El alcalde de Torremolinos, José Ortiz
El alcalde de Torremolinos, José Ortiz - Diario Sur - Migue Fernández

El PSOE mantiene la alcaldía en Torremolinos al ganar la votación secreta

José Ortiz consigue los trece apoyos necesarios en un Pleno donde la tensión ha estado asegurada hasta el último momento

MálagaActualizado:

A

Aplausos, abucheos y muchos gritos a favor y en contra de según qué concejal electo votaba en secreto al futuro alcalde o alcaldesa de Torremolinos. Nada era seguro hasta que la urna ha sido abierta para contabilizar los votos de los veinticinco ediles que conforman la corporación. El socialista José Ortiz ha sido el vencedor, tras conseguir los apoyos de Adelante Torremolinos, Por mi pueblo y la exconcejala de Vox Lucía Cuín. Han sido estas dos últimas quienes han mantenido la tensión hasta el último momento, ya que no han manifestado su postura hasta el Pleno celebrado en la mañana de este sábado.

Pese a que la votación ha sido secreta, tanto Avelina González, la única edil electa de Por mi pueblo -formación municipalista presidida por el exalcalde popular Pedro Fernández Montes-, y los tres concejales de Adelante Torremolinos han dejado claro que no apoyarían la candidatura de la popular Margarita del Cid, dejando entrever que pactarían con los socialistas, revalidando la alcaldía una legislatura más. Por su parte, Lucía Cuín, quien no ha intervenido durante el acto, se ha decantado también por el ya alcalde del municipio.

Ciudadanos, quien también tenía parte de la llave de gobernabilidad, ha cumplido lo que ya se hizo públicamente el pasado jueves. Sin desmarcarse de la línea seguida por el partido en casi toda España ha apoyado a Del Cid, tal y como lo adelantaba en su turno de intervención el cabeza de lista de la formación naranja, Nicolás de Miguel. El representante de Vox, Antonio Sevilla, como era de esperar y extrapolando al municipio ese «pacto a la andaluza», ha respaldado a la candidata popular, quien se ha quedado a un solo voto de erigirse como la primera alcaldesa del municipio costasoleño.

El Partido Popular fue la lista más votada en las pasadas elecciones municipales, adelantando al PSOE por tan solo 597 papeletas. Un número suficiente para conseguir un concejal más que los socialistas, quienes han recurrido, de nuevo, a un pacto a cuatro para que el PP no se haga con el bastón de mando que retuvo durante dos décadas (1995-2015).

Desde horas antes de que diese comienzo el Pleno, multitud de torremolinenses aguardaban con tensión el futuro de la localidad. El Salón, repleto y con decenas de personas en pie, ha sido el escenario de intercambios de faltas de respeto, abucheos y gritos. No han sido pocas las veces que el presidente de la mesa -el más mayor de la corporación-, Miguel Obadía (Cs) ha tenido que pedir respeto y silencio durante el transcurso del acto, aunque los asistentes han hecho de oídos sordos y han continuado manifestado su malestar respecto a los diversos concejales electos.

Lucía Cuín, quien ha entrado al Ayuntamiento escoltada, ha sido la peor parada. La palabra «traidora» se podía leer en pancartas con fondo verde que un sector de los asistentes mostraban cuando la exconcejala de Vox ha sido llamada a jurar su cargo y a votar. Cabizbaja y seria, Cuín ha sonreído y aplaudido con especial énfasis cuando el miembro de Adelante Torremolinos y representante de Izquierda Unida, David Tejeiro, ha hecho público su «apoyo y solidaridad» a los concejales que «han sufrido acoso, persecuciones y amenazas», haciendo referencia a los últimos días vividos por Cuín.

La política «no es un espectáculo»

La jornada ha recordado al último Pleno de Investidura, en el que el espectáculo se apoderó de la política. En 2015 Pedro Fernández Montes fue desbancado tras 20 años gobernando. Todas las fuerzas electas, menos el PP, se aunaron para un Gobierno «del cambio», un hecho que no sentó nada bien al exdirigente popular, que terminó entregando su acta de inmediato y abandonando el partido el pasado marzo. Pasaron pocos días hasta que anunció que presidiría la formación municipalista Por mi pueblo, encabezada por Avelina González, quien ha criticado duramente a Del Cid durante su intervención.

«Corrupta y sin honestidad». Son dos de las palabras que González ha dirigido, continuadamante, a la candidata popular. De inmediato, el Salón se ha dividido en dos bandos. Detractores y seguidores de ambas ediles no se han quedado callados y ha provocado que Obadía pidiese «silencio y respeto», llegado a amenazar con suspender el Pleno si González continuaba descalificando a Del Cid.

