Los vecinos dudan de que la niña Lucía recorriese sola tres kilóemtros junto a las vías del tren - F. S.
Sucesos

Las preguntas que quedan sin resolver sobre la muerte de la pequeña Lucía, la niña desaparecida en Pizarra

Ni Adif ni Renfe recibieron ninguna orden para que no saliera el primer tren de la mañana, que pudo acabar con su vida

MálagaActualizado:

La muerte de la pequeña de sólo tres años Lucía Vivar entre las vías del Cercanías que cubre el trayecto entre Málaga y Álora sigue despertando demasiados interrogantes. La tesis de que fue un golpe accidental lo que motivó su fallecimiento —certificado por el informe preliminar de la autopsia— sigue siendo la principal línea de investigación. Las pesquisas policiales tampoco han avanzado en ninguna otra línea, como podría ser la del rapto. No ha aparecido ninguna pista que abone esa teoría en las últimas horas, según fuentes cercanas al caso. Los interrogatorios llevados a cabo tampoco alimentan nada que desmonte que a Lucía la mató el tremendo golpe de un tren, siete horas después de que se perdiera.

¿Cómo no se paró el tráfico ferroviario si se buscaba a la niña en las cercanías de una estación de tren?

Es una de las principales preguntas que se han originado a raíz de que la autopsia confirmara la posible muerte accidental. En ella se supo que la niña murió sin más signos de violencia que un fuerte traumatismo craneo-enfálico. Lo que abonaba la prematura versión policial de que había sido golpeada por el paso de un tren, cuando ella estaba acurrucada sobre las vías.

Fuentes acreditadas de Adif y de Renfe confirmaron ayer a este medio que en ningún momento recibieron la orden policial de suspender el tráfico ferroviario pese a que la niña se buscaba desde la medianoche anterior en los alrededores de la estación de Pizarra. Igualmente, fuentes de la Guardia Civil han justificado este hecho en que el perímetro de búsqueda no era único y exclusivo de las vías del tren.

¿Cómo pudo hacer una niña de tres años un trayecto de 3 kilómetros sobre las vías del tren en mitad de la noche?

Es la pregunta más repetida por cercanos y ajenos al caso. Dos médicos y un pediatra consultados por este periódico no dicen que no sea posible pero también tienen serias dudas de que un niño de esa edad pueda cubrir, además sin calzado cómodo -llevaba unas sandalias-, un trayecto tan largo en mitad de la noche y no despistarse. Según los médicos lo normal sería que su sentido de orientación se dejase llevar por las luces que encontrase a los lados del camino. No se ha sabido si la autopsia recoge daños en los pies de este trayecto en el que existen las típicas piedras cortantes entre los raíles, se produjo su paso junto al transitado tanatorio esa noche, y cruzó un puente sin perder su trayectoria.

¿Cómo no vio el maquinista el cuerpo de la niña en el primer trayecto Málaga-Álora y sí en el regreso?

El amanecer en Álora, término municipal donde se encuentra el cadáver de Lucía, se produjo el jueves a las 7.20 horas, según fuentes meteorológicas. No había luna llena que iluminara más de lo normal el camino. Es decir cuando es descubierta por el maquinista está rayando el alba. El trayecto primero del tren de cercanías que supuestamente acabó con su vida cubrió el tramo Pizarra-Álora de las 6.35 a las 6.41 mientras el conductor del convoy frenó el mismo a las 6.51, a su regreso a Málaga, cuando encuentra «un obstáculo en la vía sin signos de arrollamiento», según el mismo parte de incidencias que ya constata la Jefatura de Málaga de Adif a las 7.10 horas.

 ¿Cómo un tren chocó contra una niña y dejó sólo un impacto en su cabeza?

Otra de las conclusiones de los forenses es que la pequeña Lucía murió de un sólo impacto. Si el primer tren de Cercanías con destino Álora fue el que segó su vida cómo es que no presenta más signos de este encuentro mortal, ni señales de haber sido arrollada a lo largo de las vías ni heridas en su cuerpo de su discurrir nocturno por un terreno tan accidentado.

El portavoz del Sindicato Ferroviario Andaluz, José Aroca, sostiene que un golpe de un tren de las características del C2 con un cuerpo de una niña de tres años puede ser sensible al maquinista o no. Y que en circunstancias normales, a pesar de lo anterior, tendría graves efectos sobre su fisonomía, de ir a una velocidad promedio de 80 kilómetros a la hora. Además de ello también alberga dudas de si un cuerpo de esa edad mide menos de los 16 centímetros de altura en postura horizontal para sufrir el golpe y no moverse, como también se supone que ocurrió por las conclusiones de la autopsia.