El consejero andaluz de Hacienda, Juan Bravo, durante su comparecencia - EFE
IRPF Andalucía

Se acabó el «infierno fiscal»: así es la revolución que ahorrará 235 millones en impuestos a los andaluces esta legislatura

El Gobierno andaluz introduce rebajas en el IRPF, Impuesto de Sucesiones y Donaciones, Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos

SevillaActualizado:

«Se acabó ese infierno fiscal que ha llevado a Andalucía a la cola en varios parámetros. Hay que gastar menos y gestionar mejor». El portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo, ha comenzado de este modo una comparecencia de prensa al término del Consejo de Gobierno andaluz que ha aprobado este martes el primer paquete de rebajas que afecta a impuestos clave en la financiación autonómica: IRPF, Impuesto de Sucesiones y Donaciones, Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

Al final de la legislatura, los andaluces se ahorrarán 235 millones de euros en impuestos, de los cuales 149,8 millones corresponden sólo a la bajada de tipos y reducción de los tramos del Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas (IRPF). La mitad de este impuesto tiene regulación estatal y otra autonómica. Los 85 millones de euros restantes corresponden al Impuesto de Sucesiones y Donaciones, según especificó el consejero de Hacienda, Energía e Industria, Juan Bravo. Para modificar la normativa el Gobierno andaluz del año 2018 ha aprobado un decreto ley que entrará en vigor este jueves y que tendrá que ser convalidado por el Parlamento andaluz en el plazo de un mes.

Éstas son los impuestos que se modifican:

Impuesto de Sucesiones y Donaciones

En cuanto al impuesto de sucesiones, los andaluces disfrutarán de una situación similar a la de los canarios, cántabros, extremeños, madrileños, murcianos, y riojanos. Las comunidades autónomas vecinas de Extremadura y Murcia ya tienen regulada una bonificación al 99% y Castilla-La Mancha, entre el 99% y el 80%.

Las grandes beneficiadas serán las donaciones. Andalucía pasará de ser una de las comunidades con mayor gravamen en las donaciones, al grupo de comunidades con menor coste fiscal, al nivel de los canarios, cántabros, madrileños, murcianos y riojanos.

A modo de ejemplo, el consejero detalló que unos padres que deciden ayudar a un hijo con una donación de 10.000 euros, ahora Hacienda se queda con 782,06 euros. A partir del jueves, cuando entra en vigor la medida, sólo pagará 7,82 euros. Si la donación es de o está valorada en 30.000 euros, hasta ahora habría que pagar 2.652,48 euros y, a partir del jueves sólo 26,52 euros.

El impacto económico de esta medida para 2019 apenas es de 14,7 millones de euros, «14 veces menos de lo que se pagará en 2019 por sentencias judiciales». El anterior Gobierno solía sostener que con este impuesto se hace «justicia distributiva», pero en 2018 toda la recaudación por este impuesto en Andalucía (299,3 millones) se dedicó a cubrir una parte de los 324,2 millones de euros que se pagaron en sentencias judiciales por errores de gestión de las consejerías.

El Gobierno no descarta en el futuro introducir rebajas para otros grupos de parentesco que quedan excluidos con esta bonificación, como hermanos, sobrinos, tíos y primos, así como buscar una fórmula legal para aligerar la carga de algunos afectados cuyos expedientes están en curso.

Reforma del IRPF

El Gobierno prevé colocar a Andalucía entre las comunidades autónomas con el IRPF más bajo, sólo por detrás de Madrid y Castilla y León, y sólo en algunos tramos de renta, como avanzó ABC. Este impuesto grava sobre todo la renta del trabajo y empezará a notarse en la declaración de la renta de los andaluces del año 2020. Este impuesto se paga por tramos dependiendo de la renta que se declare.

En cuatro años, el tipo máximo bajará 3 puntos, de modo que se reducirán los tramos (que pasan de ocho a cinco) y los tipos para las todas las rentas. Especialmente, la notarán las rentas bajas y las más altas. El primer tramo de renta pasará del 10% al 9,5%. Se unifican los tramos entre 20.200 y 28.000 euros (que tributa al 15%) y entre los 28.000 y 35.000 (que tributa al 16,5%), en uno solo. Así, entre 20.200 y 35.200 euros se tributará al 15%.

