El 71% de las chicas que pidieron la píldora alegaron que se les había roto el preservativo

El 71% de las chicas que pidieron la píldora alegaron que se les había roto el preservativo

MERCEDES BENÍTEZ. SEVILLA
Actualizado:

El dato es oficial y facilitado por el propio Servicio Andaluz de Salud. Durante los más de ocho años que la píldora poscoital lleva dispensándose en los hospitales y centros de salud andaluces la mayoría es para chicas que alegaron que se les había roto el preservativo.

Concretamente la cifra habla de que el 71 por ciento de las jóvenes que pidieron esta pastilla en Andalucía lo hicieron después de haber mantenido una relación sexual «en la que se ha roto o retenido el preservativo».

Eso supone un alto porcentaje de roturas pese a que la mayoría de las empresas que comercializan esos productos incluyen en sus folletos que se trata de anticonceptivos seguros.

De hecho algunos estudios recientes afirman que sólo el 2 por ciento de estos productos suelen romperse durante la relación sexual.

Rotos 305.000 condones

La cifra supondría un número elevado de preservativos rotos en los ocho años que lleva dándose la píldora. Si durante este período se han dispensado en Andalucía más de 430.000 píldoras, el 71 por ciento de estas chicas supondría que se habrían roto en la comunidad más de 305.000 condones. O lo que es lo mismo, el año pasado de las 66.777 chicas que utilizaron la pastilla que les dispensó el SAS, a más de 47.000 les habría ocurrido ese incidente.

En cualquier caso, el SAS también asegura que, tras el análisis de los datos, el perfil medio de la solicitante de este fármaco es el de una mujer mayor de 20 años, que demanda la píldora poscoital por primera vez después de haber mantenido una relación sexual de riesgo.

De todas maneras, los datos del SAS también revelan que la mayoría de las solicitantes de este fármaco (un 75 por ciento) asegura que usa preservativo como medio habitual de anticoncepción. También hay un 5 por ciento que dice utilizar anticonceptivos hormonales.

Según el SAS estas pastillas suelen pedirse más en los centros de salud que en los hospitales. Así, de las 66.777 mujeres andaluzas que el pasado año pidieron la píldora del día después. el 78 por ciento lo hicieron en los centros de atención primaria. El resto, un 22 por ciento de ellas, la solicitaron en los centros hospitalarios andaluces.

Desde que en Andalucía comenzó a darse esta pastilla en el año 2001 se ha incrementado paulatinamente la demanda de ella. Un incremento que, según alega el SAS, se debe a «la mayor información que tiene la población sobre la existencia de esta prestación sanitaria y su efectividad».

Así, frente a las 66.777 mujeres que pidieron la pastilla el pasado año, en 2007 fueron 61.453. En 2006 la solicitaron 66.808, en el año 2005 fueron 62.957 y en 2004 un total de 57.377. En el año 2003 la pidieron 46.083 mujeres, en 2002 se dispensó a 43.162 mujeres y en 2001, el año en que se implantó, fueron 25.758 desde que comenzó a darse en el mes de mayo.

Aunque Andalucía fue en 2001 la primera comunidad autónoma que comenzó facilitar de forma gratuita en los hospitales y centros de salud con la idea de disminuir los embarazos no deseados, el objetivo no se ha cumplido ya que en este período de tiempo los abortos se han multiplicado casi por dos. Si en el año 2001 interrumpieron voluntariamente su embarazo algo más de 11.000 mujeres, en 2007 fueron más de 20.000.