La tarjeta de residencia de Popovich le ubicaba en la urbanización Cerros del Águila de Mijas
La tarjeta de residencia de Popovich le ubicaba en la urbanización Cerros del Águila de Mijas - G.MAPS
SUBASTAS EXPRÉS

Mijas adjudicó una de sus casas a un buscado proxeneta serbio

La Guardia Civil descubre a Dejan Stonic, que con la identidad falsa de Milan Popovich compró un inmueble de 84.000 euros por 17.900 en una subasta exprés

MijasActualizado:

El Ayuntamiento de Mijas embargaba entre 2004 y 2013 propiedades por deudas de sus dueños en el pago del IBI, basura o en el impuesto de vehículos. Luego una trama mafiosa se saltaba los procedimientos administrativos y, con informes favorables de la Asesoría Jurídica del Consistorio, las adjudicaba muy por debajo de su valor al primer postor que cubría la deuda que pesaba sobre la vivienda. La lista de agraciados en estas subastas exprés es extensa.

La Guardia Civil identificó, en una investigación que arrancó en 2015, y desvelada por ABC, a varios particulares, empresas o administradores de mercantiles que habían comprado propiedades embargadas de forma irregular, incluso a personas muertas. Entre estos agraciados hay un proxeneta internacional buscado por las fuerzas de seguridad, que se hacía llamar Milan Popovich para participar en el proceso de adquisición.

Su verdadero nombre, según los investigadores, sería Dejan Stonic y es de origen serbio. Sobre este misterioso delincuente internacional recaen antecedentes por delitos de tráfico ilegal o inmigración clandestina de personas con fines sexuales. Se dedicaba, según las fuerzas de seguridad, a la trata de seres humanos para la prostitución. En las bases de datos de la Guardia Civil se le atribuye también la comisión de delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico. En total este serbio, que se afincó en Mijas en un piso embargado de forma irregular a la mercantil Pueblo Holidays Internacional, tiene 13 identidades diferentes constatadas.

¿Quién es?

En la base de datos de la Policía Nacional se le identifica, según la documentación a la que ha tenido acceso ABC, como Matej Zrnec y Matijas Pek. Sin embargo, la Guardia Civil le tiene además de como Popovich y Stonic, como Tadija Ilic, Metej Mauric, Boban Holcer, Branko Ciric, Gorazd Demsar, Darko Juric, Ljubomir Stojkovic, Domagoj Sustic e Ilja Tadic. En el documento de identificación, que aparece el informe de la investigación sobre cómo compró el inmueble y que lleva el Juzgado de Instrucción 1 de Fuengirola, se reseña que nació en 1977, que era residente legal en el país, tenía un familiar en España con residencia permanente y vivía en Cerros del Águila en Mijas.

Se desconocen las razones por las que este proxeneta recaló en esta localidad de la Costa del Sol. No se explica si seguía ejerciendo los negocios ilícitos por los que le constan antecedentes, pero sí que adquirió y revendió un inmueble embargado de forma irregular. Aunque no se especifica si la Mesa de Subastas del Ayuntamiento conocían su dedicación en la sombra.

Se le pierde la pista

Lo cierto es que Milan Popovich acudió a entregar un cheque en un sobre cerrado al Consistorio para hacerse con un bajo en la calle Urbano de Mijas. El inmueble había sido embargado por una deuda de 8.806 euros, que se elevó a 14.700 euros durante el procedimiento y cuyo valor real, según la valoración de los técnicos municipales, era de 84.275 euros. Tras quedarse desierta la subasta dos veces, Popovich entregó una oferta ante la Mesa de Subastas del Ayuntamiento de 17.900 euros el 4 de febrero de 2013. Eso bastó para que le fuera adjudicada la titularidad de la vivienda el 22 de abril de 2013.

Sin embargo, cuando la Guardia Civil consultó las bases de datos policiales en la última ampliación de la investigación sobre las subastas exprés este año, se dio cuenta de que Popovich había desaparecido. El inmueble pertenece a otra persona, por lo que concluyen que el serbio lo debió vender y remarcan que el valor catastral en la actualidad es de 60.000 euros. Sobre la propiedad pesa una investigación paralela para saber si la adquisición que hizo el proxeneta fue con documentación falsa.