Un Rolls&Royce aparcado en Puerto Banús junto a los yates
Un Rolls&Royce aparcado en Puerto Banús junto a los yates - J.J.M.
ECONOMÍA

Las marcas de coches de lujo buscan clientes en Marbella

Rolls&Royce es la última que está en Puerto Banús mostrando sus nuevos modelos para captar compradores

Marbella Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El año pasado fue Tesla la que buscó clientes para sus modelos eléctricos en Marbella. Se instaló en la plaza Antonio Banderas de Puerto Banús, ofreció pruebas, experiencias y precios. Buscaba al cliente de alto poder adquisitivo que discurre por el lugar. A las fortunas árabes, británicas, nórdicas y americanas que pasan parte del mes de agosto en la «meca» del lujo andaluz. Este año ha sido Rolls&Royce el que se instala con el mismo fin.

Rolls&Royce Motors Cars está en Puerto Banús para presentar los modelos más emblemáticos de la compañía. Lo hace sabedor de que en los yates que atracan en la zona vienen algunos desus mejores clientes o de los que pueden ser sus futuros compradores. Por esta razón, hasta el 17 de agosto, un selecto número invitados tendrán la oportunidad de disfrutar de pruebas de conducción de ocho modelos de la firma de vehículos británica.

La compañía fue adquirida por BMW en 1998, que se hizo con el «espíritu del éxtasis», como se conoce al ángel que corona el morro de los vehículos, que suelen ser hechos por encargo. Al igual que Bentley, que fue adquirida por la marca en 1931 y que también ha vivido puestas de largo en Marbella. Es el caso del modelo Mulsanne que fue presentado en Marbella antes de comenzar a comercializarse en España. Fue en C. Salamanca, el principal concesionario de venta de este tipo de coches de alta gama de Marbella.  

Ferrari y Aston Martin

No es la primera vez que Puerto Banús acoge una iniciativa de estas características, ya que recientemente ha sido sede otros eventos relacionados con el mundo del motor de lujo. Es el caso de la XI Concentración Nacional del Club de Mercedes W107 o la concentración del Club Ferrari, que tiene un nutrido grupo de miembros en Marbella. Algo que se puede constatar en las promociones de mansiones de lujo en la zona. En La Zagalata en Benahavís se han llegado a concentrar en una fiesta para vender una de las villas más de una treintena bólidos italianos.

Otras marcas como Maserati son patrocinadores de eventos, tanto en Marbella como en Sotogrande con el polo, y reúnen a sus directivos en hoteles de la ciudad. Incluso empresas como Aston Martin tienen Marbella en su punto de mira comercial para instalarse a Marbella, tras abrir su primer concesionario en Madrid el año pasado.

El puerto más caro

La apuesta de estas grandes marcas se suma a las buenas noticias que está arrojando el puerto este año. Llega cuando el informe anual de «Engels&Völkers Yachting», el área dedicado a la náutica de una de las inmobiliarias más pujantes del sector lujo del viejo continente, eligiera el puerto deportivo como el más caro de Europa. Situó el coste del amarre para las embarcaciones de más de 55 metros de eslora durante la temporada alta en la primera posición por delante de destinos como Mónaco o Ibiza.

Esto se suma a la presión ejercida sobre el turismo «low-cost» en toda la ciudad por parte del Consistorio. Medidas como la guerra al «top-manta», la mayor seguridad o la aplicación de las normas de decoro están haciendo que las firmas de lujo vuelvan a abrir sus boutiques en este enclave, que tiene una de las mayores concentraciones de firmas de alto nivel por metro cuadrado de Europa por la afluencia de grandes fortunas a sus calles, que ahora también buscan los grandes constructores de coches de lujo.