Los tramos comprendidos entre 35.200 y 60.000 euros se integran, pasando de tributar del 19% al 18,5%.El tramo a partir de 60.000 euros pasará del 23,5% al 22,5%. Es el último tramo (se elimina el tramo para rentas a partir de 120.000 euros). El tipo impositivo máximo, por tanto, pasará del 25,5% al 22,5%.

El Gobierno socialista impuso una escala autonómica de 8 tramos con tipos de entre el 10% y el 25,5%, critican desde el Gobierno andaluz. El actual Ejecutivo del PP y Ciudadanos reducirá la escala autonómica hasta igualarla a la escala estatal. Con esta medida, esperan retener en Andalucía a los contribuyentes que más recursos aportan a la financiación de las políticas públicas y que más actividad y empleo generan.

Con esta bajada del IRPF, esperan desde el Gobierno que aumente la liquidez de los ciudadanos, lo que favorecerá un mayor consumo e inversión, así como la creación de empleo, mejora la remuneración de los asalariados, atrae el talento y evita la deslocalización de éste por cuestiones fiscales. «No sobra nadie, sino que faltan muchos», aseguró Bravo, al ser preguntado sobre por qué a las rentas superiores a 60.000 euros se les baja un punto porcentual la presión mientras que a las inferiores a 20.000 euros, donde el margen es menor, se les reduce en medio punto.

A modo de ejemplo, especifica que un contribuyente soltero sin hijos y menor de 65 años que tenga una renta bruta anual de 45.000 euros, en el año 2018 paga 4.917,08 euros, mientras que en 2023, cuando concluye esta reforma, pasará a abonar 4.749,86 euros.

Los trabajadores, pensionistas y autónomos notarán esta bajada del IRPF desde este jueves 11 de abril, cuando entra en vigor del decreto. Sin embargo, esta bajada del impuesto no tendrá impacto presupuestario en la recaudación en Andalucía hasta 2021, cuando se produzca la liquidación definitiva con el Estado por las entregas a cuenta del tramo autonómico del IRPF correspondiente a este ejercicio 2019.

A partir de 2023, cuando se complete la reforma del IRPF que se aplicará de manera progresiva, la Junta devolverá a los trabajadores, pensionistas y autónomos andaluces 149 millones de euros anuales.

Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos

Se establece un tipo reducido para los impuestos de TPO (Transmisiones Patrimoniales Onerosas) y AJD (Actos Jurídicos Documentados) para las familias numerosas en la compra de su vivienda habitual, siempre que ésta no supere el valor de 180.000 euros. Bravo justifica esta medida como un guiño «social».

Para estas familias, la rebaja es superior al 50% porque el tipo aplicable en las TPO pasa del 8% al 3,5%. El tipo aplicable en los AJD (escritura) pasa del 1,5% al 0,1%. Ambos impuestos son incompatibles. El de TPO se paga cuando se compra una vivienda de segunda mano a un particular, mientras que el de AJD+IVA si se trata de una vivienda nueva.

A modo de ejemplo, una familia numerosa que compra una vivienda de 180.000 euros, hasta ahora paga 14.400 euros por TPO o 2.700 por AJD. En adelante pagará: 6.300 euros o 180 euros, respectivamente. De esta medida se podrán beneficiar las más de 130.000 familias numerosas que existen en Andalucía. El impacto en la recaudación de la Junta será de 3 millones de € en 2019.

Rebajas a empresas y autónomos

Las empresas pueden optar a la hora de tributar la compra de inmuebles por hacerlo a través del IVA o bien, acogiéndose a la exención del IVA prevista por la ley, a través del Impuesto del ITP.

El Gobierno andaluz socialista estableció en 2003 un tipo del 2% para las empresas y autónomos que decidieran tributar a través del IVA la adquisición de los inmuebles, lo que castigaba a las empresas que optaran por esta opción, según explica la nota de prensa del Gobierno andaluz.

El nuevo Ejecutivo de Juanma Moreno reduce del 2% al 1,5% el tipo aplicado en el impuesto de AJD a las empresas y autónomos que adquieran inmuebles con renuncia a la exención del IVA. Se rebaja el tipo hasta el nivel de comunidades como Madrid, Asturias o La Rioja. La medida contribuye a que las empresas dispongan de mayor liquidez y ello, a su vez, permite impulsar y dinamizar la actividad económica.

El Gobierno lo ilustra con un ejemplo. Por la compra de un local comercial de 300.000 euros, el empresario tributaría en concepto de AJD 6.000 euros antes de la reforma (2%) y tras la reforma serán 4.500 euros (1,5%).