Christopher Elder; Richard Elder, Propietario del Hotel; José María García Urbano, Alcalde de Estepona,; Jorge Velasco, Responsable del proyecto; y Javier Villanueva, Director General de Silken (drcha a izq)
Christopher Elder; Richard Elder, Propietario del Hotel; José María García Urbano, Alcalde de Estepona,; Jorge Velasco, Responsable del proyecto; y Javier Villanueva, Director General de Silken (drcha a izq) - ABC
Turismo

Tenerías medievales del siglo XII a los pies del lujoso Hotel Maravilla Palace en Estepona

El establecimiento, que abrirá sus puertas en 2020, contará con su propia cerveza elaborada en el mismo sótano

MálagaActualizado:

Dicen que las mejores fragancias vienen en frascos pequeños. Para Richard Eller los hoteles también. Tan solo 49 habitaciones alojarán a los huéspedes en el Hotel Maravilla Palace, un establecimiento con lujo en cada detalle y donde «la atención personalizada marcará la diferencia». A más de un año de que abra sus puertas, Eller ya sueña a lo grande con su hotel en el casco histórico de Estepona, que se convertirá en el escaparate de las primeras tenerías medievales encontradas en la Costa del Sol, unas reliquias de la época almohade bajo el edificio.

Se trata de uno de los pocos ejemplos de tenerías medievales islámicas excavadas con metodología científica, correctamente datada y bien conservada lo que, según el arqueólogo José María Tomassetti Guerra, «esto las hace singulares en el panorama nacional» y, aún más, a escala local, pues «no se conocían restos similares hasta ahora». Desde el Maravilla Palace han transformado lo que, en principio, fue un hándicap en algo extraordinario. «Cuando se hizo el descubrimiento se retrasaron las obras y supuso una inyección económica», han explicado los promotores en la presentación del hotel este jueves en Málaga capital.

Los gastos que han supuesto la intervención arqueológica han sido sufragados en su totalidad por el Grupo Maravilla 1882, S.L. y gracias a ello se han descubierto actividades de la población almohade que se desconocían. Además, «ayudan a comprender mejor la distribución urbanística de un sector de la ciudad donde hasta ahora se ignoraba la presencia de restos».

Una maravilla arqueológica bajo un suelo de cristal que deja a la vista la historia de la ciudad de Estepona, de la que Eller se prendó cuando era niño. Cuando le inculcaron que cualquier ocasión era buena para escaparse de su Alemania natal a la Costa del Sol. Ya desde entonces se enamoró de la zona; de su temperatura, playas, gastronomía y gentes. Y, en esos sueños de infancia, aventuró lo que años más tarde sería una realidad. Levantar su propio hotel en el corazón de Estepona. Eso sí, las raíces alemanas están muy presentes.

Bajo las marcas Ellerbräu y Christophorus, el Hotel Maravilla Palace seducirá a los paladares más cerveceros, elaborando cinco variedades, bajo la estricta ley de pureza alemana de 1516 hasta otras de ingredientes más diversos «destinados a públicos deseosos de nuevos sabores sin renunciar al más alto estándar de calidad». Será el sótano del edificio el que ejerza de fábrica y bodega, suministrando las cervezas artesanas a quienes se acerquen a desgustarlas.

Recreación de la cervecería del Hotel Maravilla Palace
Recreación de la cervecería del Hotel Maravilla Palace - ABC

Así se alzan con el título del primer hotel en España en tener una cerveza artesana propia. Tal y como han asegurado en la presentación, la producción inicial será de 300.000 litros por año, dando empleo a más de 25 personas y suponiendo una inversión de 500.000 euros y que sumados al proyecto de decoración y comercialización hacen un total superior al millón de euros.

Cuatro estrellas alumbradas por luz natural

Las horas de luz solar al sur de Europa es una de las grandes envidias de los norteños europeos. Eller quería que primase en cada rincón del hotel, alumbrado hasta el más recóndito lugar. Tanto que se ha esforzado para que su futuro negocio alcance las cuatro estrellas, brillando como el que más en el centro de Estepona. Ningún otro ha alcanzado tal distinción en la zona.

Un total de 15 millones de euros, aunque previsiblemente serán más, y un terreno de 800 metros cuadrados han hecho posible que el sueño de un joven alemán se convierta en la realidad de un hombre, quien busca que su complejo no sea un hotel más. Un proyecto concebido para «emocionar y sorprender; un lugar de descanso exclusivo y selecto que, en palabras de su propietario harán que el cliente se sienta único y especial». Tanto es así, que la última tecnología del mercado facilitará la relación entre el usuario y los empleados, «con solo pulsar un botón sabremos sus gustos y cómo agasajarlos» han adelantado, aunque sin revelar más pistas de cómo funcionará.

A escasos metros del Hotel Maravilla Palace se está levantado también el Hotel El Pilar Andalucía. Además de la ubicación comparten una estrecha relación. El segundo es del padre de Richard Eller, Rudolf Eller. No pretenden competir, sino complementarse. «Están destinados a públicos completamente diferentes, los modelos no se parecen entre sí» ha aseverado Richard a este periódico tras la presentación de su hotel en Málaga.

El alojamiento, abierto y social, concebido para el disfrute de locales y visitantes, ha alcanzado ya su segunda fase, consiguiendo la altura definitiva, con los cerramientos y trabajos acabados. Para su ejecución ha contado, además, con un equipo de profesionales de dilatada experiencia en el sector hotelero como el arquitecto Carlos Morales y el interiorista Jordi Cuenca.