Valeria Mazza en un tocador de la tienda de Starlite con una de las gafas de su colección
Valeria Mazza en un tocador de la tienda de Starlite con una de las gafas de su colección - ABC
ENTREVISTA

Valeria Mazza: «Hay que cuidar a las mujeres para que no tengan que abortar»

La modelo argentina estuvo en Marbella, donde se vende su línea de complementos que creó para Starlite Shop y en la que sigue trabajando ideando nuevos productos

MarbellaActualizado:

Valeria Mazza (Rosario, Argentina. 1972) es una de las cinco grandes firmas que venden productos en Starlite Shop, junto con Antonio Banderas, Alejandro Sanz, Naomi Campbell y Steven Tyler. Gafas, bolsos y hasta productos de bellezas son algunos de los complementos que llevan el sello de la modelo argentina. «Se viene un perfume y relojes», explica Mazza, quien reconoce que el proceso de creación de los productos es largo. «Dura entre tres y nueve meses con reuniones a caballo entre España y Argentina», apunta rodeada de las obras a las que ha puesto nombre para ser una inspiración femenina.

¿Cómo nace la colección?

Cuando hacen la Starlite Shop me piden desarrollar una línea. Es algo que había hecho en Argentina. Está basado en la idea de que los detalles son los que hacen la diferencia. Las mujeres estamos acostumbradas a sufrir la moda, porque hay que entrar en este vestido o llevar tal color. Debemos usar la moda a nuestro favor. Mirarnos y descubrir nuestras virtudes para resaltarlas y lo que no nos gusta para disimularlo. No es que las mujeres sean como Valeria, sino que se inspiren para sacar su mejor versión.

¿No hay que sufrir para presumir?

No. Siempre nos han dicho a las mujeres que hay que sufrir, aguantar los vestidos ajustados, tener frío, estar encima de los tacones… Pero con los años me he dado cuenta que hay que estar cómoda y ser práctica. Esto va con la simplificación de las reglas de la moda o de los estilos. Hay más diversidad y más aceptación. Se ha democratizado la moda. La diferencia a todo se la da cada persona.

¿En qué momento personal y laboral está?

Estoy disfrutando de la familia que siempre soñé y de lo construido con mi trabajo. Puedo darme el lujo de tener una marca con mi nombre y trabajar. Organizar horarios y no cumplir en la oficina. Es un gran privilegio, porque me permite estar mucho con mis hijos.

Tiene cuatro hijos. ¿Qué importancia da a los valores en la familia?

Son la estructura de una familia. Es fundamental. La célula de toda sociedad es la familia. Es donde se transmiten los valores para que los niños aprendan. El colegio o el deporte pueden ayudar, pero en la casa se enseña el respeto, la solidaridad, la familia o la amistad. Es donde se va moldeando cómo van a ser tus hijos en el futuro. Educar es el desafío más importante que tenemos y nadie nos lo enseña. Los hijos son el valor más grande que le podemos dejar a esta Tierra.

¿Qué le parece el debate sobre el aborto en Argentina?

Está bien que se hable. Es verdad que existe, aunque sea clandestino, y muchas mujeres sufren. Por este debate han salido a la luz también la cantidad de abusos y violaciones que hay o el maltrato a las mujeres. Pero legalizar el aborto no es la solución de todo. Quedó planteado que hay una necesidad muy grande de parte de las mujeres, que precisan de apoyo del estado. Hay determinadas excepciones en la ley, pero como sociedad tenemos que ponernos a trabajar para cuidar a las mujeres y que no tengan que llegar a abortar. Hay que enseñar a cuidarse, respetarse y entender por qué hay tanto abuso. La violación es hasta en el mismo ámbito familiar. Hay que trabajar ahí.

¿Por qué se pone a la religión en el centro de esta discusión?

La religión puede influir más o menos, pero tiene que ver con la educación. El mundo va cambiando. Antes era el divorcio o el matrimonio igualitario, pero es complicado en un país como Argentina, que tiene un 35 por ciento de pobreza. No lo puedes comparar con Europa. La ley no influye igual. Hay mucho por hacer.

Esos valores que enseña a sus hijos. ¿Los ve en la moda?

Cada uno le pone su impronta a cómo trabaja. Hay situaciones que no te gustan. Se ven en la calle también. Me enoja la gente que no tienen conciencia del otro, eso es como quien entra a un lugar sin saludar o cierra la puerta sin mirar atrás a ver si viene alguien. La moda es un mundo de vanidades, pero hay de todo.

La vanidad crece con Instagram…

Sí. A mí me cuesta. Comparto lo laboral. De mi vida solo si es algo especial. Soy de la época en la que te perseguían los paparazzis y ahora uno es su propio paparazzi. Estás todo el rato mostrándote. No tengo esa necesidad. Tampoco sé qué publicar. A la gente le gusta el voyerismo de las redes. Me siento desprotegida. Siempre debe haber un pedacito que es mío y de mi familia.

¿Volverá a desfilar algún día?

Me han llamado para el 50 cumpleaños de Ralph Lauren en Nueva York. Si se da es por algo muy especial o benéfico, pero aún no sé si puedo hacerlo. Tengo que cuadrar la agenda. Las pasarelas se terminaron hace tiempo para mí. Supe prepararme para el después, porque eso tenía fecha de caducidad.