La agresión se produjo en el Real de Cortijo de Torres en uno de los aparcamientos
La agresión se produjo en el Real de Cortijo de Torres en uno de los aparcamientos - Archivo
AGRESIÓN

Trata de matar a su novia estrangulándola contra una furgoneta en la Feria de Málaga

Dos policías locales de paisano se encontraron la escena y tuvieron que emplear la fuerza para que dejara de apretarle el cuello

MálagaActualizado:

Estaban en una intervención en la Feria de Málaga el pasado lunes, pero vieron algo raro a unos 20 metros. No se veía bien, por lo que se acercaron hasta ver que era un hombre que tenía cogida a una mujer por el cuello. Estaba morada y la había levantado del suelo. La tenía agarrada contra una furgoneta en un lugar escondido. Los dos policías locales echaron a correr para evitar que siguiera intentado matarla y, al final, le salvaron la vida.

Los hechos ocurrieron en una zona de aparcamientos del Real Cortijo de Torres, según han confirmado fuentes cercanas al caso. Eran las 02.30 horas, cuando dos agentes del Grupo de Investigación y Protección (GIP) de la Policía Local de Málaga, que trabajan vestidos de paisano, se emplearon a fondo para poder retirar al hombre de la mujer, que no podía respirar ni pedir auxilio por la presión que ejercía su pareja sobre el cuello.

Mientras forcejaban el hombre seguía estrángulandola, no desistía de su intento de quitarle al vida. Incluso, como informa «Diario Sur», llegó a decir a los agentes: «Dejadme que es mi novia». Finalmente, los dos policías tuvieron que emplear la fuerza y golpearle con dureza en el costado para que dejara de apretar el cuello de la mujer.

Casos previos

Una vez detenido el hombre, los agentes auxiliaron a la mujer de 41 años y de nacionalidad brasileña, que les explicó que llevaba dos años de relación con el arrestado y reconoció que, con anterioridad, había vivido algún episodio de violencia. La mujer relató que que nunca había llegado hasta este punto de intentar matarla. La mujer dijo a los policías que había temido por su vida en aquel aparcamiento.

El hombre es un portugués de 35 años que, según el relato de su pareja, había estado bebiendo. Luego ambos tuvieron una discusion en la que se puso violento e intentó acabar con la vida de su novia en un lugar escondido de los aparcamientos del Real de la Feria de Málaga.