Steven Tyler en Marbella
Steven Tyler en Marbella - EFE
GENTE

Steven Tyler: «La decisión más difícil de mi vida fue ir a rehabilitación»

El cantante de Aerosmith ha estado de paso por Marbella para presentar su línea de maletas y para cantar en Starlite Festival en solitario

Marbella Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Steven Tyler (Nueva York, 1948) es una de las más insignes estrellas del rock internacional desde hace décadas. El vocalista de Aerosmith ha estado de paso por Marbella esta semana. El martes presentó una línea de maletas y mochilas en el Corte Inglés de Puerto Banús en colaboración con Starlite. Sumando su firma a las de Antonio Banderas, Alejandro Sanz, Valeria Mazza y Naomi Campbell. Tras esto, aportó su particular visión sobre el mundo. «¿La decisión más difícil de mi vida? Ir a rehabilitación para mis problemas con el alcohol», señala sobre su conocida y retratada vida de excesos, antes de bromear con que también fue complicado «casarse».

Tras décadas de éxitos musicales con la banda americana confiesa que no sabe de dónde le viene la inspiración. «Me siento al piano varias horas y va saliendo. Es como construir. Cuando escribí «Dream On» no pensaba que sería un éxito», reconoce este habitante del Salón de la Fama del Rock, que apunta que es «adicto a la adrenalina». «Necesito el chute que da la relación con el público», remarca.

La noche de ayer miércoles presentó en Starlite «We're All Somebody From Somewhere», un disco que grabó hace dos años en solitario y en el que se acerca al country. Usa este género tradicional americano para sumarlo a los grandes éxitos de Aerosmith. Lo hace promulgando su «androginia». «No ser ni hombre ni mujer. Es un equilibrio», afirma antes de añadir que «no existe el tiempo». «Cada uno llevamos una luz interior que nos hace únicos», apunta mientras reflexiona sobre la edad y dice entre risas que no siente los 70 años que atesora, sino que es «mucho más joven».

Recuerda éxitos de su carrera y llega a «Janie’s Got a Gun» que escribiera en 1989. La historia que ha dado vida a una fundación que trata de rescatar «vidas rotas». «No sabía quién era Janie, pero una voz en mi mente decía que siguiera adelante», recordó para explicar las razones por las que abrió una fundación que ayuda a chicas que han sido víctimas de violaciones. «Son muñecas rotas que acaban en el alcohol o las drogas. Entonces sólo tienen tres salidas: cárcel, enfermedad o muerte», explica Tyler, que cuenta que ha abierto casas de acogida para estas mujeres por todo Estados Unidos.