Tobogán de Estepona antes de ser precintado - Archivo | Vídeo: ATLAS
TOBOGÁN

El fin del tobogán de los moratones de Estepona

Tras la revisión de las instalaciones, la empresa constructora ha decidido quitar esta famosa atracción

MálagaActualizado:

Los más intrépidos estaban esperando el 11 de mayo para lanzarse. Y la mayoría lo hizo sin problemas. Fueron muchos los jóvenes, incluso familias con hijos, que se tiraron por el tobogán más grande de Europa en Estepona. Sin embargo, otros no hicieron caso a las normas de uso y pillaron demasiada velocidad. Tanta que acabaron magullados. Es cuando llegó una señora con vestido azul, se tendió sobre el acero de la atracción y bajó a toda velocidad. Salió disparada, con la falda por el ombligo y las bragas al aire. Acabó con moratones y alguna quemadura, para abrir la caja de los truenos y convertir el tobogán en la polémica perfecta a las puertas de las elecciones municipales.

En las siguientes horas, otros usuarios de este tobogán se quejaron de que habían sufrido moratones. Una de ellas, además, lo hacía diciendo que la Policía Local se había reído de ella cuando la vio tirada por los suelos, con los codos amoratados y el trasero quemado por la fricción. Comenzó una marea de críticas que hizo, que esa misma tarde, el tobogán fuera clausurado hasta nueva orden. Un operario lo precintó y en la entrada se cortó el acceso.

El Ayuntamiento de Estepona comunicó que iba a revisar todos los protocolos de seguridad y así se quedó. Cerrado hasta nueva orden y con la intención, siempre expresada, de volver a abrirlo. En la entrada de esta atracción seguían viéndose las normas de uso que la empresa instaló antes de la apertura, como era que estaba prohibido deslizarse tumbado o que era obligatorio deslizarse sentado y con los brazos recogidos. Además, se recomendaba no usar la instalación si estaba siendo utilizada por otra persona, hasta que no acabara el trayecto. Algo que los accidentados de los videos no cumplieron.

Sin embargo, esa reapertura deseada no ha llegado. Este jueves se comenzó a desmantelar. La empresa instaladora, que había certificado y homologado la seguridad de la atracción, estimó que lo mejor era quitarla. Y en ese sentido procedió, como comunicó el propio Consistorio. Se trata de una instalación semicircular de acero inoxidable con 38 metros de longitud y una pendiente que oscilaba entre los 32 y 34 grados. El objetivo era dar solución al gran desnivel del terreno en la conexión entre las calles Reina Sofía y Eslovaquia a través del Parque de los Niños.

Parte de unos jardines

La instalación era parte de un macro proyecto urbanístico de zonas verdes. Estaba dentro de la ampliación del citado parque, que es uno los pulmones naturales de esta ciudad de la Costa del Sol. El tobogán más grande de Europa, como se anunció al presentar el diseño de estos jardines, estaba dentro de 38.000 metros cuadrados verdes, con numerosos árboles de gran calibre y con plantaciones de pinos en los taludes de la parcela. La obra conllevó una modernización de esta zona de Estepona con la instalación de nuevas redes de alumbrado público, riego y recogida de agua de pluviales, así como con la colocación de mobiliario urbano, más iluminación y una serie de caminos peatonales para poder practicar deporte.

El Ayuntamiento de Estepona aclaró, tras conocer que se va a retirar el tobogán, que ni los trabajos de construcción, ni la posterior instalación y el desmontaje de esta estructura, han supuesto ni van a suponer coste alguno para las arcas municipales. «Jamás se abonó cantidad alguna por el tobogán y no ha lugar al pago de cuantías económicas por dicha infraestructura retirada», señaló el Consistorio en un comunicado difundido a los medios, en el que cargaba duramente contra el PSOE local al decir que había usado la polémica para hacer una «campaña de desprestigio contra la ciudad».