Uno de los agentes, durante la detención - ABC
Policía

Un policía fuera de servicio detiene en Málaga a dos peligrosos criminales suecos

El agente hizo la intervención con éxito con apoyo del personal de seguridad del centro comercial Vialia contra estos secuestradores

MálagaActualizado:

El agente los reconoció por las órdenes de búsqueda y captura, los siguió y los acabó deteniendo. Estaba fuera de servicio en el centro comercial Vialia, en la Estación de AVE María Zambrano de Málaga. Es allí donde los vio pasar. Era dos hermanos ugandeses, pero nacionalizados suecos. Tienen 35 y 37 años y en vigor sendas órdenes europeas de detención y entrega dictadas por las autoridades de dicho país por el secuestro y posterior tortura de una persona.

El agente de la Policía Judicial de la Comisaría de Málaga los reconoció por las últimas informaciones recibidas desde Suecia sobre ellos a través de los canales de cooperación policial internacional. Los datos de esta documentación los ubicaban en la provincia. Sin embargo, el lugar estaba repleto de turistas y pasajeros, por lo que tomó precauciones antes de detenerles sobre las 14.00 horas del domingo.

A estos dos hermano se les achaca la comisión del secuestro de una persona durante tres días en Suecia en febrero de este año. Son considerados como «muy violentos». Uno de ellos es boxeador olímpico y ambos han pertenecido a una conocida banda motera de la ciudad de Goteborg.

«Muy violentos»

Habrían herido a la víctima con una máquina perforadora y le habrían causado lesiones graves, con la intención de obtener sus claves bancarias y operar con las mismas. Además de eso, cuentan con diversos antecedentes en Suecia, pero no tienen nada achacable en España. La Policía cree que, debido a la presión policial sobre ellos en Suecia, habrían huído a España. Cuando se les arrestó trataban de abandonar la Costa del Sol.

Con estos antecendetes presentes, el policía siguió los pasos de los hermanos por los pasillos de la galería comercial, recabando el apoyo de los vigilantes de seguridad del centro comercial, debido a la peligrosidad de ambos y a la posibilidad de que fuesen armados. El agente identificó a los sospechosos con la asistencia del personal de seguridad del centro comercial y, tras comprobar que se trataba de las personas buscadas por las autoridades suecas, procedió a su detención para llevarlos a la Comisaría de Málaga.