Fachada del Ayuntamiento de Marbella
Fachada del Ayuntamiento de Marbella - EFE
POLÉMICA

Marbella paga más a enchufados de la etapa de Jesús Gil que a sus funcionarios

Solo 700 de los 3.500 trabajadores municipales han accedido a su puesto por oposición

MARBELLA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Ayuntamiento de Marbella, gobernado ahora por Ángeles Muñoz (PP) tras la moción de censura del pasado agosto con OSP (Opción Sampedreña), tiene un problema laboral de complicada solución. Los empleados municipales procedentes de los Organismo Autónomos Locales (OAL) cobran sueldos más abultados, tras su integración como plantilla municipal, que los propios funcionarios del Consistorio. Este hecho provoca las quejas de muchos funcionarios por la procedencia de estos compañeros. Las diferentes OAL fueron fundadas por Jesús Gil y se hicieron para poder enchufar gente en la administración del Ayuntamiento sin pasar examen alguno. Son el sustento de las mayorías absolutas de la etapa del «gilismo» y ahora sus más de 800 empleados son personal laboral del Ayuntamiento desde octubre de 2016.

«Un auxiliar llegado de una OAL gana más que un auxiliar administrativo que entrara por oposición», remarcan fuentes del equipo de gobierno, que dicen que no pueden hacer nada contra eso, puesto que el informe jurídico de Secretaría para la equiparación salarial, presentado el pasado viernes en el pleno, expone que no se les puede rebajar el sueldo porque eso «sería una discriminación y ganarían si fueran a juicio».

«Ingentes pluses»

Sin embargo, el equipo de gobierno marbellí, «por razones de justicia», sí que les ha tocado los «ingentes pluses» que cobraban estos empleados y que, en muchos casos, son heredados del «gilismo». «Con la bajada de los pluses nos arriesgamos a que vayan al juzgado y tener que afrontar un proceso judicial», explican.

La integración de los trabajadores era un compromiso que el PP arrancó en 2015 y que terminó el PSOE en 2016, pero lo dejó abierto y no tocó el tema de los salarios. El pasado viernes, el PP volvió a afrontar el problema para culminar el proceso con éxito, pero se encontró el aprieto de la equiparación salarial de estos empleados.  Costarán 45 millones de euros al año al Consistorio y crean un punto de fricción con parte de los funcionarios, que ven como son los que tienen que asumir la responsabilidad en sus áreas del trabajo sobre proyectos que hacen otros compañeros que cobran más que ellos.

El proceso ha debido ser negociado, sin que los empleados laborales del Consistorio y los funcionarios hayan puesto problemas a esta integración. La mesa unificada de negociación dio el visto bueno a esta equiparación, sabiendo que había descontento y que la equiparación no se podía hacer de otra forma, según los informes jurídicos al respecto.

En el trasfondo de todo está un problema de déficit de funcionarios. Marbella tiene alrededor 3.500 empleados -dependiendo de los contratos temporales-. De esa cifra, sólo 700 son funcionarios, según los datos de la Junta de Personal, que van más allá al explicar que 400 son agentes de la Policía Local y un centenar son bomberos. Por lo que sólo 300 serían funcionarios en tareas de gestión. Los otros 2.800 empleados serían personal laboral indefinido y temporal.

«Una oferta pública masiva y general de empleo arreglaría todos los problemas, pero no se puede hacer», explican fuentes del equipo de gobierno, que lamentan que la ley, hasta el momento, sólo les permita reponer las jubilaciones. La oferta pública obligaría a ese personal indefinido a opositar por sus plazas y acabaría con el mismo rango y sueldo que los funcionarios actuales.