El número de viajeros se ha incrementado un 4,9% con respecto al verano de 2018.
El número de viajeros se ha incrementado un 4,9% con respecto al verano de 2018. - ABC

Más de siete millones de turistas visitaron la Costa del Sol este verano

El impacto económico en la provincia ha superado, según cálculos de la Diputación de Málaga, los 7.500 millones de euros

Málaga Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El verano de 2019 ha permitido a la Costa del Sol batir de nuevo su récord. La Diputación de Málaga ha hecho balance este lunes de lo que ha supuesto la actividad turística durante los meses de junio, julio y agosto, en los que 7.368.000 turistas visitaron la provincia. La cifra supone un incremento del 4,9 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior. Concretamente, 290.000 turistas más que han elegido Málaga para pasar sus vacaciones.

Según los datos facilitados por el presidente de la Diputación Provincial, Francisco Salado, de este aumento en el número de turistas se deriva también el crecimiento en un 6,5 por ciento del empleo hotelero, generando 1.106 puestos de trabajo más que en 2018. «Esta cifra implica más riqueza, más aumento de los ingresos de las familias malagueñas que trabajan en el sector turístico de la Costa del Sol», ha dicho Salado, que ha explicado que, aunque aún están cerrando los cálculos, los ingresos turísticos podrían superar los 7.500 millones de euros. Una cantidad -ha señalado- «muy importante para el producto interior bruto (PIB) de la provincia de Málaga».

En el aeropuerto, la cifra de viajeros alcanza los 3.229.240. Crece el mercado internacional, en un 4 por ciento, pero es el mercado nacional el que experimenta un aumento más destacado. Un 8,2 por ciento más que sitúa en 428.394 el número de turistas españoles que han elegido la Costa del Sol. Sin embargo, Reino Unido sigue siendo el principal país emisor de viajeros y, pese a la amenaza del Brexit, un total de 1.012.304 pasajeros llegaron al aeropuerto en los meses de junio, julio y agosto.

El presidente de la Diputación ha destacado el incremento significativo de los turistas procedentes de Irlanda (+5,2%) y de Francia (+6,6%). En contraposición, este verano han descendido el mercado danés (-10,2%) y el alemán (-1,7%). En cuanto a las llegadas en AVE, las cifras también crecen hasta alcanzar los 293.000 pasajeros, frente a un considerable descenso de las llegadas en cruceros respecto al año pasado (-32,9%).

Cerca de dos millones de turistas (1.945.856) se han alojado en hoteles, donde la estancia media se ha situado en 3,84 días. Un leve descenso respecto al anterior ejercicio que se compensa con el «buen dato» de los ingresos medios por habitación, que rondan los 104, 65 euros. Salado se ha referido igualmente al crecimiento de la oferta reglada, que experimenta una subida del 41 por ciento en el número de establecimientos turísticos y del 20 por ciento en el número de plazas, alcanzando las 386.745 camas.

A preguntas de los periodistas sobre la posible incidencia del Brexit en el futuro, ha aclarado que el turista británico va a continuar viajando a la provincia porque «la historia turística del Reino Unido está unida a la Costa del Sol» y ha sido elegida por generaciones enteras de una misma familia. Además, ha indicado que Turismo Costa del Sol, ente dependiente de la Diputación, va a reforzar sus campañas de promoción para hacer frente, además del Brexit, a la recesión económica que sufren países europeos como Alemania y a la caída del consumo en España. «Tenemos que fidelizar al turista español y, sobre todo, explorar nuevos mercados», ha apuntado Salado que apuesta por impulsar acciones en países como Brasil, Uruguay, Argentina o los mercados americano y asiático.