Torso del menor con las múltiples picaduras de pulga
Torso del menor con las múltiples picaduras de pulga - ABC
EDUCACIÓN

Dos niños acaban en urgencias en Vélez-Málaga por picaduras de pulgas en el colegio

Los menores son alumnos del colegio «Reñidero» donde los padres ya dejaron de llevar a los alumnos a clase por la plaga de este insecto

MÁLAGAActualizado:

Lista de casos de picaduras de pulgas en el colegio Augusto Santiago Bellido «Reñidero» de Vélez-Málaga sigue creciendo. Dos de los alumnos de este centro tuvieron que acudir a Urgencias ayer martes a causa de las picaduras de estos insectos, como reseñan los informes médicos a los que ha tenido acceso ABC. El primero está fechado a las 9.34 de la mañana. Los doctores atendieron a una niña con picaduras en la cara, extremidades y el interior del tronco. El ataque de las pulgas le produjo una fuerte reacción alérgica, que le hinchó la cara y el ojo –según la madre–. Los restos de la inflamación se podían observar en su rostro incluso al salir de clase pasadas las 14.00 horas, aunque ya había desaparecido el escozor. En el centro de salud se le prescribió un tratamiento y recomendaciones para no agravar las heridas causadas por el insecto.

Por la tarde, se volvió a dar otro caso similar tras las actividades extraescolares. En esta ocasión, el afectado fue un niño. El diagnóstico es una picadura múltiple de insectos en el tronco y brazos. Pese a que este menor no presentaba un cuadro alérgico, los doctores reseñan en el informe médico de Urgencias, con alta a las 18.24 horas, una sobreinfección de las heridas producidas por las pulgas. En ambos casos, los médicos que trataron a los menores reseñaron que se trataba de «pápulas» –lesiones en la piel– en un cuadro de prurigo, una enfermedad en la que se presentan estas heridas causadas por la picadura de insectos.

Los padres siguen en pie de guerra y el colegio lleva un registro de casos. El foco está en una parcela colindante al centro educativo que se encuentra abandonada. El Ayuntamiento fumigó después de la presión de los padres el pasado 14 de noviembre, que llegaron a dejar el colegio medio vacío en señal de protesta. Sin embargo, los casos no han cesado. La semana pasada los padres ya aportaron nuevos informes médicos por picaduras de las pulgas y pidieron que se fumigara también el colegio, ya que sospechan que el foco está también en las zonas del centro aledañas a la superficie en la que se actuó.

La Junta de Andalucía asegura que se va a proceder a otra pulverización en Navidad, ya que no puede ser antes porque exige cerrar el centro seis o siete días por la toxicidad de los productos usados. El gobierno andaluz insta al Ayuntamiento a solucionar el problema en el terreno abandonado. «El problema es de la parcela de al lado. Tiene que ser el Consistorio el que se encargue», apuntan en la Delegación de Educación de Málaga. Pero lo padres insisten en que las pulgas están también en el centro y que debe ser fumigado al mismo tiempo que la propiedad abandonada. «Que las picaduras se producen en el centro es imposible saberlo. Nadie puede probar que se hayan producido dentro del colegio», zanjan en Educación.