Una de las escenas captadas en Puerto Banús un fin de semana de fiesta
Una de las escenas captadas en Puerto Banús un fin de semana de fiesta - ARCHIVO
PUERTOS

Puerto Banús quiere acabar con el turismo de borrachera en los próximos cinco años

Los sucesos como agresiones, robos o atención a turistas borrachos han bajado un 36 por ciento este verano y se ha puesto coto al «top-manta» ante la llegada de nuevas firmas de lujo

Málaga Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Desde mayo hasta finales de septiembre, grupos mayoritariamente de ingleses recalan en Puerto Banús en una masiva bacanal alcohólica. Es un problema que este lujoso enclave lleva años sufriendo y que quiere desterrar. Para eso, este año se ha doblado el presupuesto en seguridad, también el número de efectivos para evitar problemas. Se ha puesto coto al turismo de borrachera y han descendido los problemas como robos, agresiones o atención a personas con problemas etílicos un 36 por ciento. Sin embargo, la percepción es que Puerto Banús sigue teniendo una mancha que no consigue borrar.

La segunda calle sigue siendo un hervidero de prostitución y trapicheo. Las operaciones se suceden, las detenciones y los diferentes sucesos. «Los delitos también han bajado en la zona», confirmó Ángeles Muñoz,alcaldesa de Marbella, en la presentación del balance veraniego de Puerto Banús. Allí se confirmó una bajada de los problemas derivados de seguridad en el área, pero se reconoció que tiene que haber un trabajo a largo plazo. La nueva dirección del puerto, comandada por Juan Núñez Insausti, asegura que no se va a conseguir desterrar al turismo de borrachera en un año. «Hacen falta de tres a cinco años para acabar con esta oferta», explica el director de Puerto Banús.

Y ante eso, se propone una colaboración estrecha con las Fuerzas de Seguridad y con el Ayuntamiento, para acabar con estos grupos de turistas que tan mala imagen dan a la zona con escenas como «boys» sirviendo mesas al medio día desnudos en la calle, gente vomitando en las aceras, borrachos increpando o manteniendo sexo en zonas públicas y alguno que otro que decide bañarse en una fuente, hacer sus necesidades en un escaparate o dormir en un jardín.

La ordenanza de decoro que plantea el Ayuntamiento pone coto a todas estas prácticas con fuertes multas, porque no se puede estar semidesnudo entre las joyerías o firmas de ropa más exclusivas. «Estamos en una buena línea para entrar en 2019 con más fuerza», explicó Núñez Insausti.

Cerco al «top-manta»

Pese a todo lo mencionado, los datos del puerto han sido buenos. En agosto la ocupación hotelera ha estado tres puntos por encima del año pasado, llegando al 95 por ciento. Los atraques de gran eslora han estado al 90 por ciento durante el verano y el resto entre el 70 y el 85 por ciento. Los locales comerciales tienen una ocupación del 96 por ciento, con un proyecto inmobiliario en el que será Puerto Banús el que atraiga a grandes marcas ofertando los lugares.

Ya han llegado marcas como Yves Saint Laurent con este nuevo modelo, que trata de hacer una oficina central que gestione los locales y oferte las ubicaciones a las grandes firmas de lujo. Hay más de un centenar, que exigen limpiar a los turistas de borrachera y acabar con el «top-manta» cerca de sus establecimientos. «Hemos ejercido presión sobre la venta ilegal y ha dado resultados», explica el director de Puerto Banús, que explica que la empresa va a estar presente en la mayor feria del mundo de yates de gran eslora en Mónaco para atraer a algunos de los principales barcos y navieros del mundo a Marbella, ahora a la fuga, en la mayoría de los casos al Puerto de Málaga.