Alberto Pérez Rozos, coordinador del Plan Andaluz de Radioterapia
Alberto Pérez Rozos, coordinador del Plan Andaluz de Radioterapia - VANESSA GOMEZ
ENTREVISTA

Alberto Pérez Rozos: «No poner la tecnología donada por Amancio Ortega al servicio de todos sí que sería inmoral»

El coordinador del Plan Andaluz de Radioterapia del SAS destaca que los nuevos equipos aportados por el dueño de Inditex permiten atacar el cáncer con más eficacia

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La donación de equipos para el diagnóstico y el tratamiento del cáncer realizada por el dueño de Inditex ha supuesto algo parecido a una revolución en los hospitales públicos andaluces, «una de las redes de radioterapia más grandes de Europa», destaca el coordinador del plan de implantación de los equipos en el Servicio Andaluz de Salud (SAS), el radiofísico Alberto Pérez Rozos.

Más de la mitad están ya funcionando y han tratado a 6.500 personas con distintos tipos de tumores. El número de pacientes se duplicará anualmente a partir de 2020, cuando todas las máquinas estén a pleno rendimiento. Se ha acortado el tiempo de curación con una tecnología costosa que, de otra manera, habría tardado más años en llegar a los centros andaluces. «No hay limosnas, sino una voluntad de ayudar», rebate a Pablo Iglesias, que criticó este «regalo» valorado en más de 40 millones de euros.

La donación de la Fundación Amancio Ortega ha renovado equipos de radioterapia que se habían quedado obsoletos y ha permitido realizar tratamientos que antes no podían prestarse. ¿Puede especificar cuáles?

La donación ha permitido incorporar equipos con técnicas que no se hacían anteriormente. Por ejemplo, la radioterapia intraoperatoria incorporada en el Hospital Reina Sofía de Córdoba, que permite hacer tratamientos en el mismo acto quirúrgico, o la radioterapia de intensidad modulada que no estaba disponible en muchos centros. También ha llevado la radioterapia guiada por imagen a otros que no la tenían. El salto en tecnologías clínicas es espectacular. Al concluir el plan de implantación, todas las técnicas de radioterapia externa estarán disponibles en todos los centros.

¿Qué equipos oncológicos de diagnóstico o tratamiento quedan por instalar en los hospitales andaluces?

Respecto a los últimos equipos, únicamente en Algeciras y el Hospital Regional de Málaga han concluido totalmente la instalación, aunque les resta por recibir equipamientos adicionales financiados por el SAS. Está en proceso de puesta en marcha el acelerador de Jaén y a punto de concluir la obra de adecuación en Huelva, que empezará a funcionar antes de final de año. Se están realizando obras en Virgen Macarena, Virgen del Rocío, Virgen de la Victoria y quedan los segundos aceleradores de Jaén, Reina Sofía, Virgen Macarena, Virgen del Rocío, Torrecárdenas, Málaga, y las tomoterapias de Cádiz y dos en Virgen de la Victoria de Málaga. El plan de implantación se desarrolla de forma progresiva en cuatro años, y hay equipamientos que se han instalado de forma centralizada y dan servicio a todos los centros.

La paciente con cáncer de mama se trata ahora en el momento de operarse gracias a un nuevo equipo del Reina Sofía. Anteriormente, debía acudir a 25 sesiones

Pablo Iglesias ha abierto un encendido debate al cuestionar que la sanidad pública acepte este tipo de donaciones que califica como «limosnas». Como profesional médico, ¿cree que el cáncer ha perdido más batallas gracias a estos equipos adquiridos gracias al fundador de Zara?

Ante el cáncer preferimos no hablar de batallas, tratamos al paciente y su enfermedad, pero no hay batallas ganadas ni perdidas. La donación de Amancio Ortega ha permitido abordar la enfermedad con tecnologías que no estaban disponibles y que hubiera costado tiempo incorporar. Por poner un ejemplo, en el cáncer de pulmón son la alternativa a la cirugía o en canal anal pasamos de supervivencias del 57% al 84%. No hay limosnas en ningún sitio, hay una voluntad de cooperar y ayudar en momentos de dificultades, y los profesionales y, sobretodo, los pacientes, lo agradecemos sin dudar. No poner a disposición de todos estas tecnologías en condiciones de accesibilidad y equidad sí sería algo inmoral, y lo mismo sería no hacer de este tipo de actos de generosidad un ejemplo para el resto de la sociedad.

