Los trabajos que se están realizando en Totalán para el rescate de Julen - F. Silva
Rescate de Julen

«La fe de muchos ha movido una montaña para hallar a Julen en Totalán»

La subdelegada del Gobierno en Málaga, María Gámez, destaca el trabajo que se está haciendo para sacar al niño del pozo en Totalán, pese a las adversidades

Totalán (Málaga)Actualizado:

Se ha tenido que abrir una mina, una cantera, eliminar una montaña para poder habilitar una vía por la que los equipos de rescate puedan llegar a Julen. «Dicen que la fe mueve montañas. Aquí literalmente la fe de muchos ha movido una montaña para hallarlo», escribió María Gámez, subdelegada del Gobierno en Málaga, en su última visita a la «zona cero» del rescate del pequeño Julen en Totalán.

Gámez que lleva a pie del cañón desde el domingo 13 de enero lamentó el nuevo revés que el terreno dio a los rescatadores. «Lamentablemente hoy no ha podido ser, pero allí siguen todos trabajando para llegar cuanto antes», afirmó en el mismo mensaje, antes que saliera el equipo técnico y el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, a dar cuenta de las razones de los últimos retrasos en la construcción de pozo de rescate.

Sobre las 6.15 horas de la madrugada del martes hubo que izar 42 metros de tubo de 1,2 metros de diámetro para volver a perforar el pozo. El rescate volvió a paralizarse. Se levantó el tubo, se rellenó el pozo y se metió la broca para perfilar la piedra que impedía bajar al «encamisado» hasta los 60 metros. Sobre las 6.00 horas de este miércoles, la perforadora había terminado de «reperfilar» el pozo. Se acometieron trabajos de limpieza del interior de este túnel vertical y se comenzó a entubar de nuevo –según fuentes de la subdelegación del Gobierno–.

Una vez acabados estos trabajos, y construida una nueva plataforma de trabajo 12 metros sobre la boca del pozo, comenzarán los trabajos de rescate. Ocho mineros de Asturias, en turnos de dos, bajarán a 72 metros de profundidad para buscar con una galería de cuatro metros el punto donde se cree que está el pequeño Julen, que aún no ha sido avistado en el interior del pozo. Si la dureza de la roca fuera «extrema», como se supone hasta ahora, las parejas podrían ser de mineros y bomberos para poder hacer más relevos y combatir el cansancio de los hombres que tienen que picar a mano una mina hasta Julen.

Ya en la mañana del miércoles y superados esos problemas, María Gámez, que vuelve a estar sobre el terreno como cada día, aseguró en sus redes sociales: «Cada hito, un chute de ánimo. Cada desafío, una razón para seguir luchando. La ventana del tubo, todo un símbolo, ya está preparada, la puerta para entrar a por Julen».