Pedro Sánchez en un mitin en Torremolinos junto a Susana Díaz, Miguel Ángel Heredia y al alcalde José Ortiz
Pedro Sánchez en un mitin en Torremolinos junto a Susana Díaz, Miguel Ángel Heredia y al alcalde José Ortiz - SUR
ELECCIONES GENERALES

Resultados elecciones generales Andalucía: Fin a 30 años de hegemonía popular en Torremolinos

El PSOE no ganaba en la ciudad desde 1989, como tampoco lo hacía en Fuengirola desde 2004

El PSOE voltea la tortilla electoral en Málaga

TorremolinosActualizado:

El batacazo del Partido Popular en estas Elecciones Generales deja hitos que hacían décadas que no se producían. El recuento de escaños no sólo sitúa a Pablo Casado como el líder más endeble de los populares en el Congreso de los Diputados en la historia de la formación, sino que los votos depositados desvelan que ha perdido a su votante más fiel en muchos lugares. Es lo que ha ocurrido en Torremolinos, el gran bastión popular de la Costa del Sol. Lugar donde el PP nunca perdía desde hace ya 30 años, pero que el 28-A se tiñó de rojo para sorpresa, incluso, de la formación socialista.

En el PP dicen que «no se recuerda» cuando perdieron por última vez unas elecciones en Torremolinos. Por su parte, en el PSOE no esconden la sorpresa y hablan de «una campaña rara», donde los vecinos del municipio «no decían que iban a votar al PP como de costumbre». Muchos socialistas vieron por primera vez cómo en algunas mesas de La Carihuela ganaba su formación frente a un PP que durante generaciones se había mostrado intratable.

Finalmente, el PSOE de Pedro Sánchez se impuso este domingo en la ciudad por 1.631 votos de diferencia. Algo que no ocurría en el municipio desde el 29 de octubre de 1989, cuando Torremolinos, que ya era independiente de Málaga con pleno derecho, se volcó con Felipe González.

Portada de ABC de la victoria socialista de 1989
Portada de ABC de la victoria socialista de 1989 - ABC

En aquella ocasión los socialistas aventajaron en 1.070 votos a los populares en las urnas. Alianza Popular se había refundado en el PP y el candidato era un joven José María Aznar, que acabó aquellos comicios con 107 escaños. Pero la debacle de este 2019 nos fue sólo ante el PSOE, sino que también cedió el paso ante Ciudadanos que consiguió relegar al PP a la tercera plaza en la ciudad obteniendo 366 votos más en las urnas.

Parecido es el caso de Fuengirola, que es otro de los grandes bastiones desde que Esperanza Oña obtuviera la victoria en las municipales en 1991. Esta líder andaluza era el principal apoyo de Pablo Casado en la provincia de Málaga. Un lugar simbólico por ser donde Casado arrancó la segunda vuelta de las primarias contra Soraya Sáenza de Santamaría. Fuen ante la militancia, en el paseo marítimo de esta localidad, bajo un sol de justicia y sin la alcaldesa Ana Mula.

En esta ciudad costera la tendencia de voto solía ser popular. En tiempos de moral baja, es donde el PP llenaba plazas en los mítinies, aunque no era inquebrantable como en el caso de Torremolinos. Pese a todo, en Fuengirola la última derrota popular es más reciente. Las urnas se tiñeron de rojo en una doble convocatoria el 14 de marzo de 2004.

Fuengirola socialista

En aquella ocasión los socialistas ganaron tanto las Elecciones Autonómicas como las Generales por un estrecho margen. La ciudad decidió que quería que su presidente en el Gobierno de España fuese José Luis Rodríguez Zapatero por solo 190 votos de diferencia, mientras que eligió a Manuel Chaves para dirigir la Junta de Andalucía por 260 votos de margen sobre los populares.

En este 28-A y, pese al posicionamiento claro de una de las líderes del partido en la ciudad y la apuesta de Pablo Casado por esta localidad de la Costa del Sol, el PP perdió por sorpresa las elecciones en Fuengirola por un margen de 954 votos.

En Benahavís, otra fortaleza popular en Málaga, fue Vox el que le quitó los laureles. La formación de Santiago Abascal se impuso por ocho votos en un feudo que no tiene peso demográfico significativo a la hora de decantar la balanza sobre donde cae un diputado u otro, pero que sí tiene un enorme valor simbólico por ser tradicionalmente el pueblo de la provincia donde sus habitantes tienen una renta per cápita más alta.

Como era de esperar, la misma dinámica de supremacía socialista se reflejó en los resultados de electos al Senado. La mayoría del PSOE fue de 3 a 1 en la provincia, encabezada la expedición por el «susanista» Miguel Ángel Heredia. Los socialistas consiguieron meter a sus tres representantes en la Cámara Alta, mientras que por parte del PP sólo la alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz consiguió revalidar su escaño en el Senado por parte del PP.