Patricia del Pozo y Elías Bendodo este lunes en el Palacio de San Telmo
Patricia del Pozo y Elías Bendodo este lunes en el Palacio de San Telmo - E.P.
Andalucía

La Agencia Andaluza de Instituciones Culturales sólo pagaba sueldos

Tiene 483 trabajadores y 24 millones de los que sólo uno era para la gestión cultural

SevillaActualizado:

La Agencia Andaluza de Instituciones Culturales, un ente de la administración paralela de Consejería de Cultura, destinaba todo su presupuesto a pagar las nóminas de sus trabajadores y los gastos de funcionamiento y reservaba tan sólo un millón de euros para la promoción cultural y la realización de actividades acorde con los fines para la que fue creada.

Así lo desvelaron este lunes el consejero de la Presidencia y la consejera de Cultura quienes explicaron que esta agencia cuenta con 483 trabajadores que reciben 18 millones de euros en nóminas; otros cinco millones de euros se destinan a gastos generales de funcionamiento, mientras que un millón de euros es el dinero que se destinaba a promoción cultural.

Además hay una partida de 2,34 millones de euros en subvenciones destinados a empresas culturales, pymes y creadores que se concedían pero cuyo reintegro se solicitaba con criterios muy estrictos a juicio de la consejera de Cultura Patricia del Pozo. «Se convertía en una agencia de recaudación que, además, se quedaba con el dinero de esas subvenciones reclamadas en lugar de consignarlos a la Consejería de Hacienda que es lo que dice la ley. Un procedimiento no muy correcto desde luego», explicó la consejera de Cultura, Patricia del Pozo.

Del Pozo detalló que se han reclamado 1,2 millones de euros de reintegro en subvenciones que se destinaban a las actividades ordinarias, un dinero al que se suma otro millón más que se detraía del destinado al pago de las nóminas de los trabajadores por bajas o salidas que no se cubrían.

«No había dinero para la actividad de esta agencia según ha descubierto la auditoría que encargamos al principio de la legislatura. Y eso vamos a cambiarlo radicalmente».

Patricia del Pozo aseguró que su objetivo es hacer ágil y eficaz esta agencia pública y para ello ha anunciado una reestructuración que, por el momento, se circunscribe a un cambio de nombre de dos direcciones generales, si bien ha anunciado que habrá cambios en la distribución del personal. Ahora bien, ni Del Pozo ni el consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, se pronunciaron abiertamente sobre la posibilidad de que haya despidos. «Es una cosa muy seria y la abordaremos despacio y con serenidad».