Agentes del operativo de la Policía Nacional - ABC
Tiroteo

Año Nuevo en La Palmilla de Málaga con 50 balazos y una plantación de marihuana

Dos tiroteos en la madrugada y tarde del pasado 1 de enero en esta conflictiva barriada deja también daños en una vivienda por una bala perdida

MálagaActualizado:

El Fin de Año fue caliente en barriada de La Palmilla de Málaga. Dos tiroteos sembraron el pánico e hicieron desplegarse a las Fuerzas de Seguridad en esta problemáticas calles. La Policía Nacional se ha hecho cargo de la investigación. Trata de esclarecer el enésimo episodio en el que silban las balas en este barrio deprimido de la capital de la Costa del Sol. No hay detenidos, pero si se conocen los datos tras los dos tiroteos producidos en menos de 24 horas.

Según fuentes cercanas al caso, se han recogido medio centenar de casquillos de balas del suelo y, en la persecución de varios posibles sospechosos por algunos bloques de la barriada, se ha descubierto una plantación «indoor» de marihuana en un piso. Es el balance de una entrada de año que arrancó con una lluvia de plomo en el corazón de La Palmilla.

El primer incidente fue declarado sobre las 1.45 horas de la madrugada del mismo día 1 de enero, mientras se festejaba la entrada del 2019. Según la llamada de un vecino a Emergencias, se trataba de dos familias gitanas de la zona, que se estaban peleando en la calle Eume y en la plaza de Los Verdiales. «No identificó si había heridos, pero dijo que había escuchado lo que parecían disparos», narran fuentes del 112 a ABC. 

Segundo tiroteo

Se comisionaron a la zona varias dotaciones de la Policía Nacional, para hacerse con el control de la situación e investigar lo que había sucedido. Arrancaron una investigación y confirmaron que no se habían producido heridos

Los agentes estaban realizando las pesquisas, cuando volvieron los problemas a la misma calle y a la misma plaza de la barriada de La Palmilla. Fue sobre las 17.30 horas cuando volvieron a silbar las balas. La disputa se había vuelto a despertar. En esta ocasión, incluso hubo armas largas implicadas en el tiroteo. Uno de los proyectiles, según el reporte, habría entrado en una vivienda e impactado en el techo. Habría salido de «algún tipo de subfusil».

Sin heridos, ni detenidos, la investigación sigue abierta por parte de la Policía Nacional que ha recogido, entre el medio centenar de casquillos, muestras de calibres diferentes y pertenecientes a diversos modelos de arma, tanto largas como cortas, e incluso semiautomáticas.

Armas de alto alcance

Algunas de las pesquisas realizadas van encaminadas a cotejar las muestras con el impacto en el techo de la vivienda de calle Olletas, que está a más de un kilómetro de distancia y al otro lado del río Guadalmedina. La distancia daría una idea del armamento usado en estas refriegas entre clanes y la peligrosidad de una bala perdida.

Tras el segundo tiroteo, los agentes desplegados vieron correr a varias personas armadas por la zona de la plaza de Los Verdiales. Eran al menos tres sujetos, que se refugiaron en uno de los bloques de la zona y desaparecieron. Según fuentes de la investigación, no es un lugar fácil para buscar y todo está pensado por los clanes para burlar a las fuerzas de la ley.

Fue en esa persecución donde se incautó la plantación de marihuana. En el lugar hay dotaciones de la Policía Nacional y de la Policía Local, que están llevando a cabo un operativo para tratar de dar con los causantes de estos tiroteos en el día de Año Nuevo.