El presidente del consejo del Museo Picasso, Bernard Ruiz-Picasso, el viceconsejero andaluz de Cultura, Alejandro Romero, el comisario de la muestra, Eugene Blume, la galerista Angeles Westwater y el director del Museo Picasso de Málaga, José Lebrero, en una de las obras en el patio del Palacio Buenavista
El presidente del consejo del Museo Picasso, Bernard Ruiz-Picasso, el viceconsejero andaluz de Cultura, Alejandro Romero, el comisario de la muestra, Eugene Blume, la galerista Angeles Westwater y el director del Museo Picasso de Málaga, José Lebrero, en una de las obras en el patio del Palacio Buenavista - J.J.M.
Arte

El Museo Picasso de Málaga organiza la mayor retrospectiva sobre Bruce Nauman en 25 años

«Estancias, cuerpos, palabras» estará abierta hasta el próximo 1 de septiembre con 87 obras para desgranar la «complejidad de la mente» de este autor

MálagaActualizado:

Bruce Nauman (Estados Unidos, 1941) es uno de los artistas conceptuales más importantes del siglo XX, aunque para algunos expertos esa definición, como tantas otras, no agrupen el total de su obra. Multidisciplinar como pocos, el centro de toda su obra es «la condición humana». A lo largo de medio siglo, el artista ha trasmitido los riesgos morales del ser humano y la emoción de estar vivo, para ello siempre intentó traspasar los límites del arte, fijándose en Pablo Ruiz Picasso, al que llegó a calificar como «su gran reto» y como «su principal influencia». El Museo Picasso de Málaga inaugura desde este lunes la mayor retrospectiva sobre el americano que se ha hecho en los últimos 25 años en España. Estará abierta hasta el 1 de septiembre. La anterior la hizo el Reina Sofía para mostrar por primera vez a un autor que ahora se redescubre.

Bajo el título de «Estancias, cuerpos, palabras», según José Lebrero, director artístico del centro de arte, con la «bendición» del propio autor se descubre la «complejidad de la mente del artista», a la vez que «reflejar su espíritu». Esto se hace en una «reflexión» de 87 obras en las que 11 esculturas, 4 instalaciones arquitectónicas, 8 instalaciones de otro tipo, 8 obras de neón, 12 fotografías, 28 obras gráficas, 5 dibujos y 11 vídeos.

Algunas de ellas, como con «Tortura del payaso», que se expone entre los restos arqueológicos del museo, se obliga a la institución a plantear nuevos límites expositivos. Y es que la muestra sobre Nauman abre espacios nuevos o que no son habituales para las visión de pinturas o esculturas, como son también la biblioteca del museo, los pasillos o el propio Palacio de Buenavista.

Vida, muerte, sexo, negación, ambigüedad, tensión, ilusionismo… El artista juega con la mente del visitante. Le muestra caminos a través de sus propios sentimientos. Es lo que pasa con sus «pasillos». La claustrofobia que sintió al crearlos es lo que trata de mostrar a todo aquel que se adentra. Entre los que lo hicieron en la presentación estuvo el actor Antonio Banderas, que se acercó a conocer la exposición.

Una de las obras expuestas en el Museo Picasso de Málaga
Una de las obras expuestas en el Museo Picasso de Málaga - J.J.M.

Un claro desafió a la categorización artística, según los comisarios, para provocar reacciones físicas y morales con su obra. Así ocurre con «Für Kinder», una habitación con una luz amarilla incómoda donde la voz de Nauman repite en bucle esas palabras, que en español significan «para niños».

Buscando siempre la definición que hizo de su obra Neal Benezra, director del San Francisco Museum of Modern Art, cuando dijo que Bruce Nauman «integra con éxito nuestra conciencia con nuestras sensaciones». Aquel San Francisco revolucionario, que luchaba por los derechos sociales, que iba en contra de la Guerra de Vietnam, que se opinía a la discriminación racial, que viajaba entre las ideas progresistas, socalistas y comunistas, fue el ambiente en el que se comenzó a desarrollar la obra de un autor que dejó escrito en sus neones que «el verdadero artista es aquel que ayuda al mundo revelando las verdades místicas».

De allí pasó a un Nueva York en ebullición artística, donde alcanzó la máxima influencia. Se convirtió en un artista de culto, sobre el que se reflexionaba al más alto nivel. Ahora crea desde 1972 desde Nuevo México. Su actual estudio y su forma de construir sus obras se puede ver también en la muestra, donde un pequeño «set» con una fotografía y unas pantallas permiten conocer el actual espacio de trabajo de este autor.

Con Picasso comparte ideario político y es una influencia notable, como también lo es la música contemporánea de John Cage, la danza moderna de Marce Cunningham o la nueva literatura de Samuel Beckett. La fenomenología y el conductismo de La Gestalt o la filosofía de Ludwig Wittgensteinen la crítica a la validez del lenguaje y a su representación con obras como «Violins/Violence». «Se le ha considerado un iconoclasta, pero su punto de partida es la representación de la figura humana, como en la Antigua Grecia o en el Renacimiento», aseguró Angela Westwater de la Sperone Westwater Gallery de Nueva York.

Traducción de su voz

Además, la exposición en Málaga es una oportunidad para tener su pensamiento en español. Se ha traducido «Por favor, preste atención, por favor: palabras de Bruce Nauman. Escritos y entrevista» de Janet Kraynak. Un libro que la editorial MIT editó en 2005 para «demostrar la complejidad conceptual y filosófica de lo que parece ser, a primera vista, una práctica artística de componentes radicalmente diferenciados, que no parecen estar relacionados».

Es una obra de relevancia a la hora de estudiar a un autor que guarda silencio ante todo lo que tiene que ver con el estudio de su arte. Nauman no escribe reseñas, ni ofrece charlas públicas. Lo que se percibe es sólo silencio, que es ocupado por obras como la de Kraynak o por muestras que invitan a la reflexión sobre el propio auto, como la que inaugura este lunes el Museo Picasso de Málaga para completar una trilogía de arte de contemporáneo heredero de la ruptura de las reglas de arte que promulgó Pablo Picasso.

Se incluyen en este grupo de exposiciones que ya llevaron a cabo de Jackson Pollock «La energía hecha visible» y «Warhol. El arte mecánico», esta última seleccionada como mejor exposición del año pasado en España. «Tres generaciones que nos dan una visión en conjunto de la evolución del arte en Estados Unidos», remarcó José Lebreo.