David ha sido rechazado por ser autista de un campamento deportivo
David ha sido rechazado por ser autista de un campamento deportivo - ABC
CAMPAMENTOS

Readmiten en el campamento de Torremolinos al niño que rechazaron por ser autista

Los padres denunciaron al Patronato de Deportes Municipal ante la Junta de Andalucía por la vulneración de los derechos fundamentales del pequeño

MálagaActualizado:

El verano es, para muchas personas, sinónimo de vacaciones y para muchas familias un quebradero de cabeza que deben solucionar buscando alternativas para los pequeños mientras ellos trabajan. Los padres de David, un niño de nueve años con autismo, optaron por el campamento del Patronato de Deportes de Torremolinos (Málaga), dependiente del Ayuntamiento de la localidad. El alivio de sus padres al encontrar una actividad divertida para el pequeño se truncó cuando le rechazaron, tras aceptarlo, en el campamento. Ahora ha sido readmitido tras la denuncia interpuesta por los progenitores ante la Junta de Andalucía por la vulneración de los derechos fundamentales del niño.

«Debido a las necesidades especiales (TEA, autismo) no requiere la atención de su hijo y la falta de monitores especializados, sentimos no poder atender su petición para que pueda participar en los campamentos deportivos del Patronato Municipal de Deportes de Torremolinos». Así le anunciaba el ente municipal a los padres del pequeño que era rechazado por ser un niño autista, pese a que el trastorno no le impida practicar patinaje, hípica o asistir a actividades extraescolares durante el año.

El Ayuntamiento ofreció la posibilidad de que pudiera participar en el campamento «si viene acompañado de un adulto». El padre del menor, David Gil, aseguró a ABC que apuntaron al pequeño porque tanto él como la madre trabajan y lamentó que tendrían que dejar de hacerlo para «poder quedarse con él».

Tal y como ha confirmado diario Sur, este lunes el Ayuntamiento de Torremolinos rectificó y fue el propio concejal de Deportes, José Manuel Piña, quien se reunió con los progenitores de David para solucionar lo ocurrido. El edil, que aún no ostentaba el cargo cuando sucedió, ha agradecido «la compresión de la familia y el esfuerzo de los trabajadores del patronato, que llevan años haciendo que los campamentos sean inolvidables para todos los niños».

Una experiencia «inolvidable» que David ya vivió cuando hace tres años el pequeño acudió al mismo campamento sin ningún impedimento por parte de los organizadores. Un hecho que los padres no han logrado entender, por lo que les llevó a solicitar un monitor que se ocupara de su hijo, para que pudiera continuar. La respuesta del Consistorio, en primera instancia fue expulsar al niño al no poder darle un «servicio óptimo» tras haberle concedido la plaza. Ahora, más de 10 días después de que los medios de comunicación se hiceran eco del caso David ha sido readmitido en el turno que fue aceptado.

Tras el caso de David, el Ayuntamiento de Torremolinos ha activado un protocolo de actuación para que no se vuelva a repetir. Una entrevista previa con las padres para conocer las necesidades especiales de los niños, así como dotar a los campamentos de monitores específicos para los pequeños serán las medidas que a partir de ahora se tomarán, incluyendo también los campamentos de Semana Santa y de Navidades.

«David ahora ha entrado a mitad del campamento, por lo que le queda una semana. Es un niño que se adapta muy biena los cambios», ha explicado a diario Sur la madre, Ana de Bedoya, quien ha denunciado que estas situaciones son más comunes de lo que se piensa.

La importancia que tienen este tipo de actividades con otros niños para pequeños como David es primorcial. Poder estar con chicos de su edad es fundamental y les ayuda a «ser más autónomos». «Niños como david suelen aprender por imitación, por ello le viene muy bien estar en contacto con otros» ha subrayado su madre, quien ha peleado para que su hijo vuelva a disfrutar como cualquier otro niño y regrese al lugar del que nunca debieron echarle.