Calle Isabel II, lugar donde se produjo la brutal paliza el pasado domingo
Calle Isabel II, lugar donde se produjo la brutal paliza el pasado domingo - G. MAPS
Agresión

Sufre una brutal paliza en Marbella cuando volvía a casa de una discoteca

La víctima fue abordada al bajarse del taxi en su barrio y acabó en el hospital, donde pasó varios días ingresado por las lesiones

MarbellaActualizado:

Cogió un taxi para regresar a casa tras una noche de fiesta en el centro de Marbella, había estado la noche del sábado y madrugada del domingo en un local de la avenida del Mar –según las fuentes consultadas–. En el coche iban dos personas. En una primera parada se quedó el amigo de la víctima, luego el vehículo siguió adelante. En la calle Isabel II, junto a la plaza de toros de la ciudad, dejó al segundo ocupante.

Ya se esperaba a que despuntara el día, cuando se le abalanzó un grupo de jóvenes y dieron una brutal paliza, que le mantuvo varios días ingresado en el hospital. Las primeras llamadas de los testigos de la paliza se registraron en el 112 a las 7.20 horas del domingo.

Según estas llamadas de aviso, varios vecinos comunicaron a Emergencias 112 que un chico joven estaba recibiendo una soberana paliza en plena calle. Primero llamó un hombre para pedir auxilio para un vecino al que le estaban golpeando entre varias personas. Luego lo hizo una mujer, quien dijo que a la víctima se le había arrastrado hasta un jardín, donde seguían golpeándolo con saña y advirtió que uno de los agresores había «ido a buscar un palo».

Testigos del incidente aseguran que, al menos eran tres personas las implicadas, todos «parecían extranjeros». Según este relato, eran dos sudamericanos y otro con rasgos árabes. Aseguran que lo debían haber estado siguiendo, porque «habrían tenido alguna trifulca en la discoteca». Cuando lo pillaron solo, se abalanzaron sobre el chico. Según esta fuente, le pegaban con hebillas de cinturón, puñetazos y patadas, hasta que se advirtió la presencia de la Policía Nacional.

Prestó declaración

Fueron los vecinos los que llamaron a Emergencias, que activó un dispositivo de seguridad. Al llegar el chico estaba vapuleado por los golpes y se le trasladó al hospital, donde ha estado ingresado varios días. Las heridas sufridas le impidieron, incluso, relatar los hechos a la Policía Nacional.

No fue hasta este miércoles cuando la víctima pudo acudir a contar lo ocurrido a los agentes, que tienen una investigación abierta para esclarecer los motivos de esta pelea e identificar a los causantes de tan brutal agresión. Las pesquisas tratan, hasta el momento, de dilucidar un posible delito de lesiones.