¿Cree entonces que la sanidad pública debe aceptar estas donaciones?

Sí, y se deben fomentar. Otro tema es que la sanidad debe ser totalmente financiada con fondos públicos y las inversiones para la renovación tecnológica deben ser previstas con la adecuada antelación. No puede contarse con las donaciones para el funcionamiento habitual del sistema, pero pueden ser un buen complemento. En otros países y culturas se fomentan y se agradecen como se debe. Nadie está obligado a hacer una donación. Por lo tanto, debe agradecerse y ponerse de ejemplo a quien la hace.

La instalación estos equipos no ha estado exenta de complejidad técnica. Ha habido que hacer reformas para instalar búnkeres donde se aloja el acelerador para tratar enfermedades oncológicas. ¿Cómo ha sido el proceso de instalación y con qué dificultades que se han encontrado?

La red y el planificador centralizados han sido un reto en su diseño e implantación clínica por lo novedoso y lo complejo. De los siete centros incorporados actualmente, en el futuro se beneficiarán ocho provincias, 13 centros de radioterapia y más de 14.000 pacientes al año. En los aceleradores lineales es necesario realizar obras, tanto por seguridad radiológica como para garantizar la exactitud de los tratamientos. Estas obras pueden durar varios meses y es necesario garantizar el tratamiento con otras máquinas extendiendo los turnos o con derivaciones a hospitales cercanos. Una vez acabada la obra, se realizan pruebas durante unas cinco semanas. Tras ellas, el Consejo de Seguridad Nuclear debe dar autorización de funcionamiento. El proceso global, si no aparece inconveniente alguno, durará entre seis y nueve meses.

Una diputada denunció hace un año que había equipos embalados en un almacén en hospitales de Granada. ¿Qué es lo que pasó?

Nunca, y lo repito y enfatizo, nunca, ha habido equipos almacenados, empaquetados, guardados o como queramos decirlo. Son declaraciones fruto de la ignorancia de los pasos que hay que dar para sustituir los aceleradores, agudizadas por la tensión política que vivimos en los últimos años. En Granada se dio la situación de un hospital que se acababa de trasladar y todavía tenía equipos en dos localizaciones. El hospital Virgen de las Nieves tenía dos aceleradores con más de 15 años que había que sustituir y fue necesario hacerlo de urgencia por las averías repetidas de uno de ellos.

El equipo de radioterapia para las enfermas con cáncer de mama en el hospital Reina Sofía ha agilizado su tratamiento y recuperación posoperatoria. ¿Cómo funciona?

Ha supuesto una clara mejora. No es lo mismo tener que operarse y luego tener que acudir a 25 sesiones de tratamiento, que operarse y en el mismo acto ser tratada de radioterapia. La diferencia para la paciente es abismal, tanto en tiempo como en sentir que ya ha acabado su tratamiento. Era una técnica no disponible anteriormente en la sanidad andaluza y que era necesario incorporar.Para no crear falsas expectativas, hay que aclarar que la técnica no se realiza a todos los pacientes, sino solo a aquellos en los que está indicada.

En el Virgen del Rocío, el mayor hospital andaluz, se instaló una de las máquinas mas potentes de tomoterapia. ¿Qué ventajas tiene?

La tomoterapia es una máquina diseñada exclusivamente para hacer tratamientos complejos de radioterapia mediante la modulación de intensidad guiada por imagen sesión a sesión de la forma más sencilla y eficaz. Está indicada en pacientes pediátricos y tumores en regiones complicadas. Cuanto más complejo es el caso, más se beneficia el paciente de la tomoterapia. Al ser la primera unidad incorporada en Andalucía, ha sido necesario que los profesionales realicen una formación específica.