Jesús Aguirre, consejero de Salud y Familias, este lunes en una comparecencia de prensa
Jesús Aguirre, consejero de Salud y Familias, este lunes en una comparecencia de prensa - VANESSA GÓMEZ

ListeriosisAlerta sanitaria: quince mujeres embarazadas ingresadas en Sevilla por el brote de listeriosis

Salud eleva ya a 80 el número de casos confirmados y 56 los enfermos hospitalizados, seis de ellos en la UCI

Alerta sanitaria: la listeriosis se cobra su primera víctima mortal en Sevilla

J. Gómez Palas
SevillaActualizado:

Hay ya quince mujeres embarazadas sospechosas de estar afectadas por el brote de listeriosis que están ingresadas en Sevilla. En concreto, las quince mujeres gestantes se encuentran en el hospital Virgen del Rocío de Sevilla y sus casos están en estudio y pendientes de las pruebas de microbiología. Así lo ha confirmado este lunes el coordinador de la Dirección General de Asitencia Sanitaria de la Consejería de Salud y Familias, José Rumbao, en una rueda de prensa donde estuvo acompañado por el consejero del ramo, Jesús Aguirre, y otros responsables y expertos en Epidemiología y Salud Pública para dar explicaciones por la sucesión de casos detectados.

La infección tiene su origen en la ingesta de carne mechada de la marca «La Mechá» contaminada por la bacteria listeria monocytogenes y resulta particularmente peligrosa para las mujeres gestantes porque hay una probabilidad alta de provocar abortos y afectar al feto. Salud decretó el día 15 una alerta sanitaria sobre el citado embutido que supuso la retirada de la venta de la carne y la paralización de su producción.

El número de casos confirmados asciende ya a 80, de los cuales 66 están localizados en Sevilla, tres en Málaga, cinco en Huelva, tres en Granada y otros tres en Cádiz. Los enfermos hospitalizados se han elevado hasta los 56 y se reparten de la siguiente forma: 43 en Sevilla, cinco en Huelva, cinco en Cádiz, dos en Málaga y uno en Granada. Seis de los pacientes están en estado grave o muy grave por lo que están recibiendo un seguimiento más estricto en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

La infección puede haber saltado a otras comunidades porque la empresa fabricante de la carne mechada contaminada, Magrudis, distribuyó una mínima cantidad por Extremadura, también en algún centro de una cadena comercial de Madrid y es posible que también en Gerona.

ABC desveló la pasada semana el caso de una mujer embarazada que había perdido a su bebé en el último trimestre de gestación en el hospital Virgen Macarena de Sevilla. La placenta, la bolsa donde el feto se desarrollaba en el útero de la madre, había dado positivo en un análisis de listeriosis después de sufrir un desprendimiento que precipitó un aborto y la pérdida del feto.

En estudio la gestante que perdió al feto

La Consejería de Salud, que en principio desvinculó este caso del brote de listeriosis, está aún a la espera de obtener las pruebas microbiológicas para corroborar que existe una relación directa entre este doloroso caso y el brote localizado por comer la carne infectada.

La organización Facua ha denunciado este lunes que otra embarazada que consumió la carne mechada con listeria de la marcha La Mechá sufrió un aborto en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla el pasado 2 de agosto, en su 18 semana de gestación. La afectada, que reside en la localidad sevillana de Villanueva del Ariscal, se ha unido a Facua-Consumidores en Acción para reclamar responsabilidades a la empresa fabricante de La Mechá, Magrudis SL. Sin embargo, desde Salud aseguran que este caso no está confirmado y que no hay ninguna evidencia «científica» sobre el mismo.

La Consejería de Salud y Familias, a través de la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica, emitió el día 15 una alerta sanitaria sobre la carne mechada que se comercializa bajo el nombre de «La Mechá», producido por una empresa con domicilio en Sevilla, tras comprobar que era el origen de los brotes de listeriosis registrados en Sevilla y Huelva desde finales del mes de julio.

La alerta sanitaria, activada tras el desarrollo de los protocolos y de las inspecciones oportunas, significa la retirada del citado producto de la venta y consumo. La empresa que fabrica el alimento causante del brote, que ha mantenido una colaboración estrecha con Salud Pública durante la investigación, ha comunicado ya a sus clientes estos mismos hechos.

Fuentes de la Consejería aseguran que, aunque se han tomado todas las medidas epidemiológicas adecuadas en relación a este brote, ello «no quiere decir que puedan aparecer nuevos casos asociados al consumo de esa carne». Los brotes de listeriosis son complejos de investigar ya que «son unos gérmenes que pueden dar síntomas en dos días, pero lo normal es que den a partir de cuatro semanas para arriba», lo que dificulta el grado de memoria de los enfermos sobre los productos que hubieran podido consumir.

El jefe de la unidad de Infecciosos del Hospital Virgen del Rocío, de Sevilla, José Miguel Cisneros, ha explicado la dificultad de identificación de un brote de listeriosis y ha valorado que «no se haya producido ningún fallecimiento», pese a la morbilidad de esta patología en grupos de riesgo, como embarazadas, ancianos o personas inmunodeprimidas.

La Consejería de Salud y Familias ha creado un gabiente técnico integrado por 25 personas «de máximo conocimiento» para abordar esta crisis, entre las que hay profesionales de equipos de epidemiología, servicios de infecciosos, personal del SAS, delegados territoriales y responsables de centro privados como el hospital Nisa, donde hay pacientes ingresados.

Es «fundamental», se insiste desde la Consejería, que la empresa que comercializó la carne afectada dé con el origen del brote, un foco que podría estar localizado «a partir de la fase de horneado». La propia empresa y el Labotario Municipal del Ayuntamiento de Sevilla están realizando «muestreos» sobre el resto de productos que comercializa la empresa Magrudis.

La Consejería ha dado instrucciones a los gerentes de Atención Primaria y hospitales para que se refuercen los servicios de urgencia y de microbiología a fin de dispensar una atención más ágil y óptima.