Cabecera de la protesta sanitaria en Málaga
Cabecera de la protesta sanitaria en Málaga - J. J. M.
SANIDAD

Las protestas sanitarias de Málaga pierden apoyos

La manifestación del 12 de marzo ha aglutinado a un millar de personas por la desmovilización de algunos sindicatos

MÁLAGAActualizado:

La marea blanca en Málaga pierde fuerza. La tercera marcha, convocada para este domingo por la plataforma «Por una sanidad pública digna» no tuvo los apoyos esperados. Un millar de personas, según las cifras de la Policía Nacional, reivindicaron por las calles del centro histórico de la capital. «Puede haber sindicatos que hayan llamado a la no movilización, porque están negociando acuerdos que la Junta de Andalucía no van a cumplir», ha explicado Jonathan Andrades, que lamenta la desmovilización sindical y de asociaciones de vecinos por estar a la espera de las promesas del gobierno andaluz. «Llevan incumpliendo desde 2010 y recortando. No espero que vayan a cumplir con su palabra», ha añadido Andrades.

El pinchazo estaría provocado, según representantes de la plataforma, «por los bulos que se han ido creando sobre la politización de las marchas en las asociaciones de vecinos». De hecho, antes de comenzar la marcha sucedieron dos hechos significativos. El primero el minuto de silencio en memoria de Pablo Ráez y el segundo la petición del propio convocante de que desaparecieran de la manifestación todas las identificaciones a partido políticos o sindicatos. «Es una marcha ciudadana y no está adscrita a ningún partido o sindicato», ha explicado Jonathan Andrades, que no pudo evitar que el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) pidiera en una pancarta la liberación de Francisco Molero, en prisión tras los altercados en un intento de asalto al Congreso.

Andrades pide a los sindicatos que, en la negociación con la Junta, incluyan que en el reparto de las partidas presupuestarias se contemple la población flotante que hay en Málaga. «No se trata entre los sindicatos y Junta», ha afirmado el convocante, antes de añadir que «hay un déficit en la ratio de enfermeros y camas públicas que se arrastra desde 2010». «Con la misma población que Sevilla, en Málaga hay seis hospitales, mientras allí hay diez centros hospitalarios. Eso no es buscar la igualdad», ha apostillado Andrades, que ha denunciado que «Málaga está a la cola nacional y que hace falta una batería de medidas de calado. «No un simple lavado de cara», ha concluido.

Pese a esto, la reivindicación de la plataforma sigue vigente. «Reclamamos que se dé una solución al lamentable deterioro que sufre nuestra sanidad pública malagueña», ha señalado Andrades este domingo, que pide al consejero de Salud, Aquilino Alonso, que conteste las cartas que el movimiento ciudadano les ha enviado y que revierta la «situación de crisis humana». «Hay gente que tiene que esperar un año para una operación quirúrgica», ha remarcado el convocante de la marcha, que volverá a enviar una nueva misiva al consejero de Salud tras la protesta de este 12 de marzo.

«Tenemos instalaciones con plantas y camas cerradas por falta de personal. Se tiene que contratar a esos trabajadores perdidos desde 2010. Estamos hablando de más 2.000 personas adscritas al Servicio Andaluz de Salud», ha detallado Jonathan Andrades, que apunta a la necesidad de una renovación de los equipamientos de la provincia antes de afrontar un tercer hospital en Málaga. «Se tienen abrir las camas y plantas cerradas y luego podemos hablar de la puesta a punto de una tercera infraestructura hospitalaria», ha sentenciado Andrades, que explica que para construir un hospital de ese tipo hacen falta 10 años, por lo cual «es muy importante poner a punto lo que ya existe. «Como el Marítimo de Torremolinos o el Hospital Civil, que tienen equipamientos obsoletos», ha matizado.