El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, y el portavoz de Ciudadanos, Juan Cassá
El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, y el portavoz de Ciudadanos, Juan Cassá - ARCHIVO
POLÍTICA

Moción de Ciudadanos en Málaga contra el PP «para tocar los cojones»

Un desliz en una iniciativa del grupo naranja en el Ayuntamiento evidencia el espinoso momento que pasan las relaciones entre ambos

MálagaActualizado:

«Creo que en eso son bastante escrupulosos, pero básicamente es por si quieres tocar los cojones». El grupo municipal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Málaga ha presentado una moción para la próxima comisión de Economía en la que solicitan realizar una auditoría de los contratos públicos realizados por el Consistorio.

En concreto, los ediles naranjas pretenden conocer el grado de cumplimiento de la reciente ley de contratos estatal que ha servido para aplicar en España diversas directivas europeas y que tantos quebraderos de cabeza está dando a muchas instituciones,.

En uno de los puntos en los que argumentan el porqué de su petición, el portavoz naranja y su viceportavoz, firmantes de la moción, aluden a la necesidad de conocer el grado de aplicación de la ley en estos contratos.

Pero a renglón seguido queda clara la intención real de la propuesta. Pues en el texto de la iniciativa se añade, entre paréntesis, «creo que en eso son bastante escrupulososos, pero básicamente es por si quieres tocar los cojones».

Es decir, poca duda hay sobre el grado de cumplimiento del equipo de gobierno popular con respecto al objeto de la auditoría que se exige. Y queda patente que el ruido político, a escasas semanas de la celebración de las elecciones municipales, es primordial.

Fuentes de Ciudadanos explicaron a ABC que a la moción, «hecha en equipo», se le iban haciendo acotaciones. Y finalmente, la entregada en el registro no era la versión definitiva. «Los errores y erratas ocurren», justificaron, recordando que en el Ayuntamiento se hacen «entre 400 y 500 por grupo y mandato».

Pero aunque se trate de una falta de filtrado de los borradores previos, sí evidencia el espinoso momento por el que atraviesan las relaciones entre ambos partidos. Sobre todo después de que Cs retirara su apoyo al PP, al que ha respaldado todo el mandato, por la investigación de dos ediles populares inmersos en una causa judicial por presuntas injerencias en el área de Urbanismo.

Desde entonces, el presupuesto municipal, muchos grados de testosterona mediante, está bloqueado.