Puerto Banús (Imagen de archivo)
Puerto Banús (Imagen de archivo) - ABC
Málaga

La vida de lujo de la «reina del hachís» en Marbella

La jefa usaba yates para traficar, vivía en la Milla de Oro y tenía 600.000 euros en casa

MarbellaActualizado:

Cuando la Guardia Civil irrumpió en su domicilio, Laura estaba hablando por teléfono. «Estaba controlando lo que ocurría en el barco», explican fuentes de la investigación, que detallan cómo la presunta narco tiró los terminales al ver entrar a los agentes. Supuestamente, trataba de deshacerse de ellos, según fuentes de la investigación, que aseguran que estaba hablando con los tripulantes del yate en el que viajaban 2.992 kilos de hachís con un patrón de Gibraltar.

Era su imperio. La organización que dirigía con mano de hierro introdujo miles de kilos de hachís en yates a través de los puertos deportivos de la Costa del Sol. «Estaba encima de todo, siempre muy atenta a todo lo que se hacía. Ella ejercía de jefa», explican las mismas fuentes. La cabecilla de la red era esta mujer de 51 años y origen brasileño, aunque hace dos años obtuvo la nacionalidad española.

Según las fuentes, la banda estaba perfectamente organizada y cada uno de los siete detenidos tenía claro el reparto de tareas, que iban desde los cargamentos en alta mar hasta los transportes de la droga y su posterior distribución. El modus operandi consistía en fletar yates «caleteados» o con doble fondo para transportar hachís desde Marruecos a través de puertos deportivos de la costa de Málaga. «En ocasiones los barcos paraban en Gibraltar, pero nunca entraban allí cargados», señalan las fuentes.

Durante las pesquisas, los agentes constataron que la organización, para ocultar la verdadera propiedad de las embarcaciones usadas para el tráfico de drogas, utilizaban «sociedades pantalla». Una vez llegado a Málaga a través de uno de los puertos deportivos del litoral, el estupefaciente se distribuía en el mercado negro dando grandes beneficios, que la «reina del hachís» y su banda emplearon en una vida «a todo lujo» en Marbella.

Su cuartel general era una vivienda de la lujosa urbanización «Jardines de las Lomas» en la Milla de Oro de Marbella. Construida en unos terrenos apartados, discretos entre la carretera de Istán y la A-7 en dirección a Puerto Banús, cerca de lugares como Olivia Valère, el centro comercial de Las Lomas de Sierra Blanca o la renacida Finca Besaya, uno de los más exclusivos restaurantes de Marbella. Zona en la que el suelo tiene precio de oro. Un leve sondeo inmobiliario arroja precios superiores a los 500.000 euros para una casa adosada o por encima de los 700.000 euros para un ático con vista al mar y a la montaña de la Concha.

Desde allí tejió una organización que le ha convertido en la «reina del hachís». Vivía con su hijo entre coches de alta gama, joyas, gastos exclusivos. En el registro domiciliario se le incautaron más de 630.000 euros y 24.000 libras esterlinas -unos 28.000 euros. La organización tenía 30 teléfonos móviles, se han confiscado cuatro vehículos de alta gama, una motocicleta, una embarcación y hasta un dron.