Serrano (Vox) y Juanma Moreno (PP) en el Parlamento andaluz
Serrano (Vox) y Juanma Moreno (PP) en el Parlamento andaluz - ABC

El acuerdo PP-Vox sobre el presupuesto de Andalucía, a falta de «flecos» para firmarse

Según fuentes parlamentarias, las negociaciones han avanzado mucho entre ambas formaciones para que las cuentas de Andalucía salgan adelante este miércoles pero «no hay nada firmado» aún

SevillaActualizado:

PP y Vox han avanzado mucho en sus negociaciones para levantar el veto de los de Santiago Abascal al presupuesto de Andalucía para este 2019. Según ha podido confirmar ABC solo faltan «flecos» a un acuerdo para que Vox Andalucía retire su veto a la totalidad de las cuentas andaluza para este año. En el Gobierno andaluz no se contempla la hipótesis de que Vox vote con Adelante Andalucía y el PSOE-A para tumbar las primeras cuentas del Gobierno del PP y Ciudadanos, pero no quieren dar nada por seguro. Todo puede pasar a partir de esta tarde, cuando está prevista la votación. Entre esos últimos detalles que restan está que Santiago Abascal, líder nacional de Vox, dé su visto bueno.

Fuentes de la negociación aseguran que hay un «acuerdo casi cerrado» pero se están analizando algunos cambios que se han puesto sobre la mese durante la negociación. Además, Vox no va a retirar su enmienda a la totalidad hasta que dé el visto bueno su dirección nacional.

Si finalmente se firma el acuerdo, es previsible que Vox retire su veto en las próximas horas y decaigan las enmiendas a la totalidad del presupuesto que presentaron también PSOE y Adelante Andalucía por falta de apoyos. De esta forma, las cuentas presentadas por Ciudadanos y PP para este año se aprobarían por los votos de estas dos formaciones y de Vox también.

Fuentes de Vox aseguran que por el momento no hay nada firmado. Las negociaciones, aseguran, están aún en marcha. Recalcan además que los presupuestos y el veto de la formación no dependen de Madrid sino que se están negociando desde Sevilla. Añaden que las reuniones siguen aún y están terminando de cerrar detalles.

La formación de Santiago Absascal presentó una serie de condiciones para apoyar las cuentas. La primera suponía que se eliminasen entes instrumentales. Por otro lado la formación quería que Ciudadanos se sentase a negociar con ellos.

Según la formación naranja, el encargado de llevar a cabo las negociaciones y, por tanto, de sentarse con Vox, es el consejero de Hacienda, Juan Bravo, no su grupo parlamentario, de modo que la foto está fuera de lugar.

La jornada se presenta larga en el Parlamento. Vox va a mantener el suspense hasta el último minuto.