Cultura, que tiene las competencias en Bienes Culturales y Museos, para que estimen oportuno si se deben acometer actuaciones. En el escrito presentado mantienen que se han detectado «patinetes apoyandos en fachadas de edificios BIC -Bienes de Interés Cultural-», por lo que socilitan que se estudie si «esta ocupación incumple el Plan Especial de Protección», para que se de luz verde para tomar las medidas oportunas.

Y a estas acusaciones de inacción se suman las asociaciones de discapacitados, quienes alzan la voz para denunciar las consecuencias que están teniendo en personas ciegas o que necesitan moverse en silla de ruedas. En calles con aceras estrechas como Carretería, en ocasiones, se pueden encontrar patinetes entorpeciendo el paso. Una persona con movilidad reducida no puede pasar, «lo mismo sucede en el Soho» explica Villén, quien no entiende que con motivos de peso como éste el Ayuntamiento no de un paso al lado de los viandantes.

«Al final, son los colectivos vulnerables los que más lo están sufriendo» apunta. En plazas grandes; como la del Obispo, donde se encuentra la Catedral de Málaga; es común que los patinetes se encuentren pegados a las paredes o negocios, «un gran peligro para los invidentes», quienes se guían por los muros o fachadas para no desorientarse.

Málaga cuenta con una flota de más de 600 patinetes eléctricos de alquiler. Desde que la primera empresa, VOI, desembarco en Málaga hace cuatro meses han aterrizado cuatro más, pero tan solo se han interpuesto 40 multas. Una cifra insignificante para el perjuicio que están causando, tal y como denuncian desde la Asociación, quienes acusan al Ayuntamiento de no «subsanar problemas que generan un clima de desgobierno e impunidad».

Ante tales declaraciones, desde la Asociación de Vecinos Centro Antiguo de Málaga entienden que los Vehículos de Movilidad Personal (VPM), como es el caso de los patinetes eléctricos, son una «buena propuesta de transporte sostenible y ecológico», capaces de reducir la contaminación en las ciudades. Ante tal afirmación, animan a que haya una regulación y se generen actuaciones políticas que fomenten y faciliten este tipo de movilidad, siempre y cuando se respeten los espacios peatonales y la circulación.

La DGT comeinza la regulación

La Dirección General de Tráfico ( DGT) espera que el Consejo de Ministros apruebe un real decreto antes de verano, para que los vehículos de movilidad personal, como los patinetes eléctricos, no puedan circular ni por las aceras ni por las carreteras y lo hagan sólo por los carriles bici o las calzadas de las ciudades.

Las aceras, territorio del peatón, podrán ser usadas por estos «juguetes» siempre y cuando no superen los 6 kilómetros por hora y, además, están obligados a tener algún tipo de homologación o de certificación para que puedan circular.

En este sentido, se bajará el límite genérico de velocidad de 50 a 30 km/h en las calles de un carril por sentido o un único carril con el fin de ayudar a reducir los accidentes de una forma significativa y a facilitar la convivencia entre distintos usuarios de las vías públicas, como peatones, bicicletas, motos, coches y furgonetas.