Pese a que González ha asegurado que respaldarían la candidatura que mejor le viene a Torremolinos «independientemente de su color», su intervención parecía la venganza que Fernández Montes deseaba tras su salida del PP.

La política no es «espectáculo» y no es «de caverna» ha aseverado el portavoz de la formación naranja, quien ha subrayado que su partido defiende la «igualdad, la libertad y la solidaridad», declaraciones que han sido recibidas con abucheos y gritos de «Vox no es libertad». De Miguel ha continuado reforzando su apoyo a Del Cid, manifestando que con el acuerdo «se garantiza un periodo de estabilidad, prosperidad, buen Gobierno y buena gestión».

Con un peso «mínimo y mermado», tal y como ha reconocido el cabeza de lista de Vox, Antonio Sevilla, van a trabajar por y para el municipio. «De nuestra parte la corporación va a recibir diálogo y el máximo de los respetos», pero ha querido dejar claro que la formación no va «a consentir altos sueldos de políticos y cargos de confianza».

Los abanicos con los colores de la bandera del Orgullo Gay simbolizaban la desaprobación de algunos de los asistentes con lo acontecido con la formación verde y su ya exconcejala, Lucía Cuín, durante las fiestas del colectivo LGTBI en el municipio.

Corporación municipal de Torremolinos
Corporación municipal de Torremolinos - I. Ruiz

Dos postulantes a la alcaldía

Ante la pregunta de quiénes se postulaban a la alcaldía en la votación, tan solo Ortiz y Del Cid han alzado la mano. Las portavoces de ambos partidos, la socialista Maribel Tocón y la popular Marta Huete, han sido las encargadas de realizar la intervención de ambas formación. Tocón, visiblemente cautelosa, ha repasado la «buena gestión» desempeñada por el Equipo de Gobierno socialista en esta última legislatura, apuntando que tienen «la cabeza bien alta y los bolsillos vacíos». Así ha pedido al Pleno «su confianza de nuevo para seguir creciendo, con proyectos que quedaron por hacer y otros que vendrán».

«Solo Pepe, con su templanza y respeto, es capaz de aglutinar distintas sensibilidades políticas. Es su carta de presentación» ha continuado Tocón antes de pedir el voto para Ortíz y que el auditorio rompiese en aplausos y gritos de «fuera».

La portavoz de la formación popular, que ha sido la última en intervenir, ha reseñado que han trabajado «codo con codo, aprendido que Torremolinos es algo más que un municipio turístico, que alberga muchas emociones, recuerdos y vivencias», pero que tras el paso del PSOE por la alcaldía «una mirada triste planea sobre Torremolinos, la de la decepción y desilusión de aquel que se da cuenta que no se ha sabido tener altas de miras en la gestión municipal».

«Nuestro voto será para un partido que quiere un pueblo fuerte, emprendedor y que ama Torremolinos». Así ha pedido Huete los apoyos suficientes para que Margarita del Cid terminase siendo investida alcaldesa, pero que no ha terminado convenciendo a los ediles suficientes para que así fuere.

Ya con la papeletas contabilizadas, la alegría y desilusión no se han podido contener. No ha sido hasta última hora cuando se ha conocido quién recogería el bastón de mando en Torremolinos y los nervios han estado a flor de piel desde que se celebrasen los comicios. Por segunda vez, Ortiz legislará un municipio en minoría donde el voto «se ha fraccionado muchísimo más».

«A partir del lunes va a ser más importante que esa mayoría pueda tener continuación en el tiempo y podamos afrontar con concejales de distintas fuerzas temas tan vitales como el presupuesto, el desarrollo del Plan General y los servicios públicos» ha declarado a los periodistas el alcalde tras su investidura, dejando claro que es una «oportunidad» para demostrar que Torremolinos es «una ciudad tolerante».

Invitando al «diálogo» Ortíz, ha aseverado que se ha buscado lo que «nos une» con aquellos partidos que chirría más que le hayan apoyado, como el presidido por Fernández Montes. Al ser preguntado qué es lo que le une con el exalcalde popular, Ortiz ha confirmado que es el «amor a Torremolinos».

Por su parte, Margarita del Cid ha compartido que quiere saber si este pacto «que parece de la vergüenza» va a «pasar una factura extra al dinero de los torremolinenses». Si esto sucediese, ha confirmado que desde la formación popular no se va a «permitir y se va a denunciar».