José María Aznar y Ana Botella con la alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz, en Starlite
José María Aznar y Ana Botella con la alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz, en Starlite - Archivo
POLICÍA

Policías piden una garita como la de Pablo Iglesias para la casa de los Aznar en Marbella

El sindicato Jupol solicita que se habilite un espacio digno para los agentes que hacen estas custodias y denuncian que solo hubo un coche patrulla en Semana Santa

MarbellaActualizado:

El sindicato Justicia Policial (Jupol) pide la habilitación de una garita de seguridad dotada de condiciones de habitabilidad dignas, como luz, agua, servicio o calefacción y aire acondicionado en los lugares donde se producen custodias habituales de personalidades. Es el caso de la residencia de los Aznar en Marbella. Este es el emplazamiento donde más guardias se hacen, ya que el expresidente es la personalidad con seguridad asignada que más recala en la ciudad. Por ello, se pide una garita similar a la que tienen los agentes que custodian el chalet de Galapagar donde residen el candidato a la Presidencia de Podemos, Pablo Iglesias, junto a Irene Montero y sus hijos.

La vivienda de José María Aznar y Ana Botella es, de momento, el único lugar donde se podría ubicar este tipo de caseta –según fuentes oficiales consultadas–, ya que explican que es el único sitio donde recalan personalidades con seguridad asignada por el Ministerio de Interior con una constancia a lo largo del año. El resto viene en fechas puntuales, pero no tiene una ubicación tan fija y frecuente.

Muro exterior de la casa de los Aznar en Marbella
Muro exterior de la casa de los Aznar en Marbella - J.J.M.

Sin embargo, entre las mansiones de Guadalmina Baja, la patrulla de la Policía Nacional tiene que andar buscando recovecos y rincones escondidos para desaguar o pasar el turno sentados a la sombra dentro del «zeta» –coche patrulla–. Aparcados sobre unas de las aceras controlan la larga calle, que baja hasta la playa, saliendo del vehículo para estirar las piernas, como explican las fuentes consultadas. Su tarea es vigilar el perímetro o acompañar al expresidente cuando sale a hacer deporte o cuando acude a algún compromiso, como la tradicional Gala Contra el Cáncer.

Mientras tanto, esperan en el coche. El escrito denuncia que los agentes no tienen posibilidad de ser relevados y que han llegado a tener que comer en el interior del coche patrulla o hacer sus necesidades fisiológicas en la vía pública a la vista de todo el mundo. Los problemas, según el sindicato, surgen porque la custodia de estas personalidades se hace «en exclusiva» por una misma pareja de policías durante 24 horas en el exterior de la residencia donde está la persona que tienen custodiar.

Pero no es la única reivindicación que hace este sindicato policial. En el mismo documento, se pide que se elabore un listado de funcionarios para la prestación de servicios extraordinarios con disponibilidad inmediata. De este modo, Jupol trata de evitar que el servicio de Seguridad Ciudadana en Marbella quede al descubierto por falta agentes y revela en el escrito presentado que esta Semana Santa ha habido carencias en las patrullas.

Sin Policía en Marbella

El sindicato explica que la llegada de varias personalidades a Marbella, ha hecho que los diferentes vehículos «zeta» se destinaran a la vigilancia de las zonas y a las salidas de estos altos cargos. Los momentos más críticos fueron el sábado 13 y el domingo 14 de abril, cuando la ciudad llegó a quedarse sin policías para patrullar. Hubo momentos en los que sólo había un coche oficial para asistir a cualquier aviso, pero también horas en las que no había ningún agente disponible si ocurría alguna emergencia en Marbella.

Es la razón por la que se pide al Ministerio de Interior una reestructuración de los servicios en Marbella porque «es una ciudad con enorme actividad», sobre todo en Semana Santa o en el período estival donde dice que la población de esta localidad costera puede llegar a «triplicarse o cuadriplicarse», pero también durante algunos fines de semana al año. «Se requiere una gran presencia policial», explica en su escrito Manuel Hernández, delegado de Jupol.

Entre los servicios que se tienen que atender con escasos medios no solo está la custodia de personalidades, sino también las hospitalarias, el servicio de conducción de detenidos a los juzgados y los requerimientos de los ciudadanos. Todo eso en un estado de alerta antiterrorista 4, como recuerda el escrito.