Salida de uno de los acusados del juzgado de Estepona
Salida de uno de los acusados del juzgado de Estepona - José Palacios
AGRESIÓN SEXUAL

Prisión para los dos policías locales acusados de violar a una chica en Estepona

La joven de 18 años y los testigos se ratificaron en la versión de la agresión sexual por parte de los dos agentes en la mañana del pasado domingo

EsteponaActualizado:

La juez titular del Juzgado de Instrucción 4 de Estepona, Elena Cristina Gallardo, mandó en la noche de ayer jueves a los dos policías locales acusados de violación a la cárcel. La magistrada dicto prisión provisional comunicada y sin fianza para los agentes, según confirmó a la salida del juzgado en calle Delfín la abogada Beatriz de Vicente, representante de la presunta víctima. Los dos agentes llegaron pasadas las 10.00 horas a la sede judicial, pero no comenzaron a declarar hasta las 20.15 horas. Sus comparecencias se alargaron hasta las 00.46 horas, cuando todos abandonaron el juzgado con el decreto de prisión para los dos policías.

Es la primera vez que ambos declaran. Durante los interrogatorios en el Comisaría de Policía de Estepona, tras su detención el pasado lunes, los agentes nunca se habían prestado a colaborar. Se negaron a ofrecer testimonio sobre lo sucedido. La que sí había hablado era la presunta víctima. La chica de 18 años, supuestamente violada, ratificó el jueves ante la juez el relato de los hechos.

Durante una larga declaración, la joven explicó lo que le sucedió la mañana del pasado domingo, tras volver de fiesta con unos amigos de una discoteca del Puerto de Estepona. En el mismo sentido declararon los amigos de la víctima, tanto la chica que salió con un ataque de pánico del apartamento al ver los propósitos de los dos agentes, como el chico que supuestamente trató de impedir la violación y fue reducido y sacado del piso.

«Lo han contado absolutamente todo y se han mantenido bien firmes en su versión»

Ambos testigos ratificaron también la versión de los hechos que habían contado a la Policía Nacional y que propició la detención de los dos policías locales. «Lo han contado absolutamente todo y se han mantenido bien firmes en su versión», explicó el padre de la víctima, quien dijo que, tras acabar de declarar, los tres chicos «estaban como flanes» y se quejó de la dureza de los abogados de la defensa en el interrogatorio.

Los jóvenes contaron como en la madrugada del sábado al domingo pararon el vehículo al ver el coche patrulla. No querían ser sancionados, ya que el conductor había bebido. Explicaron que fue, tras esa maniobra, cuando los agentes se acercaron a ellos en actitud cordial. Sin identificarlos, le dijeron que si había bebido y, al contestar el conductor que sí, propusieron que cogieran un taxi. El taxista también pasó por los juzgados ayer jueves para que se le tomara declaración.

Le aseguraron a los chicos que se fueran en el taxi y que luego ellos llevaban el coche a su domicilio. Los dos policías se presentaron minutos después en el portal, les quitaron las llaves de la vivienda y los subieron a todos al apartamento. Ante la juez, los tres jóvenes ratificaron que los agentes se quitaron la ropa, sacaron cocaína y comenzaron a agredir sexualmente a su presunta víctima. La amiga salió de la casa con un ataque y el novio se quedó para tratar de ayudar a la otra chica ante lo que estaba presenciando.

El otro agente la penetró varias veces, pese a haberse «negado rotundamente»

Según la versión de los jóvenes –la única conocida hasta ahora–, el chico fue reducido por uno de los policías, le arrancaron la ropa a la chica, la acostaron en una encimera, le echaron cocaína sobre el cuerpo desnudo y comenzaron a consumir. Uno de ellos, con la excusa de ir a por mas droga, sacó al chico del apartamento. Fue el momento, según este relato, en el que el otro agente la penetró varias veces, pese a haberse «negado rotundamente» la víctima a mantener relaciones sexuales.

En la calle, la otra chica estaba siendo atendida por la ambulancia, ya que había contactado con el 061. El policía, que bajó a por más droga para seguir la fiesta, avisó a su compañero en el apartamento de la presencia de los sanitarios. Se marcharon del lugar antes de que llegara la Policía Nacional, que los detuvo el pasado lunes acusados de agresión sexual, amenazas, prevaricación y un delito contra la salud pública. Cargos que tras escuchar todos los testimonios la jueza titular del Juzgado de Instrucción 4 de Estepona mantiene, ya con los dos acusados en prisión.