Calle donde se halla la empresa fabricante de la carne mechada en el polígono El Pino de Sevilla
Calle donde se halla la empresa fabricante de la carne mechada en el polígono El Pino de Sevilla - Vanessa Gómez
Testimonios

Alerta sanitaria: «El parto se adelantó por la listeria y nuestro bebé se salvó de milagro»

Adelantan un parto por la bacteria, mientras Salud investiga la pérdida del feto por otra embarazada en Sevilla

R. Maestre / A. R. Vega
SevillaActualizado:

Los tres tomaron unos montaditos de carne mechada en un conocido bar del barrio Los Remedios, en Sevilla, antes de emprender sus vacaciones a Asturias. A los tres días cada uno presentaba un síntoma diferente. «Mi hijo de tres años, diarrea y vómitos; mi mujer fiebre, con picos de 39 y medio y yo unos dolores horribles en la garganta», relata Alejandro R.

La Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Salud y Familias ha confirmado hasta la fecha 71 casos de infección por consumo del producto en mal estado. Esta pareja y su hijo son tres de ellos.

«En Gijón nos dijeron que podía ser una gastroenteritis, pero gracias a la ginecóloga que era muy profesional y ante el avanzado estado de gestación de mi mujer, mandó unos análisis de sangre y después de un cultivo de cinco días descubrieron la listeria en los tres, imagínese el susto», explica Alejandro. «Nos preguntaron si habíamos tomado leche o queso sin pasteurizar o algún tipo de chacina -continúa-, aunque también nos dijeron que esa bacteria que sólo muere a altas temperaturas podía estar presente en el agua o en una fruta abierta hace varios días como el melón».

Dado el panorama se volvieron inmediatamente a Sevilla. Al feto le hicieron un punzamiento en la médula y analizaron la placenta. Afortunadamente el bebé estaba sano pero la placenta ya presentaba listeriosis. «El médico nos aconsejó que el riesgo era altísimo y que había que adelantar el parto. Era la semana 33 y le practicaron una cesárea en el Viamed de Santa Ángela de la Cruz, nuestro bebé se salvó de milagro», añade. Su mujer tiene 31 años.

Alejandro R. no quiere que aparezca el nombre del bar donde tomaron los montaditos de carne mechada, «ellos no tienen la culpa de nada, fíjese que pienso hasta en las consecuencias para los pobres trabajadores de la fábrica de la carne contaminada, pero no le quepa ninguna duda de que si se demuestra que hubo negligencia les pondremos una demanda», concluye.

Alejandro R. y su mujer ha tenido más suerte que otra embarazada que ingresó a comienzos de esta semana en el hospital Virgen Macarena de la capital hispalense y que acabó perdiendo el feto cuando estaba en avanzado estado de gestación. Como desveló ayer ABC, la mujer presentaba una hemorragia al desprenderse la placenta, lo que desencadenó un aborto y el fallecimiento del bebé en el tercer trimestre del embarazo. «En el análisis de la placenta se confirma infección por listeria», corroboraron a este periódico desde la Consejería de Salud.

No obstante, el departamento que dirige el consejero Jesús Aguirre ha abierto una investigación y practicado más pruebas para determinar si la hemorragia está ligada a la sucesión de casos derivados del consumo de carne mechada de la fábrica sevillana Magrudis.

La Junta se muestra cautelosa. Asegura que no tiene constancia de que la mujer haya consumido carne mechada y que el hecho de que una placenta de positivo en un análisis de la listeria «no es algo tan infrecuente».

Salud defiende que ha actuado con celeridad, pero empiezan a aflorar las críticas. La Asociación Defensor del Paciente ha dirigido un escrito a la Fiscalía Superior de Andalucíapara solicitarle «una investigación de oficio y depuración de responsabilidades» por el brote de listeriosis. Adelante Andalucía anunció también que pedirá la comparecencia del consejero en la Diputación Permanente del Parlamento andaluz para aclarar esta crisis.